Originalmente, el Clan Pezuña había sido una rama de una familia del Clan Jabalí, un clan que había ejercido una gran influencia en toda Álfheim, pero luego se habían convertido en un pequeño clan al recluirse en la parte más occidental de Álfheim, que por cierto era la punta más occidental de la propia Yggdrasil.

Después de eso, el actual patriarca soberano del Clan Pezuña, Yngvi, había seguido su ascensión a la posición tragándose todos los clanes que rodeaban a la familia principal del Clan Jabalí, transformando al Clan Pezuña en uno de los diez más fuertes de los casi 100 clanes de Yggdrasil.

Yngvi, el hombre que había rejuvenecido al Clan Pezuña, había cumplido 36 años este año. Su cuerpo aún rebosaba con la fuerza de la juventud, pero también estaba envuelto en la terquedad y astucia que trajo la experiencia. Su cuerpo y su mente estaban claramente en su apogeo, lo que estimuló aún más su deseo de poder. Aunque ganase todo el territorio, eso sólo aumentaría más su ambición.

Si se apoderaba del fértil territorio que el Clan Cuerno poseía alrededor de la Cuenca del Río Körmt, no había duda de que la influencia del Clan Pezuña crecería exponencialmente, y el camino hacia el Divino Emperador y Ásgarðr se abriría para ellos.

El Clan Pezuña había esperado una apertura durante algún tiempo, y luego se habían enterado que no sólo el Clan Cuerno y el Clane Lobo habían estado luchando, sino que el Clan Lobo había aplastado al Clan Cuerno.

Además de eso, se enteraron por uno de sus espías que el soberano del Clan Cuerno era prisionero del Clan Lobo, e incluso el segundo al mando había pedido permiso para ir a inspeccionar el estado actual del soberano. Eso había creado una oportunidad única en la vida.

En verdad, lo que el Clan Cuerno ofrecía ahora difícilmente podía llamarse resistencia, y el Clan Pezuña había derribado rápidamente tres fortalezas. Yngvi lo encontró todo bastante anticlimático e insatisfactorio. Sin embargo, no escatimó tiempo para lamentarse. Simplemente se movió para liderar un asalto a la capital del Clan Cuerno, Fólkvangr.

“¡Ja ja ja ja!”, se rió. “Esto debe significar que los cielos mismos me están preparando para ser el Gobernante Supremo.”

Lo que decía era arrogante, simple y llanamente. Normalmente, las inseguridades en la parte superior ruedan cuesta abajo, pero como el líder del Clan Pezuña estaba lleno de confianza, la gente que estaba debajo de él tampoco sentía miedo ni temor. No tener falta de confianza era otro tipo de habilidad de liderazgo.

Suprimiendo su deseo de tomar y aprovechar, Yngvi ordenó a sus soldados que se tomaran un descanso. “Acamparemos aquí esta noche. Pero no bajen la guardia”.

Por orgulloso que esté, Yngvi era un general con un largo historial de servicio. Sabía en lo más profundo de su ser que la más mínima negligencia en el campo de batalla podía significar la muerte. No sería tan tonto como para seguir llevando a los soldados al agotamiento por orgullo. Después de todo, necesitaría el servicio de los hijos y nietos de estos soldados. No estaría bien que murieran en vano.

Planeando su siguiente movimiento en una tienda de campaña que había sido levantada, Yngvi de repente se dio cuenta de que había algo de actividad de las tropas en la parte de atrás.

“¿Hm?” murmuró. “¿Qué…?”

Tan pronto como empezó a preguntar qué estaba pasando…

¡Bwoooooo! ¡¡¡Bwooooooo!!!!

Un ruido que rompía los oídos resonó por toda el área. Era el sonido de un Clan Cuerno señalando un ataque enemigo.

“¡Vaya, vaya! ¡Y pensar que se atreverían a lanzar el primer ataque!” Las comisuras de la boca de Yngvi se movieron con una mueca de desprecio mientras se ponía en pie. Esperaba que el Clan Cuerno se encerrara, como una tortuga en su caparazón, y no saliera.

Pero esto era exactamente lo que Yngvi había estado esperando. Un asedio habría tomado una cantidad considerable de tiempo.

Poseedor de un territorio tan amplio, la tierra del Clan Pezuña bordeaba muchos más países que la tierra del Clan Cuerno. Será cada vez más peligroso para el Clan Pezuña concentrar a sus soldados únicamente en el Clan Cuerno. Y si Yngvi, el soberano, permaneciera demasiado tiempo fuera de su país, demasiadas cosas quedarían sin hacer. Así que, si pudieran arreglar todo en el campo de batalla de una sola vez, sería motivo de celebración.

“Bueno, ahora, hagamos un rápido trabajo con ellos”, dijo con confianza, de pie para observar al enemigo que estaba a punto de destruir.

Pero incluso esa arrogancia se desvaneció tan rápido como una cortina en el viento.

La tienda de campaña de Yngvi estaba situada en la cima de una colina desde la que podía inspeccionar a todo su ejército. Un espectáculo increíble se desplegaba a sus pies, iluminado por antorchas y la luz de la luna.

“¡¿Qué es eso?!” Exclamó Yngvi.

A juzgar por la cresta que llevaban, los soldados parecían ser miembros del Clan Lobo. Habían venido a ayudar a su familia en el Clan Cuerno y unirse a la batalla. Eso estuvo bien. Todo fue de acuerdo al plan.

Sus números eran aún menores de lo que él esperaba. Probablemente sólo unas cien tropas. No era suficiente para enfrentarse a los militares del Clan Pezuña, que eran unos 10.000.

Aun así, las cien tropas estaban a caballo.

