«Don Kazura, ¿está bien el grosor de esta tabla?»

Preguntó el aldeano.

«Ya veo, creo que es lo correcto. Además, ¿por qué me siguen llamando con “don”?»

Ha pasado un día desde que Kazura ordenó el molino de agua para el pueblo.

En medio del sonido de las sierras cortando los árboles, y el parloteo de los muchos aldeanos, se podía oír a Kazura dirigiendo al grupo de aldeanos en la construcción de un acueducto de tablero de madera que canalizará el agua bombeada por la noria.

Cerca de la entrada del bosque, en las afueras de la aldea, Kazura y los aldeanos trabajan en la tala de los árboles que han derribado.

«Entiendo. Nos aseguraremos de que los próximos 60 tableros tengan el mismo grosor que este.»

Dijeron los aldeanos.

Los jóvenes de la aldea confirman que el grosor de la tabla para el acueducto era correcto con Kazura. Una vez que Kazura dio su permiso, se sumergieron en su trabajo con una seria expresión en su rostro.

Incluso si Kazura se preocupaba «¿Pueden, realmente los haran igual?» sigue dando respuestas a los aldeanos que le hacen preguntas.

«Don Kazura, ¿está bien el grosor y la longitud de esta viga de soporte?»

Comentó el aldeano.

«Hmm… el grosor está bien, pero la longitud es un poco demasiado larga. Por favor, que sea así de largo. También, por favor, deja de añadir “don” a mi nombre.»

«Comprendo. Así que será así de largo. Se lo diré a los demás.»

El aldeano arrastró entonces el pilar de soporte que había sido marcado con un marcador permanente después de que Kazura lo midiera con una cinta métrica. Entonces ese mismo aldeano volvió sólo un momento después mientras arrastraba la viga de soporte detrás de él.

«Eh? ¿Qué es esto? ¿Intimidación? Esto es acoso, ¿verdad?»

Replicó Kazura.

«Kazura, quiero decirle que se ha preparado un almuerzo… ¿Pasa algo?»

Kazura estaba refunfuñando mientras revisaba el plano de la noria que había dibujado en el cuaderno de tamaño A4 cuando Valletta y varias chicas del pueblo llegaron con las gachas recién cocinadas en varias ollas del carro.

«Todos en el pueblo se dirige a mí con el honorífico “don”. ¿Podrías por favor decirles que paren?»

«Ah… Todo el mundo quiere mostrar su gratitud a ti, ya que le tenían en alta estima. Por favor, humildemente reciba su gratitud si puede.»

«Eh…»

No acostumbrado a que se le dirija con honoríficos, Kazura mostró una notable expresión de inquietud.

Entonces, Valletta le dijo.

«Bueno, ¿no está bien? Dejando eso de lado, es hora de comer. ¿Puedes tomarte un descanso de tu trabajo?»

Bueno, ser tratado con honoríficos no es algo tan terrible. Así que decide que el asunto de ser tratado con honoríficos de “-sama” le molesta.

«Ya veo, ¿ya es esa hora? Muy bien, vamos a tomar un descanso……. ¡Todos! La comida ha llegado, ¡así que por favor vengan y coman su parte! Seguiremos trabajando después de comer.»

Kazura llamó a los aldeanos, y ellos levantaron sus voces en reconocimiento.

Es un buen momento para parar, además varios de los aldeanos están vigilando el lugar de trabajo, así que no habrá ningún problema.

«Por favor lávate la mano con esto. Sacaré las gachas en un momento.»

Valletta puso un cubo de agua delante de Kazura. Luego sacó las gachas de una de las ollas del carro y las puso en un tazón.

Las otras chicas también llevan cubos y distribuyen tazones de gachas y vasos de agua de la bandeja de madera a los aldeanos reunidos.

«Si, perdón por la espera. Ahora bien, por favor, distribúyalo a los demás.»

«Ah, ¡Valletta! Déjanos este lugar a nosotros. ¡Ve a comer con don Kazura!»

