Glaðsheimr, la capital del Santo Imperio de Ásgarðr estaba situada en el centro del continente, donde se reunían todas las riquezas de los territorios circundantes, bendecidos por la tierra fértil concedida por el río Ífingr.

Con esa abundancia como telón de fondo, así como murales, tallas y decoraciones dirigidas a la clase alta, fue una capital donde otros aspectos de la cultura como la danza, el canto y la poesía prosperaron incluso entre la gente común.

Por otro lado, tal riqueza llevó a la pérdida de ambición, a la pérdida del deseo de crear de nuevo entre la población, convirtiendo a su sociedad en una sociedad de corrupción, de estancamiento y de putrefacción.

El Santo Imperio de Ásgarðr mantuvo la supremacía sobre todo Yggdrasil en la superficie, y sin embargo aquí estaba, cayendo en ruinas.

Gobernar en la cima de la prosperidad significaba que todo lo que quedaba era un declive inevitable. Era una capital ya pasada su época de esplendor, donde las miradas de sentirse atrapado o de deterioro resplandecían en los rostros de sus ciudadanos.

En el centro de la capital, a orillas del río, se encontraba el edificio más alto construido hasta la fecha, el palacio donde vivía el divino emperador que supervisaba todos los territorios dentro de Yggdrasil, el palacio de Valaskjálf.

Había sido construido por decenas de miles de esclavos propiedad del primer emperador, Wotan, durante un período de veinte años. Era un poderoso palacio que se jactaba de tener un tamaño tan grande que podía caber en una pequeña ciudad dentro de sus murallas.

“¡¿Qué?! Yngvi del Clan Pezuña ha sido derribado?!”

En la parte más profunda del palacio, más allá de un velo de seda, el decimotercer emperador divino estaba interrogando duramente al chambelán que había caído postrado.

Mientras la voz resonaba con una solemne dignidad, había una dulzura en ella, como una campana sonando. El actual emperador divino era todavía una muchacha relativamente joven, lo cual era un hecho bien conocido en todo Yggdrasil. Sin embargo, pocos habían contemplado el rostro del divino emperador.

El número de personas en todo el imperio a las que se les había permitido tener una audiencia con el divino emperador era escaso. Esa naturaleza secreta parecía despertar la imaginación de la gente, y se decía que su belleza era tan grande que cualquiera que la mirara perdería la vista.

“Sí. Alexis, que está siendo enviado a la región, ha informado que esto es un hecho”, dijo el chambelán, levantando la cabeza.

El trabajo del goði no había sido simplemente conducir la Ceremonia del Cáliz. También había tenido la misión de investigar el estado de las cosas en todo el país y enviar información a Glaðsheimr.

Puede que el Imperio haya decaído hasta el punto de que su poder nacional solo estaba a la altura de un clan de tamaño medio, pero su red de recogida de información era aún insuperable.

“Esperaba que no llegáramos a esto, pero parece que no hay duda”, dijo el divino emperador. “Parece que el patriarca soberano del Clan Lobo es la presencia oscura que temíamos.”

“Su Majestad. No debes decir esas cosas tan imprudentemente…”

“¡Hmph! A pesar de que finalmente está aquí, supongo que es natural que algunos todavía tengan objeciones. De todos modos, debes entenderlo, ¿verdad? Este asunto no se limitará a Álfheim”, dijo la emperatriz con más suavidad. “Si es verdaderamente como el völva ha dicho, entonces quizás el gran levantamiento alcanzará a todo el reino de Yggdrasil.”

“¡¿R-Realmente puede ser?!” El chambelán temblaba ante la gravedad de la situación.

El emperador contestó en voz baja y con firmeza, pero, de alguna manera, con resignación.

“El tiempo del Ragnarok está sobre nosotros.”

Continuará…


Anterior | Index | Siguiente