“Es de día, padre.”

“Por favor, despierta, Hermano Mayor.”

Dos voces — una digna como el sonido de una campana y la otra suave como la seda — despertaron a Yuuto de su sueño.

Hubo un estruendo, como si alguien estuviera moviendo algo pesado. Al instante siguiente, la luz del sol perforó sus párpados. Alguien había quitado las tablas delante de las ventanas.

El vidrio todavía no existía en este mundo, así que las ventanas estaban cubiertas de madera y ramas.

“Oh, buenos días, a las dos”, dijo Yuuto, abriendo los ojos.

Dos ángeles, sus cabellos dorados y plateados respectivamente brillando a la luz del sol, aparecieron en su campo de visión.

Por un momento Yuuto se permitió disfrutar creyendo que había despertado en el Valhalla, el paraíso celestial donde los héroes iban después de la muerte. Ayudó a calmar la pequeña decepción que también sintió al verlas. Después de todo, despertarse en su habitación en el Japón moderno para darse cuenta de que todo era un sueño, nunca iba a suceder.

La niña de pelo plateado, Sigrun, se arrodilló en el acto y le ofreció un saludo. “Buenos días, padre.”

La niña de cabello dorado, Felicia, puso una bandeja con pan, sopa y leche en la mesilla de noche y le mostró a Yuuto una amplia sonrisa. “Buenos días, Hermano Mayor. Tu desayuno está esperando.”

El aroma del pan recién horneado hacía cosquillas en la nariz de Yuuto. Atraído por ese olor, el aturdido Yuuto finalmente levantó la cabeza.

“No he dormido tan profundamente en mucho tiempo.”

Sentado en el borde de la cama, Yuuto dio un largo estiramiento. Naturalmente, como los colchones en este mundo no tenían firmeza, no eran exactamente de alta calidad. No podía elogiar a las camas de aquí por ser cómodas para dormir, pero aun así, esta era su propia habitación, y aquí era el único lugar donde podía relajarse de verdad. En cuestión de una noche, su cansancio había desaparecido y su cuerpo se sentía más ligero.

“Confío en que hayas dormido bien”, dijo Felicia.

“Sí, estoy rebosante de energía.”

“Sí… Puedo ver eso.”

Por alguna razón, sus ojos no estaban en la cara de Yuuto, sino en otra parte de su cuerpo. Yuuto era, después de todo, un muchacho en medio de la pubertad, y ya era de día.

“Tee hee hee, si me permite, ¿debo sofocar esa energía por usted?”

Felicia le dio a Yuuto una seductora sonrisa, y luego puso una mano en la cama de Yuuto, usando la otra para cepillar el pelo de su cara, acercándose.

Yuuto empezó a temblar, a ponerse nervioso, y agitó vigorosamente la cabeza de lado a lado. “N-no, como siempre te digo, eso no será necesario.”

“No creo que eso sea lo que tu cuerpo está diciendo.”

“¡Es sólo un fenómeno fisiológico!”

Era algo más que eso, si iba a ser honesto. Sólo que no podía decir algo así en voz alta.

Felicia se mojó los labios seductoramente. “Tee hee, bueno, hacemos de eso el centro de tus estudios matutinos, me pregunto…”

“Tu burla de nuestro soberano roza la traición, Felicia, y no puedo soportarlo. Estás molestando a padre. ¿Te corto aquí y ahora?” Sigrun, que había estado callada hasta ese momento, puso una mano sobre la espada a la altura de su cadera, emitiendo un aire amenazador.

Habiendo retrocedido ante los agresivos avances de Felicia, Yuuto secretamente aplaudió la confiable interferencia de Sigrun.

“Escucha, Run”, dijo Felicia. “Cuidar la salud del Hermano Mayor es parte de mis deberes profesionales como ayudante. Para un hombre, hay algunas cosas que, si no las libera, podrían ser perjudiciales para su salud.”

“¿Qué, eso es verdad?”

“Ciertamente. Y no sólo eso, desde la antigüedad, hay reyes que se han vuelto locos a instancias de una mujer. Sería peligroso para el Hermano Mayor, nuestro patriarca soberano, que no se le enseñaran las cuerdas de antemano para no ser seducido por las artimañas de una mujer malvada.”

“Hmph, ya veo”, reflexionó Sigrun. “Eso suena bastante lógico. Padre, aunque mi cuerpo sea escaso, siéntase libre de usarlo también.”

Viendo lo fácil que era convencerle de cambiar de bando, Yuuto miró instintivamente al techo. Entonces miró a Felicia por casualidad, y ella le hizo una sonrisa engreída y auto-satisfecha rápidamente, para que Sigrun no se diera cuenta.

No importa cómo se mire, Felicia era definitivamente la mujer malvada en esta situación.

Ruido

El estómago vacío de Yuuto soltó un grito desenfrenado. Había estado demasiado cansado para cenar, por lo que era de esperar. Sin embargo, también fue una oportunidad sin precedentes para un contraataque.

“¡Ahora mismo, el hambre es más importante que la lujuria! ¡Comamos, comamos!” Gritó Yuuto.

“Es verdad, uno no puede luchar con el estómago vacío”, estuvo de acuerdo Sigrun.

Una vez más, Sigrun rápidamente se apartó de Felicia hacia el lado de Yuuto. Aparentemente ella misma no era consciente de su cambio de lealtades, sin embargo.

Durante la guerra, lo más importante era la logística militar, es decir, la seguridad de los suministros de alimentos. Como el Lobo Plateado Más Fuerte Mánagarmr, no había razón para que Sigrun no lo supiera. Trató la satisfacción del estómago como una prioridad militar.

“Oh… mi…* eso es muy malo”, bromeó Felicia. “Cuando sientes ese abrazo de mujer, hay una gran variedad de cosas que pueden ser pasadas por alto u olvidadas…” Sus palabras se convirtieron en un coqueto susurro.

<<Traductor Endless: Cada vez que lean “Oh… mi…” está apunto de decir “Oh mi Dios” pero en la versión inglesa no termina la frase.>>

“Estoy salvado…” Respirando un suspiro de alivio, Yuuto volvió su atención hacia el desayuno.

El pan y la sopa se servían en una vajilla de plata. Yuuto sintió pena por los plebeyos de la ciudad, que fueron relegados a la cerámica que ellos mismos habían hecho, pero también entendió que un soberano que vivía una existencia demasiado modesta dejaría una mala impresión.

“Padre, por favor, disculpe la grosería.” Sigrun acercó su nariz al pan y a la sopa que había en el estrado, olfateándola. Después de asentir con la cabeza, tomó un bocado del pan y un sorbo de la sopa.

Por supuesto que no se burlaba de Yuuto comiendo antes que él. Esto era esencial, ya que se trataba de una degustación de alimentos para comprobar si había veneno.

La verdad era que, aunque esto no era un trabajo que Yuuto le había pedido a Sigrun, tenía una nariz con un don increíble para detectar venenos. Ya había detectado dos veces veneno escondido en su comida. En ambos casos, su instinto superior la había alertado para que no permitiera que nadie comiera la comida.

“Es seguro”, dijo Sigrun. “Por favor, adelante.”

“Correcto. Gracias, como siempre.”

Mientras daba las gracias, Yuuto no pudo evitar sentirse frustrado. Día tras día, tenía que estar alerta ante la amenaza de muerte por envenenamiento. Ser soberano era un trabajo fatídico.

“Muy bien, itadakimasu.”

Habiéndose confirmado que su desayuno estaba a salvo, Yuuto juntó sus manos, y luego cogió el pan. A pesar de que Yggdrasil no tenía esa costumbre antes de comer, era difícil deshacerse de un hábito que había estado arraigado en su mente durante años de práctica.

El pan se parecía un poco al pan de melón de su país. El calor aún se desprendía del recién horneado pan mientras Yuuto se lo llevaba a los labios y abría bien la boca. Técnicamente, este fue un beso indirecto con Sigrun, pero después de un año de esto, Yuuto hacía tiempo que se había acostumbrado a ello. Si dejara que le molestara cada vez, nunca comería.

“¡Esto está delicioso!”, declaró. “Hay una gran diferencia entre esto y lo que tenía cuando llegué. Supongo que ser un tramposo tiene sus beneficios.”

Yuuto siguió murmurando para sí mismo, satisfecho, mientras tomaba el fresco aroma y la suave textura de la masa.

Para hacer pan, uno primero tenía que moler trigo para hacer harina de trigo. Cuando Yuuto llegó por primera vez a este mundo, el método de molienda era primitivo, consistía en colocar el trigo sobre una piedra plana, luego molerlo intensamente y machacarlo con una piedra larga, delgada y redonda.

Sin embargo, con este método, las cáscaras de trigo y los trozos de piedra inevitablemente terminaban mezclados con la harina. Como resultado, el pan hecho con esa harina de trigo inevitablemente tenía una consistencia dura o arenosa, una experiencia muy desagradable.

“Gracias a tus esfuerzos, Hermano Mayor, el pan ha estado delicioso.” Felicia sonrió feliz.

Sigrun asintió profundamente.

Naturalmente, cualquier persona preferiría que la comida que comiera diariamente fuera lo más deliciosa posible. Yuuto ciertamente se sentía así.