Dijo una chica.

Mientras distribuía comida a los aldeanos que hacían cola, una chica le dijo esto a Valletta que estaba de pie detrás del carro.

«¿Eh? Pero…»

Replicó Valleta.

Valletta robó una mirada hacia la dirección de Kazura y se quedó perpleja.

La comida para Kazura ya había sido colocada en una bandeja, lista para ser entregada.

«Está bien, está bien. Déjeme este lugar a mí.»

Comentó la misma chica.

La chica le entregó la bandeja con las gachas a Valletta, antes de volver a su propio trabajo.

«Este… ¿Puedo sentarme a tu lado?»

Preguntó Valletta con una pequeña sonrisa, ya dejando la bandeja que llevaba.

«Seguro, adelante.»

Por lo tanto, se sentó al lado de Kazura.

Para Kazura, excepto para Valletta y el jefe de la aldea, rara vez se involucra en conversaciones personales con los aldeanos. Así que, cuando Valletta llegó, su mente se sintió más tranquila.

Kazura no es tímido ni teme a los extraños, pero como los aldeanos siempre muestran respeto a Kazura, le resulta difícil interactuar con ellos a nivel personal.

Ahora que están construyendo el acueducto juntos, Kazura puede dar instrucciones activamente y participar en conversaciones relacionadas con el trabajo. Gracias a todo esto, su condición mental ha mejorado un poco.

«¿Por cierto, sobre la gente que trabaja en los campos? ¿Son útiles las herramientas que les di?»

«Si, es fácil de usar y bastante popular. Incluso yo me sorprendí un poco al usarlo. Nunca imaginé que pudiera ser tan fácil desenterrar la tierra de esa manera.»

Kazura había comprado una gran cantidad de herramientas agrícolas que se compraron en el HomeCenter, y las había entregado en la casa de Valletta con un carro esta mañana. Como Kazura estaba ocupado con la fabricación de piezas para los acueductos, la distribución de las herramientas agrícolas se dejó al jefe de la aldea.

Por cierto, como el jefe de la aldea dijo que lo distribuiría inmediatamente, los aldeanos ya estaban usando las nuevas herramientas de cultivo en los campos.

Como nota al margen, Kazura estaba muy cansado anoche y después de cenar en un restaurante, se quedó en un hotel de negocios y durmió como un tronco toda la noche.

«Uh-huh… Me alegro de que sea útil.»

Mientras decía esto, Kazura ceremoniosamente sacó la tapa de una lata que tenía escrito «Caballa asada» (un plato a base de caballa, un pescado) en el costado. Un agradable aroma estimulante del apetito es emanado desde el interior de la lata.

La comida enlatada es un alimento aceptado universalmente por la gente, pero la razón por la que Kazura eligió la comida enlatada por encima de todo lo demás fue que es su plato favorito.

La comida dentro de la lata pudo ser calentada simplemente colocando la lata en agua caliente. Perfectamente realizado, la comida podía calentarse uniformemente.

«Guau… Qué agradable aroma. Se ve delicioso.»

Valletta también abre una lata. Ella está sonriendo ampliamente debido al olor.

Las frases de «Esto está bueno» o «Esto está delicioso!» se pueden escuchar de los aldeanos en sus alrededores.

«Esto es un tipo de pescado que se llama caballa. Se cocinó asándolo en salsa. Es bastante sabroso, ya sabes.»

«Esto es pescado? Aunque atrapamos peces en el río y los comemos a veces, nunca los cocinamos así.»

El río donde atraparon los peces, ¿es el mismo río al que fueron ayer?

Aunque este es un mundo diferente, ¿también pescaron con anzuelo, red y cosas por el estilo? Se volvió un poco curioso y decidió preguntar sobre ello.

«Ano, cuando vas a pescar al río, ¿usas la caña de pescar?»

«Aunque también se puede utilizar para la pesca, es demasiado largo. Así que cuando el río deje de inundarse, dejará charcos de agua tierra adentro. Atrapamos los peces que quedaron atrapados en los charcos cuando el agua retrocedió y los cocinamos asándolos sobre un fuego.»