Habiéndose acostumbrado durante mucho tiempo al pan moderno, Yuuto no había sido capaz de soportar el pan de grava que se le servía inicialmente, por lo que había utilizado Internet para buscar piedras de molino, y había leído varios libros electrónicos sobre el tema. Entonces había podido establecer un nuevo método para la gente de Yggdrasil, llamado helecho giratorio, en el que dos discos circulares de piedra se apilaban uno encima del otro con un trozo de madera que rotaba el disco superior.

Por cierto, el helecho giratorio se había documentado históricamente por primera vez alrededor del año 600 a.C., por lo que seguía siendo una tecnología avanzada varios siglos antes que Yggdrasil.

10

“Sí, el pan me lo recordó. ¿Cómo van las cosas con la rueda de agua?” Preguntó Yuuto, habiendo recordado de repente.

Se había desanimado por el hecho de que era el único que comía un pan tan delicioso. Pero había un difícil límite en lo que podían hacer usando sólo trabajo manual. Así que una vez más había encontrado un libro electrónico sobre el tema y, por ensayo y error, habían construido un pequeño molino de agua.

Esto había sido sorprendentemente conveniente, por lo que ahora tenían cinco en funcionamiento. Aun así, fue obra de aficionados. Había pasado un año desde que lo habían construido. No se sorprendería si algo saliera mal.

“Actualmente está operativa sin problemas”, le dijo Felicia.

“Ya veo. Son buenas noticias.” Asintiendo, Yuuto se bebió su leche de un trago. Tenía un sabor fresco y rico, infinitamente más delicioso que la leche que vendía en su hogar del Japón moderno.

Sólo en este aspecto, la gente de aquí vivía una vida mucho más lujosa que los japoneses de hoy en día. Aun así, Yuuto no pudo evitar sentir una insaciable insatisfacción. Aunque había pasado dos años en este otro mundo, Yuuto seguía siendo japonés.

Comprendió que era raro por el clima y el suelo de aquí. Pero aun así…

“Realmente quiero un poco de arroz”, suspiró.

Desde que llegó, Yuuto había anhelado el sabor del arroz blanco.

***

“…Así, el primer Divino Emperador Wotan unificó todo Yggdrasil, fundando el sagrado imperio de Ásgarðr y proclamando a Glaðsheimr su capital. Esto fue hace 204 años.” La voz sonora de Felicia sonó a través de la cámara de la oficina del patriarca.

A los ojos de Yuuto, Felicia no sólo era competente como ayudante, guardaespaldas, hermana, amiga y benefactora, sino también como maestra capaz.

A su llegada inicial a este mundo, Felicia fue la única capaz de comunicarse con Yuuto, utilizando el galldr “Conexiones”.

Trabajando como sacerdotisa a su llegada, ella le visitaba a menudo en el santuario del palacio y le había enseñado el idioma de esta tierra.

Los seres humanos son a menudo capaces de mostrar una fuerza antes impensable cuando son arrinconados. A los tres meses de su llegada, Yuuto había adquirido la capacidad de comunicarse a un nivel básico con otras personas además de Felicia. Ahora, dos años después, podía conversar casi sin dificultad, pero como se había convertido en soberano, había muchas otras cosas que necesitaba saber. Por eso las mañanas se reservaban para las clases, cuando Felicia le daba clases sobre Yggdrasil.

La conferencia de hoy parecía ser sobre historia.

“Realmente está lleno de nombres y títulos de mitos populares nórdicos”, dijo Yuuto. “Supongo que este mundo realmente tiene una conexión con el mundo del que vengo…”

“Hermano Mayor, ¿tienes algo en mente?” preguntó Felicia.

“No, no es nada. Sólo estoy murmurando para mí mismo. Por favor, continúa.”

“Muy bien. El emperador Wotan creó un método unificado para medir la longitud, el tamaño y el peso, o en otras palabras, un sistema de medidas. También unificó el sistema de numeración, decidió que la lengua nórdica era la lengua común y estandarizó una variedad de otras cosas. Con el fin de fomentar el comercio entre todas las regiones, se esfuerza por establecer rutas comerciales a lo largo de carreteras y vías fluviales. No sería una exageración decir que las políticas que el emperador Wotan puso en marcha todavía viven y respiran en las vidas que somos capaces de llevar en la actualidad.”

“Guau, era un gobernante muy sabio.” Yuuto respiró con asombro.

200 años después, y las cosas que hizo todavía nos afectan hoy en día. Eso es impresionante, pensó Yuuto con genuina admiración.

“De hecho, era un gran emperador con una habilidad única para hacer las cosas. Fue sólo que el Emperador Wotan fue un poco demasiado contundente, e hizo demasiados cambios en un área.”

“¿Qué quieres decir?” Preguntó Yuuto.

“La reforma más drástica del emperador Wotan fue el sistema de clanes. En esa época, la sucesión estaba determinada por la sangre y la herencia, y prohibió las viejas costumbres para fomentar la sucesión basada en las técnicas y las habilidades.”

“A mí me parece una buena idea.” Yuuto ladeó la cabeza, incapaz de comprender lo que podía ser el problema.

No importa cuán grande sea el padre, no sería garantía de la competencia del niño. Aunque en algunos casos, la manzana no caía lejos del árbol, en otros, un hombre pobre podía dar a luz a un rey poderoso. En ese caso, pensó Yuuto, permitir que las personas con mayor habilidad se convirtieran en líderes sobre las personas que triunfan por herencia era más eficiente.

“Naturalmente, no escaseaban los señores que supervisaban territorios transmitidos de generación en generación y que estaban resentidos por ello”, explicó Felicia. “Y había muchos que se oponían a sus otras políticas radicales.”

“Ya veo. Así que había incitado la ira de aquellos que tenían un interés personal en que las cosas permanecieran como estaban.”

La mano de Yuuto se le metió instintivamente en el bolsillo. Me vino a la mente El Príncipe de Maquiavelo, que había leído una y otra vez. Maquiavelo había declarado que ser odiado y despreciado era inevitable para un monarca. Había dicho que robar la posición social, la riqueza o la esposa de una persona invitaba a un tipo de resentimiento particularmente fuerte, así que uno haría bien en tener cuidado.

Yuuto también era alguien que estaba introduciendo nuevos métodos e ideas en el mundo. Esta lección no era irrelevante para él.

“Además, su política sólo permitía la sucesión hereditaria dentro de la casa del Divino Emperador”, dijo. “En otras palabras, intentaba debilitar el poder de los señores feudales, al mismo tiempo que intentaba fortalecer la posición y la autoridad del Divino Emperador. Probablemente significaba que, con el paso de los años, se despojaría cada vez más del poder para luchar contra el emperador.”

“Vaya, eso es prácticamente hacer trampa”, comentó Yuuto cansado “Por supuesto que se rebelarían contra él.”

Como decía el proverbio sobre el que da el primer paso: un líder que no toma la iniciativa y predica con el ejemplo no puede esperar que los que están bajo su mando acepten seguir el ejemplo.

“Aun así, la gente que había vivido en profundo temor del gran poder del emperador Wotan se mantuvo en silencio durante su reinado. Una vez que el siguiente emperador, Sigi, tomó el trono, el imperio rápidamente cayó en desorden”, dijo Felicia.

“Supongo que es de esperar.”

“Durante el reinado del emperador Sigi, debido a que el emperador Wotan había llamado a la sucesión a través del poder sobre la sucesión a través de la herencia, mucha gente tomó esas palabras en serio. En todas las regiones estallaron conflictos violentos, dejando sólo a los poderosos a su paso.”

Yuuto asintió. “Ya veo. Así que con las cosas yendo de esa manera, deben haberse movido hacia el sistema de nominación de soberanos de entre los niños subordinados más fuertes.”

“Sí, bueno, el pasado sistema de sucesión hereditaria se había desmoronado. Pero si tuvieran poder real, un heredero biológico aún podría suceder al trono.”

“Aun así, eso es sólo si el poder de uno es reconocido por los demás, ¿verdad?”

“Ciertamente. Si les faltara la verdadera fuerza, por muy amados que fueran por sus padres, los otros hijos subordinados no los reconocerían como sucesores soberanos.”

“Ya veo.” Yuuto reflexionó sobre esto.

El predecesor de Yuuto tenía un hijo de sangre, pero tenía más de treinta años y no tenía poder ni perspectivas. El hombre se había resignado con una posición baja que significaba que ni siquiera podía sentarse al pie de la mesa de los líderes. Si las cosas hubieran sido como eran originalmente, él habría sido rey, reinando sobre decenas de miles de personas.

Por otro lado, a pesar de su juventud, Felicia y Sigrun fueron recibidas en posiciones de poder y ganaron mucho respeto.

Si el hijo de un paria o criminal tenía fuerza y poder, entonces podía ser aceptado como líder, mientras que el hijo de nacimiento de un soberano que carecía de poder podía ser tomado a la ligera. Esa fue una ley fundamental aquí en Yggdrasil. Yuuto pensó que era duro, pero también excesivamente racional.

Una vez que la antigua estructura de poder había caído, era sólo cuestión de tiempo antes de que aquellos que habían ascendido en base a la habilidad real se unieran y formaran una nueva estructura de poder.

Felicia continuó. “De esta manera, el poder general del sagrado imperio de Ásgarðr comenzó a debilitarse, pero como esperaba el emperador Wotan, la autoridad de su estado central creció”, dijo Felicia. “Para que el líder de un clan sin respaldo político establecido pueda reinar como líder en una gran área, necesitaría algún tipo de justificación moral, como ser un representante de los cielos. Del Divino Emperador”

“Como el shogun y el emperador del Periodo de los Estados Guerreros.”

“¿Eh?” Felicia, que había continuado su conferencia sin ser molestada hasta ese momento, inclinó la cabeza. No importaba lo inteligente que fuese, no había forma de que conociese la historia del mundo de Yuuto.

Yuuto agitó su mano con una irónica sonrisa. “Básicamente, es una posición fácil de usar con fines políticos. Uno puede ser designado a una posición apropiada y hacer que sus reclamos sean legítimos, sin tener que complicar las cosas con inútiles batallas y arbitrajes.”

El Periodo de los Estados en Guerra fue una época de la historia que atraería a cualquier chico, por lo que Yuuto lo había investigado a fondo. Principalmente debido a la influencia de cierta serie de videojuegos de estrategia.

Los ojos de Felicia se abrieron de par en par, ligeramente sorprendida por las palabras de su alumno, entonces su cara se convirtió en una sonrisa, satisfecha con su conocimiento superior. “No debería esperar menos, Hermano Mayor. Es como has deducido.”

***

“¡Bienvenidos, bienvenidos! Aquí sólo encontrarán productos de buena calidad.”

“¿Qué te parece, jovencita? Un peine hecho en Ásgarðr.”

“Ahh, tienes buen ojo. Esta es una hoja forjada por el mejor y más famoso artesano de Vanaheimr.”

Yuuto y Felicia habían llegado a un buen punto de parada y decidieron tomar un descanso caminando alrededor del palacio, cuando oyeron un estruendo que venía del patio y se dieron cuenta de la multitud.

Había un bazar en marcha, con mercaderes y comerciantes tratando de vender sus mercancías. Se ganaban la vida comprando productos en un territorio y vendiéndolos en otro más lejano. Era una línea de trabajo peligrosa, una en la que una persona podía ser atacada por bandidos o quedarse sin comida a mitad de camino, y sin embargo, muchos la emprendían en busca de riquezas.

“Parece bastante animado.” Sentada junto a Yuuto, Felicia asintió satisfecha.

La cuota que se cobraba a los comerciantes era una importante fuente de ingresos para el Clan Lobo. La gente que habitaba el palacio era comparativamente más rica que los plebeyos que vivían en la ciudad, por lo que el palacio era un lugar ideal para instalar y vender sus mercancías.

En un patio del tamaño aproximado de un campo de deportes de una escuela, había tiendas de campaña instaladas bajo los aleros, con una amplia variedad de artículos que iban desde alimentos y ropa hasta armas y joyas, e incluso ganado.

Para un pueblo como este, en una posición privilegiada para el transporte, la mercancía estaba en abundancia. Si uno tuviera el dinero, podría adquirir casi cualquier cosa.

Eso incluía… gente.

“Nuestro producto de hoy es este par madre-hija”, llamó un comerciante. “¿Qué te parece? La madre es hermosa, ¿no? No sólo eso, ¡sino que tiene esa hermosa y casi translúcida piel clara característica de los territorios del norte! Y su constitución nos dice que ha sido bien cuidada. Por favor, eche un vistazo a la hija también. Su aspecto se parece al de su madre, ¿no? Apuesto a que algún día, su belleza superará a la de su madre. Je,je,je.”

El mercader era un hombre de constitución robusta, con la cabeza envuelta en un trozo de tela blanca. Señaló a la madre y a la hija, que se abrazaban, con una sonrisa vulgar.

Aunque tanto la madre como la hija temblaban con miradas de miedo en sus ojos, se abrazaban más entre ellas, afirmando al mundo que no serían separadas. Por lo que parece, la hija tenía apenas diez años.

“Pensar que incluso una niña tan joven…” Yuuto frunció el ceño.

En otras palabras, se trataba de trata de esclavos. No fue algo que sólo sucedió en Yggdrasil. Había sido un comercio ejecutado en público en todo el mundo hasta la era moderna. Esas personas eran los últimos restos de países devastados por la guerra, comprados y vendidos por los comerciantes después de que sus tierras habían sido invadidas por otros clanes.

“Vendido.” Yuuto levantó su mano, causando un revuelo mientras se abría paso entre la multitud.

En Yggdrasil, las personas con pelo negro eran extremadamente raras. Así que el mercader rápidamente se dio cuenta de quién era Yuuto.

“¡Ohh, nuestro Señor Soberano Patriarca! ¡Muchas gracias! Entonces, con respecto al pago…”

“Felicia.”

“Sí. Esto debería ser más que suficiente, ¿verdad?” Felicia rápidamente produjo tres pepitas de oro del tamaño de piedras de una bolsa de cuero y las puso en la mano del comerciante. Esto era suficiente para pagar por dos seres humanos.

Intentando reprimir su resentimiento con esta situación, Yuuto se acercó a la madre y a su hija, agachándose para poder estar a la altura de la joven. Su cuerpo tembló y se escondió detrás de su madre. Sólo esos movimientos le dijeron que ella había soportado algunas experiencias aterradoras.

No era como si este comerciante fuera especialmente cruel o malvado. Era sólo que estos comerciantes no veían a los esclavos con el mismo nivel de humanidad que ellos mismos.

El gran filósofo Aristóteles en la antigua Grecia había afirmado la legalidad de la venta de seres humanos, sin el más mínimo reparo. La moral en esta época era similar a aquella.

“Todo va a estar bien ahora.” Yuuto dio la sonrisa más amable que podía ofrecer mientras hablaba, mirando rápidamente a su alrededor. Rápidamente encontró a quien estaba buscando. “¡Eh, tú, guardia! ¡Lleva a estos dos al Gran Chambelán! Y asegúrate de tratarlos con respeto.”

“¡Señor!”

Para los guardias del palacio, Yuuto era más grande que las nubes en el cielo. De repente, al ser llamados por él, se dieron cuenta de que estaban siendo observados, y que posteriormente llamarían la atención.

Mientras veía a la madre y a la hija desaparecer en el palacio, Yuuto tenía una expresión amarga. El acto de comprar humanos había despertado en él sentimientos de asco visceral.

Como soberano, la prohibición de la esclavitud dentro del territorio del Clan Lobo no estaba fuera de su poder. Sin embargo, incluso si él lo hacía, los comerciantes vendían los esclavos en otro lugar. No podía salvar a todos. Como nación débil que depende del comercio, Yuuto también quería evitar provocar la ira de los comerciantes.

En ese caso, comprarlos era el único medio que tenía disponible para permitir que los esclavos llevaran vidas donde pudieran ser tratados como humanos normales. Ya que los esclavos que compraba Yuuto eran vistos como propiedad del soberano, nadie se atrevía a perseguirlos u oprimirlos. Todos ellos pudieron trabajar cómodamente dentro del palacio sin temor. Cada uno de ellos expresó uniformemente su gratitud a Yuuto.

Pero siempre dejaba una sensación desagradable que atormentaba el corazón y la mente de Yuuto.

No había forma de que pudiera rescatar a todos los esclavos. Sólo podía salvar a los que estaban a su alcance. Ni siquiera podía defender sus acciones contra aquellos que podrían llamarlo hipócrita.

“Es sólo una gota en el balde.” Yuuto apretó el puño con fuerza. No podía evitar sentir enojo por lo minúscula que era su capacidad de ayudar.

“¡¿Dónde estás mirando?! No mires la espada del enemigo. ¡Mira toda su forma! ¡Siguiente!” La digna voz de Sigrun resonó a su alrededor mientras se acercaban a las puertas del castillo.

Cuando miró a su alrededor, Yuuto vio que Sigrun estaba entrenando en combate a los guardias del palacio. Sus mechones rubios platinados revoloteaban dulcemente a su alrededor.

“Tu intervención es demasiado superficial. Apriete la guardia a los lados. ¡Siguiente!”

Uno tras otro, Sigrun les hacía atacarla con espadas de madera, y luego desviar sus ataques con facilidad.

Yuuto se dio cuenta de una severidad en su voz que le hacía temblar. Como normalmente era tan mansa y dócil en sus interacciones con Yuuto, era refrescante, y un poco nostálgico, ver la brusca y tosca forma en que reprendía y empujaba a los soldados que estaba entrenando. Después de todo, esta era la forma en la que ella había entrenado a Yuuto cuando él había llegado a este mundo.

“Como siempre, es tan fuerte que es como hacer trampa.” Dijo Yuuto, soltando un largo suspiro de asombro.

Los guardias que entrenaban con Sigrun no eran ciertamente débiles. Estaban lejos de ser perfectos, pero estaba claro que se les podía confiar la protección del palacio. Todos ellos eran indudablemente hábiles. Y aun así, Sigrun los trataba con tanta habilidad como si estuviese tratando con bebés.

“Realmente lo es”, musitó Felicia. “Incluso cuando he luchado contra ella, apenas podría durar 10 asaltos.”

“¿Incluso tú, Felicia…?”

Mientras observaban las batallas simuladas, Yuuto se encontró estupefacto. La propia Felicia tiene una de las mejores técnicas del Clan Lobo con la espada. Considerando que incluso ella no podía defenderse en una lucha contra Sigrun, se hizo más claro el hecho de que la habilidad de lucha de Sigrun era incomparable a cualquier otra.