«Ah… Ya veo. Así es más eficiente»

Mientras los dos comen tranquilamente mientras conversan entre ellos, cada aldeano viene a la carreta para pedir segundos de la avena. Mientras lo hacen, siempre envían su gratitud a Kazura que está sentado al lado del carro.


El sol en el cielo ya está descendiendo detrás de los lejanos picos de las montañas. El sol que baja está tiñendo el cielo claro de un lujoso y profundo color rojo anaranjado.

La luz del día se acabará en unas 2 horas, así que la parte de trabajo de hoy está hecha.

Escuchando a Kazura, que había puesto fin a la obra, los aldeanos lo reconocieron uno por uno.

Las herramientas que los aldeanos habían usado para trabajar ── las sierras, cortadores de bronce y martillos de madera ── pertenecían a la aldea, por lo que serán recogidos por Kazura y Valletta para ser almacenados.

«Déjenos la recolección y el almacenamiento de las herramientas para nosotros. Don Kazura y la pequeña Valletta deberían ser los primeros en irse a casa.»

Así que los aldeanos acordaron eso.

Aunque eran un poco reacios, la pareja de Kazura y Valletta había estado trabajando sin descanso, así que les pidieron que regresaran temprano como signo de gratitud.

«Vamos a aceptar su oferta.»

«Ah, sí. Volvamos entonces.» replicó Valleta.

Kazura y Valletta dieron las gracias a los aldeanos que decidieron ordenar las herramientas, antes de volver a la casa de Valletta.

Justo después de que empezaran a caminar, Kazura vio a los aldeanos juntar sus manos como si le rezaran. Sin embargo, Kazura lo descartó como si pensara demasiado en esto.


En el camino de vuelta, Kazura escuchó a Valletta hablar de los platos de pescado del pueblo, y de los cultivos que el pueblo había producido hasta ahora.

Kazura observó la aparición de Valletta que hablaba alegremente del pueblo. Su cuerpo, que antes había sido sólo piel y huesos, ahora se llena de una saludable capa de carne. Su estado nutricional había mejorado notablemente en los últimos 4 días.

Tal vez, el efecto de ser liberada de su anterior condición mental deprimida es grande.

«Sin embargo, ¿es normal en este mundo que alguien se recupere tan rápidamente?»

No conoce en detalle la rapidez con la que la gente se recupera de un estado de hambruna. Tal vez porque estuvieron en estado de inanición durante mucho tiempo, las células del cuerpo habían absorbido con hambre todo el nutriente que recibe.

Aunque no entiende cómo docenas de personas medio muertas pueden ser restauradas de repente por el Lipo-D. Ya que no sabe la respuesta, así que lo dejó pasar por el momento.

Él reflexiona sobre estas cosas mientras mira la cara de Valletta.

«Kazura, ¿algo va mal?»

Valletta dejó de caminar y con un rubor en su mejilla, mira a Kazura con los ojos levantados.

Parece que había estado mirando fijamente a Valletta durante demasiado tiempo.

«No…, sólo creo que tu tez se ha vuelto más saludable últimamente.»

Valletta tuvo una mirada desconcertada por un momento después de escuchar las palabras de Kazura.

Entonces ella respondió:

«¡Claro! Es todo gracias a Kazura-san.»

La ruborizada chica delante de él le está mostrando su sonrisa que proviene de la felicidad de su corazón.

Con esa hermosa sonrisa, esta vez le tocó a Kazura ruborizarse. Para poder verla sonreír así, por alguna razón hay una sensación de felicidad que se extiende lentamente por su pecho.


¡Gracias por preferirnos!

Al leer nuestras traducciones nos estás apoyando a seguir haciendo lo que hacemos. ¿Quieres ayudarnos más? Considera donar por Patreon a Owari, para financiar la compra de novelas originales y poder llevarlas a la esfera hispanohablante.