“Parecería que si bien mis habilidades otorgadas por el Siervo Expresivo Skírnir son polifacéticas, no pueden enfrentarse a un oponente que se especializa en un campo en particular.” Felicia suspiró melancólicamente, poniendo una mano en su mejilla.

Era buena en todos los oficios pero no era una maestra en ninguno. Probablemente sintió algún tipo de complejo con respecto a ese tema. A pesar de lo que le decía a Yuuto, las habilidades de Felicia compensaban la falta de competencia a través de su versatilidad.

“¡¿Qué pasa?! ¡¿Es todo lo que tienes?!” Gritó Sigrun. “¿Son esos magníficos músculos sólo para el espectáculo?”

La diferencia en el promedio de destreza física entre hombres y mujeres en Yggdrasil fue un hecho difícil. Además, el guardia que luchaba contra Sigrun estaba en buena forma, sus brazos el doble de gruesos que los de ella.

Pero, aunque su oponente puso todo su poder en el ataque, Sigrun lo desvió sin esfuerzo. Ciertamente no era una simple humana.

Por otro lado, tampoco parece un monstruo, pensó Yuuto.

De vuelta en el mundo de donde venía Yuuto, había un pequeño número de atletas que se encontraban entre lo mejor de los mejores* que describían un cierto estado como estando en la zona, que era un estado de concentración en el que mostraban fuerza y habilidad que normalmente creían imposible.

<<Traductor Endless: Jaja Video.>>

Un famoso jugador de béisbol conocido una vez como el Dios del Bateo había explicado que era como si la pelota se hubiera detenido.

Un lanzador con un número récord de ponchados lo describió una vez como si los límites de la zona de strike hubieran sido iluminadas para él. Sólo por lanzar a esas áreas, podría golpear a un bateador.

Un jugador de fútbol había dicho una vez que, a veces, era como si pudiera ver el campo de juego con los ojos de un halcón.

Por lo que Yuuto había presenciado, aunque había excepciones, así eran generalmente los poderes de los Einherjars. Aunque se decía que sus poderes provenían de una bendición divina, no se trataba de tener tal fuerza sobrehumana que un Einherjar pudiera masacrar a uno o doscientos soldados como si fuera un videojuego. Era sólo que siempre estaban en la zona.

“¡¿Padre?!” Aunque estaba en medio de una batalla, Sigrun se giró.

La espada de madera de su oponente no podía ser detenida tan fácilmente. Temiendo lo peor, Yuuto respiró hondo.

Como ya se ha dicho, los Einherjar no eran invencibles. Especialmente considerando que el Devorador de la Luna Hachi de Sigrun no le otorgó a su cuerpo ninguna dureza o resistencia adicional a las lesiones. Ser golpeado en la cabeza por una espada de madera con tanta fuerza no era algo de lo que uno se recuperaría fácilmente.

¡GOLPE!

Sin embargo, el sonido que reverberaba al impactar no era el sonido sordo normal de golpear a un humano, sino más bien un sonido rígido y seco.

“… Monstruo”, gruñó Yuuto. “¿Tienes ojos en la nuca? ¡Realmente eres una tramposa!

Yuuto agitó la cabeza, desconcertado, y suspiro aliviado. Aunque ella había mirado hacia otro lado, la espada de madera de Sigrun había interceptando con éxito el ataque de su oponente.

Esto definitivamente hizo que Yuuto se diera cuenta de que su segundo nombre, El Lobo Plateado más Fuerte Mánagarmr, no era una exageración. Aunque Sigrun era joven, parecía que había alcanzado claramente el estado de maestría en el que no necesitaba depender de sus ojos para ver.

“Ese fue un buen ataque”, agregó. “¡Muy bien, tomemos un pequeño descanso!”

“¡Muchas gracias! ¡Madre!” Los soldados respondieron al unísono sin perder el ritmo.

También inclinaron sus cabezas rápidamente, por adherirse al método de instrucción típicamente estricto de Sigrun. Era extraño verlos referirse a Sigrun como “Madre” a pesar de su corta edad.

Si el Cáliz del patriarca soberano se diera libremente a cualquiera, se tomaría a la ligera, y la cadena de mando se volvería enrevesada. Por lo que Yuuto había dado su Cáliz solo a los del Clan Lobo en las altas esferas del liderazgo, y a los que aspiraban a esas posiciones, lo que resultó en que menos de cincuenta personas habían recibido su Cáliz.

Cualquiera fuera de ese grupo había aceptado el Cáliz Infantil de uno de esos líderes, y eso llevó a la creación de numerosas facciones, en las que servirían al clan en su conjunto bajo la administración directa de ese líder.

No era sólo Sigrun; el segundo al mando, Jurgen, así como Felicia, eran los subordinados de Yuuto mientras que también eran jefes de sus propias facciones.

En general, una facción tendía a compartir ciertas características con su jefe. La facción de Sigrun comprendía a muchos de los guerreros más feroces del Clan Lobo, mientras que la de Felicia contenía a un gran número de oficiales civiles.

“Hola, buen trabajo con el entrenamiento”, le dijo Yuuto a Sigrun mientras se acercaba. “Como era de esperar, eres tan fuerte como siempre.”

Sigrun se volvió hacia Yuuto y, una amplia sonrisa que se extendía por su cara, corrió inmediatamente hacia él.

“¡Hola otra vez, padre! ¿Has terminado con tus lecciones?”

Su cambio fue tan instantáneo y tan drástico que nadie sospecharía que ella había sido la entrenadora de demonios hacía solo unos momentos.

“Sólo a mitad de camino”, dijo Yuuto. “Pero olvídate de eso, estuviste increíble antes. Detener ese ataque sin mirar y todo. Eso debe ser parte del poder otorgado por el Devorador de la Hachi de la Luna, ¿verdad?”

“Oh, sí. Puedo notarlo por el sonido de la espada cortando el viento…”

“Ahh, eso tiene sentido. El sentido del oído de un lobo está por encima del de un humano.”

Rápidamente cubrió el hecho de que había empezado a referirse a ella como un perro. De alguna manera, últimamente, Yuuto había notado más y más atributos parecidos a los de un perro en Sigrun.

“Aun así, Run, realmente envidio tus diversas habilidades”, añadió.

“¡Eso no es verdad! Comparado contigo, padre, no soy nada…”

“No, no te menosprecies así. Realmente eres increíble.” Yuuto se cruzó de brazos, asintiendo repetidamente, afirmando.

El deseo de hacerse fuerte era un deseo fundamental y primitivo para cualquier hombre. Un hombre no podía evitar anhelar tales habilidades físicas preeminentes.

Cuando llegó aquí por primera vez, Yuuto se había intoxicado una vez a la semana. Aunque su cuerpo ya se había acostumbrado a la comida, en aquel entonces ya era lo suficientemente malo como para desarrollar una aversión a llevarse la comida a la boca. Uno no podía sobrevivir sin comer, así que había sido un tiempo infernal para él. Si él hubiera tenido su fuerza, estaba seguro de que todo habría ido mucho mejor.

“Mis poderes no sirven de nada fuera de la batalla”, le dijo Sigrun. “Tampoco sería nada cuando se emparejara con 100 soldados. Mi poder no es nada comparado con la habilidad que tienes para guiar a decenas de miles de personas, Padre.”

“Espera, ¿no me dijiste en el pasado que nunca llegaría a nada?”, añadió.

“Lo que pasó entonces fue la mayor vergüenza de mi vida…” La expresión de Sigrun se nubló por el descontento, mirando desconcertada.

Las cosas eran diferentes ahora. Hubo un tiempo en que había sido un poco mala, pero ahora no podía evitar tratarlo con el mayor respeto.

En aquel entonces, no había sido la única que había sentido que Yuuto era completamente inútil. La mayoría de la gente del Clan Lobo había despreciado a Yuuto.

Cuando llegó vestido con sus extrañas ropas, hubo quienes pensaron que podría ser un emisario de los cielos, pero después de más de un mes de lo que esos mismos individuos habían presumido ser una debilidad fingida, decidieron que en realidad se habían equivocado.

No había sido capaz de hablar su idioma, no había sido capaz de hacer trabajo manual, y ni siquiera había sido capaz de manejar tareas simples que un niño sin sentido del mundo podría manejar. También se cansaba rápidamente, o de lo contrario su estómago se enfermaba y necesitaría acostarse.

Yuuto miró al ayudante que estaba a su lado.

“¿Hm? ¿Qué pasa, Hermano Mayor?” Felicia inclinó la cabeza, con curiosidad.

En aquellos primeros días, ella fue la única que le había mostrado a Yuuto tanta amabilidad y familiaridad. No, espera, hubo otra persona. El verdadero hermano mayor de Felicia, un hombre que fue un inigualable y verdadero amigo para Yuuto. Era fuerte, inteligente y popular. Era a él a quien el Clan Lobo había puesto sus mayores esperanzas.

Pero ya no estaba aquí.

“No, no es nada.” Yuuto agitó un poco su cabeza.

No tenía derecho a hablar de ese hombre. Tampoco tuvo el valor de hacerlo. De la misma manera que Felicia se sintió en deuda con Yuuto, Yuuto se sintió en deuda con Felicia.

La razón era porque fue Yuuto quien se llevó al único pariente de carne y hueso de Felicia.

“En cuanto a la introducción experimental del sistema de Norfolk que usted propuso, Hermano Mayor, el desarrollo de los cuatro cultivos de prueba parece continuar sin problemas”, dijo Felicia.

Como patriarca soberano, pasar sus días revisando información, aprobando solicitudes y tratando asuntos no resueltos era parte del trabajo diario de Yuuto.

Todos los días, desde el mediodía en adelante, Yuuto se encontraba completamente inundado. Después de haber estado fuera durante más de un mes, una montaña de trabajo le estaba esperando.

“Al menos parece que hemos tenido un buen comienzo”, dijo.

Considerando que la mayor parte del territorio del Clan Lobo era montañoso o con colinas, no era adecuado para cultivar. Sin embargo, naturalmente, la gente no podría sobrevivir sin alimentos para comer.

Así que mientras consideraba cómo aumentar la producción de sus cultivos, lo primero que le vino a la mente a Yuuto fue algo que había visto en su libro de texto en la escuela sobre cosechas semestrales, o tener dos cosechas al año. Al tener dos cultivos diferentes cada año en la misma parcela de tierra, se podría aumentar la productividad de los cultivos.

Pero esa era una mentalidad amateur. Tras investigar más a fondo, Yuuto se había enterado de que cultivar dos cosechas al año era un gran desagüe de la tierra, por lo que aunque estaba bien para una solución temporal, comprendió que rápidamente le robaría al suelo todos sus nutrientes y lo haría estéril. Era obvio que dentro de cinco a diez años de uso repetido, la tierra sería explotada.

Mientras investigaba el cultivo de dos cosechas al año, había aprendido sobre el sistema de cuatro cursos de Norfolk, un método para dividir una parcela de tierra en cuatro partes, como cebada, trébol, trigo y nabos a su vez, y luego hacer ciclos a través de los cuatro cultivos a lo largo del año.

También existía la preocupación de que la tierra de Yggdrasil se estuviera secando, por lo que en la actualidad sólo podían cosechar cada dos años para evitar ese resultado.

Pero con el sistema de Norfolk, al plantar tréboles, un cultivo de la familia de los guisantes que podría restaurar la tierra que había estado en barbecho hasta ese momento, y al plantar un cultivo de raíces como nabos que podría convertirse en alimento para el ganado, podrían mejorar la producción agrícola y restaurar los nutrientes de la tierra al mismo tiempo. Además, seguramente también aumentaría la producción de alimentos para el ganado.

“Bueno, pasarán varios años antes de que sepamos lo verdaderamente efectivo que es”, dijo Yuuto, suspirando.

Teniendo en cuenta lo innovador que era, no era algo que pudiera implementarse de inmediato. Después de todo, la única experiencia de Yuuto con el sistema fue leyendo sobre él. Había descubierto que había mucho conocimiento en el mundo que sólo se podía obtener a través de la ejecución real.

Por ejemplo, Yuuto entendió la idea primitiva de comenzar un incendio presionando un poste de madera en el espacio entre dos tablas de madera y girándolo rápidamente, pero aun así no podía aprender a hacerlo. Saber algo era muy diferente a ponerlo en práctica.

Aunque había seguido de cerca lo que estaba escrito en los libros, si implementaban el sistema a mayor escala y fracasaba, era probable que algunas personas murieran de hambre. Así que sólo lo estaban probando en un pequeño terreno.

La desventaja era que por ahora sólo podían cosechar una vez al año. Así que cada ciclo tomaría un total de cuatro años. Era una reforma que tardaba mucho tiempo en llevarse a cabo.

“Siguiente”, dijo Felicia. “Este documento, que usted ha presentado, Hermano Mayor, se ha vuelto cada vez más popular, y muchos han solicitado una mayor producción.”

“Dices que yo lo presenté, pero en realidad, el papel y el sistema de Norfolk no son cosas que pensé — y los métodos para ambos los adquirí a través del engaño.”

“Pero también deben reconocer que, gracias a esas ideas, se ha levantado una gran carga de muchos de nuestros ciudadanos. Es realmente digno de elogio.”

“Eso es verdad”, dijo. “Es bueno que nuestra gente tenga suficiente para comer.”

Cuando Yuuto llegó por primera vez a este mundo, había experimentado muchas veces cómo se sentía pasar hambre, y esa sensación de hambre le había creado irritabilidad.

Mientras que la palabra escrita existía en Yggdrasil, el “papel” en sí mismo no había existido todavía. Las palabras grabadas en tablillas de arcilla y bloques de madera fueron los principales métodos de transferencia de información.

Siendo del Japón moderno, lo primero que le vino a la cabeza a Yuuto fue la palabra “papiro” que había visto en un libro de texto. Naturalmente, lo buscó en Internet y encontró algo sobre la creación de papel a partir de malas hierbas.

Parecía tan simple que incluso un inexperto podía manejarlo, Yuuto había intentado hacerlo, y aunque el producto final había sido de tan baja calidad que ninguna persona moderna lo consideraría digno de venta, en realidad voló de los estantes de los puestos de los comerciantes.

Las malezas germinaron abundantemente en la región. Y la producción de papel no llevó más tiempo del que llevaría el cultivo. Usar el periódico como otra fuente de ingresos fue otro punto a su favor.

Con las ganancias del papel, compraba todo el trigo que los comerciantes tenían para ofrecer, luego lo molía en los molinos de agua que habían discutido en el desayuno de esa mañana, y luego vendía la harina resultante por aún más ganancias. A través de esta cadena de estrategias económicas, la situación alimentaria y financiera del Clan Lobo había mejorado drásticamente.

Salvar a la gente de la inanición con un ingreso consistente, mejorar el nivel de vida, y ahuyentar a los invasores extranjeros le dio el apoyo de la gente. Así, las reacciones entusiastas de la gente en el desfile de la victoria del día anterior no estaban fuera de lugar.

“Bueno, ¿qué te gustaría hacer? ¿Aumentamos la producción?” preguntó Felicia.

“No, mejor no. Al menos por el momento, debemos mantener el rumbo.”

“Entendido. Bien, entonces, haré lo que me has pedido.”

“Sinceramente, quiero enseñar a la gente del pueblo a usar papel.” Yuuto no podía deshacerse de sus sentimientos de culpa por la gente que vivía en el palacio y que monopolizaba el aumento de las ganancias. A menudo jugaba con la idea de que tal vez enseñar a la gente del pueblo cómo usar el papel también les traería mayor prosperidad.

Pero el papel era lo suficientemente simple como para hacer que incluso un estudiante de escuela media promedio como Yuuto pudiera lograrlo con sólo buscar información en línea. No requería ninguna habilidad altamente especializada ni nada. Si enseñaba a la gente del pueblo, era algo que se podía propagar fácilmente al mundo exterior. Y entonces otros empezarían a producirlo, y el Clan Lobo ya no tendría el mercado acaparado.

La implicación era que volverían a los días de pobreza, en los que los alimentos serían escasos. ¿Quién viajaría largas distancias y pagaría grandes cantidades de dinero por algo que podría hacer ellos mismos en casa?

Como soberano, tenía que evitar esa situación a toda costa.

Un guardia se apresuró a entrar en la oficina de repente, se puso de pie y anunció: “¡Perdón por la interrupción! ¡Hemos recibido una correspondencia del Clan Cuerno!”

El sistema anterior requería que uno pasase por numerosos guardias antes de llegar al propio soberano, pero Yuuto había encontrado que este era el colmo de lo ridículo, y por ello, a la espera de sólo un chequeo para asegurarse de que el visitante no llevaba armas, ahora podían proceder inmediatamente hacia el soberano.

Esto despertó muchas quejas de los ancianos sobre la autoridad, la dignidad y cosas por el estilo. A menudo hizo que Yuuto reflexionara sobre el hecho de que el cambio era difícil.

“Vaya, eso fue rápido.” Con los ojos muy abiertos por la sospecha, Felicia aceptó el trozo de arcilla del guardia.

Yuuto había enviado una carta cinco días antes, una vez que terminaron los combates. Cuando se enviaba sólo una carta y se pedía sólo una carta a cambio, el tiempo de viaje era sólo cuestión de horas, pero tomarse el tiempo con una carta y su respuesta era una costumbre no sólo de los ancianos, sino de la población en general de Yggdrasil.

Pero para Yuuto, la velocidad de la información era la diferencia entre la vida y la muerte. Le hizo pensar en lo que Sun Tzu dijo sobre la influencia de la velocidad en la guerra: la diferencia de sólo unas pocas horas podía afectar a las mareas de la batalla. En tiempos como estos, Yuuto quería no arrepentirse.

“Bueno, entonces…” Felicia tomó el martillo de madera que yacía sobre el escritorio de Yuuto y lo bajó sobre la tablilla de arcilla. Rompió la sencilla tablilla de arcilla, adornada solo con un sello que probablemente pertenecía al Clan Cuerno, y desde dentro vino una segunda tablilla de arcilla con texto grabado en ella.

Correspondencias importantes como ésta fueron selladas de esta manera: la carta misma fue horneada en una segunda tablilla de arcilla lisa en un esfuerzo por ocultarla de los ojos de los demás.

“Veamos. Informa al soberano Señor Yuuto del Clan Lobo. Soy Rasmas, del Clan Cuerno.” Sosteniendo la tablilla de arcilla, Felicia leyó la introducción.

Esta forma de comenzar una carta con “Informar __, yo soy __”, era una forma muy formal y tradicional de escribir cartas en Yggdrasil.

Como la tasa de alfabetización en Yggdrasil era inferior al uno por ciento, era común que las cartas y la lectura fueran manejadas por una secretaria, que estaba capacitada profesionalmente para leer y escribir. Por lo tanto, “Informar __” era en realidad una directiva para el secretario que leía la carta.

“Varios miembros de nuestras altas filas, yo incluido, asistirán a la Ceremonia del Cáliz. Esperamos llegar dentro de siete días. “Confiamos en que trate a nuestro líder con hospitalidad. Está fechado hace tres días.”

El contenido era bastante conciso, pero la tablilla de arcilla era tan grande como la mano de Yuuto. Sellar la correspondencia la hizo aún más voluminosa. Comparado con el papel, realmente era un material problemático.

“Tratarla hospitalariamente, ¿eh?” Dijo Yuuto. “Hablando de eso, ¿lo está haciendo bien? No se siente mal ni nada, ¿verdad?”

“De hecho, está muy bien. Me han dicho que se ha comido todo el desayuno esta mañana.”

“Ya veo. Si come normalmente, estoy seguro de que está bien.” Yuuto suspiró aliviado.

Aunque había consentido en convertirse en una hermanita subordinada, todavía era sólo un contrato verbal. Naturalmente, no podía dejarla vagar libremente, así que actualmente estaba confinada en un rincón del palacio.

Aunque pronto se convertiría en una hermana pequeña subordinada, seguía siendo soberana de la nación vecina, el Clan Cuerno. Tampoco sería bueno tratarla mal.

Al llegar al palacio, le quitaron las ataduras de sus cuerdas, y le habían concedido una habitación propia en la que relajarse. Pero no era impensable que cambiase repentinamente de opinión; podría pensar que era un obstáculo para su propio clan e intentar suicidarse. Yuuto se encontró temeroso de la situación potencial que podría resultar. Y a nivel personal, Yuuto tampoco podía soportar la idea de que una chica de tan tierna edad muriese.

“Asegúrate de tratarla con hospitalidad, como dice la carta”, ordenó. “Pero también, ten cuidado para que no huya de nosotros.”

“Tee hee.”

“¿Qué pasa, Felicia? ¿He dicho algo gracioso?”

“No, estaba pensando en lo confiable que te has vuelto en comparación con lo que eras hace dos años.”

“… Realmente no necesitas halagarme.”

“Pero ya has hecho mucho por nosotros. Desde que llegaste aquí, Hermano Mayor, nosotros los del Clan Lobo hemos visto mejoras interminables en nuestro clan. Le agradezco desde el fondo de mi corazón que fuera usted quien se convirtiera en nuestro líder.” Felicia miró a Yuuto con expresión apasionada.

Mirándola a los ojos, Yuuto no podía sentir una pizca de falsedad. Su cara se enrojeció inmediatamente. Mientras Yuuto se había acostumbrado a las palabras de elogio en ese momento, y estaba acostumbrado a las burlas de Felicia, el ser recibido con una mirada tan sincera era francamente injusto. No soportaba mirarla.

“¡Hee hee!” se rió. “Sabes, la forma adorable en que reaccionas es otra faceta de tu encanto, Hermano Mayor.”

Puede que Yuuto se sintiera orgulloso de lo mucho que había crecido en los últimos dos años, pero sentía que no importaba las décadas que pasara aquí, nunca se acostumbraría a Felicia.

***

En el momento en que Yuuto abrió la puerta, fue atacado por un brusco gruñido.

“¿Qué es lo que quieres?” El líder del Clan Cuerno ni siquiera intentó ocultar su desdén.

Dentro de estos muros del palacio, ella era la única que se atrevería a tomar ese tono con él. Con toda honestidad, Yuuto odiaba la constante formalidad que se derramaba sobre él, ya que no sentía que se lo merecía, y por ello encontró algo de consuelo en su brusca manera de ser.

“¿No se me permite venir a ver a mi futura hermanita subordinada?”, preguntó.

“No.”

“Bueno, es una pena.” Una irónica sonrisa instintivamente se apoderó de los labios de Yuuto.

Después de preguntarle sobre el estado de Linea, él quiso comprobarlo con sus propios ojos, pero ella no parecía estar de buen humor.

“¿Hay algo que no te guste? ¿Necesitas algo?”, preguntó.

Aunque era prisionera de guerra, Linea también era una invitada vital del Clan Lobo. En aras de establecer mejores relaciones, es importante asegurarse de que la acogen en la medida de lo posible. En realidad, quien arreglaría tales cosas era Felicia, que estaba silenciosamente tomando notas detrás de él.

La habitación a la que habían confinado a Linea era en realidad una habitación de huéspedes en una esquina del palacio. De un vistazo, la habitación había sido meticulosamente limpiada y los muebles elegidos y arreglados con cuidado. La canasta de la mesa estaba repleta de frutas variadas.

Linea se metió en la boca una uva tras otra, masticándolas mientras hablaba. “No hay nada que me falte. Pero hay ciertos inconvenientes.”

“Hmm, bueno, me encargaré de que esos inconvenientes se resuelvan de inmediato.”

“Bien, eso significa que saldrás de mi habitación. ¿Y podrías deshacerte de ese guardia de la puerta por mí?”

“Esa es una petición difícil”, se rió Yuuto, encogiéndose de hombros.

Hasta que la Ceremonia del Cáliz para hacerla miembro del Clan Lobo estuviera completa, él simplemente no podía dejarla vagar libre. Sabía que eso era cierto, pero podía darse cuenta de que tener a alguien en la entrada todo el tiempo, vigilándola de vez en cuando, no era muy cómodo para ella.

“No, espera, lo sé. ¿Podrías al menos cambiar a los guardias por sirvientas?” le preguntó, aparentemente de repente se le ocurrió la idea.

Considerando que había sido monitoreada todo este tiempo por miembros del sexo opuesto, era natural pensar que podría sentirse más cómoda con alguien del mismo sexo monitoreándola en su lugar.

Yuuto miró a Felicia, y ella le asintió.

“Eso debería ser posible”, dijo. “Naturalmente, los guardias del palacio tendrán que estar en algún lugar cercano.”

Yuuto asintió. “Bien, entonces hazlo.”

“Entendido.”

“… ¿Es ese el legendario papel?” Linea murmuró distraídamente, mirando el bloc de notas que tenía Felicia.

Dentro del palacio, el uso del papel ya estaba tan extendido que incluso anotaciones menores como estas se estaban registrando en él, pero seguía siendo una curiosidad para la gente de otras naciones.

“Sí, es una herramienta bastante útil. Estoy muy agradecido al Hermano Mayor por ello.” Felicia sonrió, con su pluma hecha de caña — algo más que Yuuto había aprendido a hacer de Internet — corriendo a través de la página.

Las tablillas de arcilla y los bloques de madera que habían estado en uso hasta hace dos años habían sido pesados e inmanejables, y habrían sido una pesadilla.

“Señor Yuuto, tú y yo somos tan cercanos en edad, y sin embargo eres realmente impresionante”, dijo Linea.

“¿Qué es todo esto de repente?” Preguntó Yuuto con cautela. Su actitud hasta ese momento había sido tan hostil que sospechaba motivos ocultos en su repentino cambio.

Linea le dio una sonrisa irónica. “Tal vez al final, no era una soberana adecuada, después de todo. Experimentando derrota tras derrota en batallas en las que estaba a la ofensiva, llevando a que me hicieran prisionera… heh heh… Con la recepción de ayer, me hizo pensar que realmente eres algo.”

“¿Qué es exactamente lo que buscas?” Yuuto estaba acostumbrado a los halagos de sus propios subordinados, pero para que un líder enemigo incluso empezase a halagarle, parecía salir del campo izquierdo. Era natural que sospechara que ella estaba tramando algo.

“¡Ja,ja! Sólo dije lo que me vino a la mente sin pensar. Supongo que me sentía celosa de ti.”

Mientras miraba intensamente a Yuuto, los ojos de Linea rebosaban de celos y envidia.

Quizás su juventud en sí misma trajo su propia marca de dificultades.

Aunque no había mucha diferencia de edad entre ellos, ver a alguien tan admirado y respetado por los demás, no sería irrazonable tener sentimientos tan complicados.

Yuuto empezó a hablar, y luego se calló. Sabía que la compasión forzada solo le causaría más dolor. No había palabras que el vencedor pudiera ofrecer al perdedor, por así decirlo.

***

A pesar de que el sol estaba a punto de ponerse, una ráfaga de aire caliente le quemó las mejillas.

Esta zona era la parte más profunda del palacio, donde solo un pequeño número de miembros del Clan Lobo podían ir. El pasillo por el que caminaban Felicia y Yuuto era esencialmente un pasillo recto, situado más allá de un puesto de guardia con diez guardias atascados en la entrada, y otros dos guardias estacionados frente al taller al final del pasillo. El puesto de guardias era tan apretado, que ni siquiera un ratón podía esperar pasar.

Al ver la cara de Yuuto, los guardias inmediatamente se pusieron firmes. “¡Me alegro de verle, Señor Patriarca! ¡Por favor, entra!”

Varias gotas de sudor goteaban por la cara de Yuuto. El área alrededor del taller estaba increíblemente caliente. El aire en sí mismo parecía estar ardiendo, haciendo que el área no se sintiera diferente a un sauna.

“Buen trabajo.” Con esas sinceras palabras de agradecimiento, Yuuto entró en el taller.

Dos hombres se pararon en el centro de un cuarto oscuro del tamaño de un salón de clases, trabajando alrededor de un horno de arcilla en forma de cubo. Una deslumbrante luz naranja resplandecía desde la mitad superior del horno.

“Muy bien, sigue con eso ahora. Oh, ¿eh? ¡¿Yu-Yuuto?!”

La chica que estaba parada a un lado, mirando el horno, se fijó en Yuuto y sus ojos se abrieron de par en par. Sus ojos voluntariosos y volteados, su pelo corto y encrespado le daban un aire animado.

“Hace mucho que no te veía, Ingrid”, dijo. “No deberías sorprenderte tanto de verme.”

“Oh, cuánto tiempo sin verte. Sí, supongo que oí que volverías o algo así.” Ingrid respondió al saludo de Yuuto rascándose la mejilla y dando una respuesta indiferente.

Tenía la sensación de que ella estaba encubriendo lo que realmente sentía. Ya que esto estaba a su altura, Yuuto no se ofendió y habló, encogiéndose de hombros. “¿Qué demonios? Estás actuando tan fríamente. Somos amigos, ¿no?”

“Cállate. He estado aquí abajo disparando el horno desde ayer. Así que no tengo tiempo para preocuparme por gente como tú. Y, ¡oye! ¡Nadie dijo que podíais tomaros un descanso! ¡Sigan adelante!” Mirando al horno en medio de la conversación, Ingrid les dio a sus trabajadores una paliza sin una pizca de indulgencia.

Más joven que los hombres que trabajan en el horno, podría parecer como si hubiera sido relegada a tareas serviles, pero en realidad, esta chica de sólo dieciséis años era en realidad el octavo miembro de más alto rango del Clan Lobo, y la directora del taller Mótsognir.

Al igual que Sigrun y Felicia, Ingrid también era una Einherjar, en posesión de la runa de Ívaldi, el Birther de Espadas, y el Clan del Lobo había llegado a depender de sus habilidades superiores de herrero.

A primera vista, parecía malhumorada y brusca, pero…

“Agh, te dije que no te alteraras tanto”, le dijo a uno de sus subordinados. “Haz eso, y te quemarás. Sólo cálmate ya.”

Yuuto sabía bien que en realidad era una chica muy amable. Ella era propensa a actuar de manera engañosa en contra de sus sentimientos, lo que se podría llamar un diablo que había caído del cielo.

Pensando en algo que había ocurrido dos años antes, la cara de Yuuto se convirtió espontáneamente en una sonrisa. Cuando él acababa de llegar a este mundo, ella le reprendía o regañaba un minuto, y al siguiente se preocupaba por él.

Con el molino rotativo y el molino de agua, si Ingrid no le hubiera prestado a Yuuto sus talentos, no habría podido construirlos él solo. Por eso, ella era, como la ayudante de Yuuto, Felicia su insustituible mano derecha.

Mirando a los trabajadores que estaban poniendo todo lo que tenían en lo que estaban haciendo, Yuuto dijo, sintiéndose un poco culpable, “Lo siento, si están ocupados, ¿tal vez debería volver en otro momento?”

“No te preocupes por eso. Aunque no estoy exactamente libre en este momento. Pero ya que has venido después de una ausencia tan larga, tómate tu tiempo.” Ingrid dio un dramático tirón de su barbilla, indicando una silla cercana.

Yuuto dio un paso adelante, dándose cuenta de que no servía de nada quedarse de pie, pero luego se dio cuenta de la expresión hosca de la cara de Felicia.

Tratando de calmar su voz, Felicia le ofreció a Ingrid un consejo sincero. “Lady Ingrid, sobre ese tono que siempre usas con el Hermano Mayor…”

Ingrid soltó un gemido y se arruinó la cara. “Ahh, ya veo. Bueno, en el pasado, este tipo… no, espera, ¿eso no es, uh, P-P-P-P-Padre? Sabe que es un hábito del que no puedo deshacerme… Lo siento, P-P-Paaaagh!”

“¡Ja,ja!” Yuuto inadvertidamente estalló riéndose de Ingrid. Hasta ese momento, había estado actuando con tanto vigor, y ahora se estaba mordiendo la lengua.

“¡Ahh! ¡N-No te rías! No, quiero decir, ¡por favor no te rías de mí!” suplicó Ingrid, con ojos ligeramente llorosos.

Una vez había sido una persona bastante tímida, pero su vergüenza ahora era peor de lo que había sido antes. Su cara era de un rojo más brillante que el interior del horno.

Yuuto evitó la vergüenza de Ingrid. “Te dije que actuaras como lo haces normalmente. Que me hables formalmente se siente tan frío, Ingrid.”

“Supongo que tienes razón. ¡Hacer las cosas como siempre las hemos hecho es lo mejor!” La expresión de Ingrid cambió instantáneamente y ella asintió con satisfacción, como si la sugerencia hubiera sido suya todo el tiempo.

“¡Eh-jem!” Felicia se aclaró la garganta, aparentemente a propósito. Aparentemente, no estaba contenta. “Hermano Mayor, Lady Ingrid. Entiendo que ustedes dos son cercanos, pero es desconcertante que no puedan separar los comportamientos públicos y privados.”

“¡N-No somos tan cercanos!”, declaró Ingrid.

Su repentina negación hirió un poco los sentimientos de Yuuto. Pero entendió que era un reflejo, una negación que ella no podía evitar dar.

Yuuto dejó pasar las palabras, diciendo, “Bueno, ya ves, eso tampoco es lo que yo quiero…”

“Esta es un área en la que no puedo permitir que hagas lo que te plazca, Hermano Mayor”, dijo Felicia disculpándose. “Lady Ingrid está en una posición de alto estatus, y también hay mucha gente alrededor.”

Miró hacia arriba y miró a los ojos de los otros trabajadores. No era posible garantizar que los trabajadores no permitieran que se corriera la voz de que Ingrid actuaba tan despreocupadamente alrededor de Yuuto. Ser amigable en el habla y en la manera estaba bien, pero la disciplina y el orden eran importantes para una organización como la suya. Para alguien que debería ser un ejemplo para el grupo de infringir esa orden, y para los que están por debajo de ellos de repente seguir el ejemplo, sin duda afectaría la capacidad de la organización para regularse a sí misma.

“La tía Felicia tiene razón”, dijo Ingrid a regañadientes. “Intentaré… no, tendré cuidado de ahora en adelante. Por favor, perdóname, padre.”

La expresión de Ingrid se endureció y ella apretó su postura, volviéndose hacia Yuuto e inclinando la cabeza.

Viéndola así, Yuuto se dio cuenta de la distancia que había entre ellos. La amonestación de Felicia le recordó otro consejo de El Príncipe, sobre el valor de una manera digna para un líder. Comprendió que así tenían que ser las cosas, pero aun así, él e Ingrid tenían un vínculo forjado a través de horas de prueba y error, empapados en sudor. Yuuto no pudo hacer nada más que morderse el labio ante la soledad que penetraba en su corazón.

“Pero, cuando estáis solos, podéis llamaros por vuestro nombre y comportaros como queráis.” dijo Felicia, eligiendo de repente ese momento.

Mirando instintivamente a Felicia, Yuuto la vio guiñarle un ojo travieso. Felicia a menudo se encontraba a sí misma ablandándose cuando se trataba de Yuuto.

“Por favor, asegúrate de mantener una clara distinción entre los modales públicos y privados, ¿de acuerdo?” No se olvidó de añadir un movimiento de su dedo índice y una expresión seria en buena medida.

La cara de Yuuto se iluminó de alegría mientras una sonrisa se cruzaba por su cara. “¡Bien! Lo tengo. ¡Tendré cuidado! Muy bien, Ingrid, cuando estemos los dos solos, haremos lo que siempre hemos hecho.”

“¿S-S-Solos? ¿¡Qué estás diciendo de repente!?” Ingrid tartamudeó, con tanta consternación que era vergonzoso mirar.

Su forma de hablar también había vuelto a su antiguo estado informal.

11

“Oye, no hagas que suene raro”, dijo Yuuto. “Quiero decir, cuando nos volvamos a ver, hagamos algo de nuevo. Las cosas están ocupadas ahora, pero pronto tendré tiempo libre.”

“Ah, supongo que así son las cosas. Bueno, está bien. Sí. Uhhm, ¡ah!” Aunque Ingrid pareció desanimada por un momento, esa mirada fue rápidamente reemplazada por una amplia sonrisa mientras asintió vigorosamente.

Ingrid lo siguió con otro suspiro fuerte. “Es muy difícil para mí hablar con la gente. Me siento mucho más cómodo trabajando con mis manos y haciendo cosas.”

“Después de todo, tienes el corazón de un artesano serio”, estuvo de acuerdo Yuuto.

Había quienes eran malos hablando con otros y gastaban toda su energía en hacer cosas. Por ejemplo, Yuuto había escuchado que muchos novelistas, cuya profesión se basaba en las palabras, comúnmente se encontraban incapaces de conversar cuando se encontraban cara a cara con otros.

Por otro lado, sentía pena por una chica de la edad de Ingrid que se sentía así. Pensó que tal vez, en vez de reunirse siempre con ella a solas, sería bueno persuadirla de que también interactuara con los demás.

Mientras lo estaba pensando, Felicia apretó su mano sobre sus labios, una risita escapando mientras ella sonreía. “Hermano Mayor, eres tan malo como siempre…”

“¡Agh! ¡Jesús! ¿Por qué habéis venido aquí? ¡Estoy ocupado! ¡Deja de interrumpir mi trabajo!” Ingrid gritó, nerviosa. Su cara había vuelto a ponerse roja como un tomate.

“¡¿Qué?! Bueno, antes nos dijiste que nos tomásemos nuestro tiempo”, protestó Yuuto.

“¡Cállate! ¡No recuerdo haber dicho algo así! Si no tienes nada que hacer aquí, ¡entonces vete!” Ingrid comenzó a empujar apresuradamente la espalda de Yuuto, y luego empezó a sacar a la pareja del taller.

Olvídate de las formalidades, había pasado de hablar con indiferencia a ladrar órdenes. Sin embargo, Felicia, que debería haber sido molestada por ello, estaba golpeando la pared, su cuerpo sacudido por la risa.

“Gracias por su arduo trabajo de hoy, como siempre.”

“Sí, gracias a ti también, Felicia.” Los dos habían regresado al dormitorio de Yuuto.

“Entonces, volveré por la mañana para despertarte una vez más. Buenas noches, Hermano Mayor.” Con un elegante arco, Felicia salió de la habitación.

Tan pronto como Yuuto cerró la gran puerta de madera, se echó hacia atrás varios pasos y cayó sobre su cama.

“Peww, estoy exhausto.”

En un segundo Yuuto aterrizó en su cama, olas de fatiga se apoderaron de su cuerpo, y soltó todo el aire de sus pulmones con un largo suspiro.

La habitación estaba tenuemente iluminada por el resplandor naranja de una lámpara solitaria. A este mundo todavía le faltaban velas, pero tenían lámparas de barro con mechas hechas de hilos de madera y algodón. Con una luz tan tenue, apenas podía ver lo que había en su habitación.’

“Tal vez los japoneses de hoy en día somos extraños por querer trabajar en las profundidades de la noche.”

Diciendo eso, Yuuto tomó la batería solar, que se había estado cargando en el alféizar de la ventana, y la conectó a su teléfono inteligente.

En Yggdrasil, la salida antes del sol y la cena seguida de acostarse poco después de la puesta del sol era la norma. Probablemente era seguro decir que así fue como la mayoría de los humanos vivieron sus vidas hasta la era moderna. Mirándolo desde una perspectiva histórica, hasta el advenimiento de la iluminación en el siglo XIX, era probable que esta fuera la forma en que cada uno se había comportado.

Aunque los asuntos oficiales de Yuuto habían terminado por hoy, aún tenía trabajo que hacer. O mejor dicho, sólo cuando nadie más estaba cerca podía disfrutar de las ventajas únicas de un hombre moderno.

“Supongo que ya debería ser suficiente.” Yuuto encendió la alimentación de su smartphone, el logotipo del fabricante del teléfono que aparece en la pantalla después de algún tiempo.

Husmeando en línea, comprando ocasionalmente libros electrónicos, buscando conocimientos que pudieran ser útiles en este mundo – todo esto se había convertido en parte de la rutina nocturna de Yuuto.

Para ser justos, no era como si Yuuto no tuviera reservas sobre traer conocimiento del siglo XXI a este mundo. Estaba atormentado por preocupaciones como: “¿Qué pasaría si ese conocimiento no hiciera más que enredar las cosas?”

Pero si Yuuto no hubiese puesto en práctica ese conocimiento, el Clan Lobo ya habría desaparecido completamente de la existencia. Además, las imágenes de niños llorando de hambre que habían saludado a Yuuto cuando llegó por primera vez, así como las imágenes de los cadáveres de aquellos que lo habían cuidado, aún permanecían en sus recuerdos.

Sabía lo que había que hacer, pero le costaba convencerse a sí mismo. Tener el conocimiento y la habilidad de cambiar las cosas, pero no hacer nada, parecía infinitamente más pecaminoso. Por lo tanto, Yuuto continuó desafiando sus instintos.

Pensó en la fría forma en que había tratado a Mitsuki en la escuela primaria, siendo incapaz de soportar las burlas de sus amigos. Era una parte oscura y vergonzosa de su pasado. No quería hacer algo de lo que volvería a arrepentirse el resto de su vida.

Y más que nada, no quería caer en la trampa de convertirse en ese hombre*.

<<Traductor Endless: ¿Su padre?>>

“De todos modos, creo que debería volver a lo que estaba leyendo antes de que comenzara la batalla”, dijo en voz alta.

En el momento en que apareció su pantalla de inicio, Yuuto tocó el icono de “Hindle”, su lector de libros electrónicos, y de las portadas alineadas ante él, seleccionó un libro sobre el tema de la historia de la economía.

En Yggdrasil, el trueque era el método principal para hacer negocios. El comercio o el trueque estaba bien si ambas partes ganaban algo de igual valor, pero si la transacción favorecía a un lado sobre el otro, se hacía difícil continuar haciendo negocios. Y también era difícil encontrar a alguien que quisiera cambiar por lo que tú tenías. No pudo evitar pensar que era altamente ineficaz.

El oro y la plata podían utilizarse como sustitutos del comercio, pero venían con su propio y oneroso acto de equilibrio. Tampoco podían impedir que la gente usara trucos para influir fraudulentamente en el valor de la moneda.

En ese momento, Yuuto tuvo una idea – usar papel moneda como un método común de intercambio financiero. Después de todo, ya habían hecho papel, y si mejoraba la fluidez de sus transacciones comerciales, podría dar una sacudida a su comercio en general, reforzando así la destreza nacional general del Clan del Lobo.

Sin embargo, las cosas nunca fueron tan simples.

“Mmmm, realmente no creo que pueda poner esto en práctica”, murmuró.

Mientras seguía leyendo, Yuuto se dio cuenta de su propia superficialidad. El simple hecho de hacer circular papel moneda con una cantidad escrita en él no era tan simple como parecía. En primer lugar, necesitarían la tecnología de impresión para duplicar la misma cosa una y otra vez. La función del producto dependería en gran medida de si podían o no preparar metales preciosos de valor similar y de si podían o no ganarse la confianza de los gobiernos.

Según este libro, la primera aparición del papel moneda en la historia había sido en la China del siglo XI, durante la dinastía Song. El libro también decía que si inundaban el mercado con demasiada moneda, el valor caería rápidamente, causando inflación, y el valor de los productos también colapsaría, señalando el fin de una economía.

“Si la sociedad en cuestión no ha madurado lo suficiente, entonces esto podría causarles más caos”, suspiró. “Esperaba que esto fuera una buena idea.”

Yuuto levantó la cara de la pantalla, mirando al techo, perplejo.

¡Eso es todo! Una idea le vino a la mente, pero se dio cuenta de que esto también podría no ser posible una vez que lo hubiera investigado.

“Siempre que no requiera demasiado capital inicial, puede ser una buena idea. Bueno, pero, ¿podríamos usarlo para acuñar monedas? …Oh, tendré que terminar esto más tarde.”

El indicador de batería indicado en la esquina superior izquierda había cambiado a rojo, por lo que Yuuto pulsó un botón para volver a la pantalla de inicio.

La pantalla de cristal líquido consumió la mayor parte de la energía de la batería. Especialmente la pantalla bastante grande de cinco pulgadas de Yuuto. Con la energía de la batería suministrada por la batería solar, podía obtener un máximo de 30-40 minutos de lectura continua.

“Bueno, antes de acostarme, al menos debería llamar para poder oír su voz.”

Encendió los datos de su celular (manteniendo los datos de su celular en la batería agotada mucho más rápido, por lo que lo mantuvo apagado por defecto), y llamó a su amiga de la infancia.

La habitación de Yuuto estaba en la parte noreste del palacio. La habitación del anterior patriarca soberano había estado en el centro del palacio, pero Yuuto protestó y les hizo mover su habitación. Como esta habitación era la más cercana a la torre sagrada, su teléfono podía conectarse siempre y cuando la luna estuviera por lo menos medio llena.

“¡Hola!” Una voz animada resonó en el altavoz después de que el teléfono sonó sólo una vez.

Los labios de Yuuto irrumpieron en una sonrisa al darse cuenta de que ella había estado anticipando su llamada. “Hola. Buenas noches, Mitsuki. Soy yo.”

“Sí, buenas noches, Yuu-kun. Debes estar cansado después de todo el trabajo que tuviste que hacer.”

“Sí, estoy bastante cansado.”

Apenas le quedaba batería. No sería capaz de tener mucha conversación con ella. Esta sería una cita secreta que sólo duraría unos minutos.

Considerando todas las cosas importantes para las que usó su teléfono, quizás debería aprender a ser más eficiente al escanear los libros electrónicos en busca de información. Pero este fue el único tramo de tiempo en el que Yuuto realmente empezó a sentir como su corazón sanaba.

“Buenas noches, Mitsuki”, dijo.

Y así, Yuuto consiguió pasar otro día como el soberano ileso.


Anterior | Index | Siguiente