Y contra esos cien a caballo, las tropas del Clan Pezuña fueron incapaces de defenderse eficazmente. Superados en maniobras, apenas pudieron resistir y rápidamente cayeron en pánico, con gritos de dolor y agonía surgiendo del campo de batalla mientras caía en el caos.

“¡¿Sus tropas están a caballo?! ¡Idiotas! ¡¿Cómo esperan pelear?!” Gritó Yngvi.

La lucha a caballo requería un largo período de entrenamiento. Por lo menos cinco o diez años. No importaba qué clan, encontrar gente que pudiera montar a caballo era difícil — eran un bien escaso.

El Clan Pezuña era uno de los Grandes Clanes. Tenían bastantes que podían montar a caballo. Incluso el propio Yngvi era hábil para montar, uno de los mejores de su clan.

Aun así, incluso con su habilidad, nunca consideraría luchar a caballo. Con poco para sostener las piernas, existía la ansiedad de que pelear a caballo seguramente llevaría a ser derribado del caballo y asesinado. Combatir con el enemigo mientras se montaba a caballo era un juego de azar.

O así debería haber sido.

Las tropas que lanzaron el ataque nocturno tiraron flecha tras flecha de los aljibes sobre sus espaldas y dispararon, mientras que otras tropas blandían las lanzas que sostenían a la velocidad del rayo, furiosas con tanto fervor sin perder jamás el equilibrio.

Hacían amplio uso de las cien personas a su disposición, como si hubieran entrenado años para este ataque. Entre ellos había una mujer lo suficientemente joven como para llamarla niña.

Fue como una pesadilla.

Yngvi se pellizcó en el muslo, y sintió una ráfaga de dolor. Esto no era un sueño; era la realidad.

“¡Esto… no puede ser!” ¡Plaf! Se abofeteó las dos mejillas, tratando de volver a la realidad.

Este era el campo de batalla, y ahora mismo, estaban bajo el ataque del enemigo. Y él, como oficial al mando, no podía perder el juicio ahora.

“¡Cálmense todos!”, gritó. “Por inesperado que sea, el enemigo sigue siendo pequeño en número. ¡Si mantenemos la calma, podemos derrotarlos! ¡Mensajeros! ¡Informen al frente! ¡Rápido!”

Yngvi gritó tan fuerte que su voz se quebró, y los que estaban cerca de él volvieron a llamar la atención. Varios de ellos corrieron hacia el frente en pánico.

Pase lo que pase, Yngvi seguía siendo el héroe que había unido al gigantesco Clan Pezuña. Los generales comunes, corriendo en confusión, sólo empeorarían la situación.

Rápidamente se recuperó y se orientó hacia la situación.

Era fácil decirlo con palabras, pero la situación era caótica, cambiando momento a momento, y con un error de cálculo capaz de cambiar las mareas en el campo de batalla de victoria a derrota, mantener la calma era muy difícil.

Más que nada, la razón por la que había sido capaz de sofocar el caos en el frente de batalla era por el respeto y la confianza que se había ganado a través de sus muchos logros militares, así como su voluntad de ejecutar a cualquiera que pusiera en desorden sus operaciones militares.

Sin embargo, el general enemigo era bastante capaz. Tan pronto como vieron que el Clan Pezuña se había recompuesto, ordenaron una retirada. Se retiraron repentina y suavemente, sin un atisbo de duda o confusión.

Habiendo estado preparándose para un contraataque, los soldados del Clan Pezuña estaban más que un poco decepcionados.

“¡No los dejen escapar!”

“¡Sáquenlos!”

“¡Derríbenlos de sus caballos!”

Naturalmente, junto con sus gritos de enojo, los soldados del Clan Pezuña intentaban dar caza, pero por supuesto el enemigo estaba a caballo. Como para demostrar que era imposible alcanzarlos, se alejaron lentamente, hasta que el Clan Pezuña los perdió de vista en la oscuridad de la noche.

Después de atormentar a sus fuerzas, el enemigo había escapado sin que pudiera caer ni siquiera un soldado. No podría haber mayor desgracia.

Pero para el Clan Pezuña, esto era sólo el comienzo de la pesadilla.

***

Casi al mismo tiempo, una unidad del Clan Cuerno junto con Linea llegó a la capital del Clan Cuerno a salvo, listos para la batalla.

Habían pasado dos meses desde que Linea había estado allí en su oficina, pero no tenía tiempo para sentimentalismos. Ella continuamente ahuyentaba a todos los que venían a visitarla. Finalmente, cuando había dado la mayoría de sus instrucciones, su cuerpo fue agarrado por un gran cansancio.

“Esas cosas del estribo son increíbles”, murmuró Linea en voz baja, recostándose en su silla.

Linea tenía una gran habilidad para montar a caballo. Pero ella siempre había sido capaz de manejarse a lo sumo caminando al trote, no montando a caballo al galope.

Obviamente, un caballo y su jinete tenían voluntad propia. Lo que significa que, a veces, uno actuaba de manera impredecible para el otro. Incluso un escalofrío, por ejemplo, puede llevar al caballo a un estado de confusión. En ese caso, es probable que el jinete pierda el equilibrio y se caiga. Por mucho que trataran de fijar su postura, no habría nada a lo que aferrarse.

Por eso, tener estos estribos proporcionaba alguna forma de seguridad para variar. Incluso en el nivel de Linea, se las arreglaba para galopar a caballo. Debido a esto, los viajes que normalmente durarían cuatro días en carroza se habían acortado en dos días. Esta diferencia era enorme.

Cuando Linea regresó por primera vez, la ausencia tanto del patriarca soberano del Clan Cuerno como de su segundo al mando había llevado a un desacuerdo interno sobre si el clan debía rendirse ante los invasores o tomar represalias. Si lo hubiese sido un día después, el desacuerdo entre las dos facciones hubiese dividido completamente al clan. La razón por la que llegó a tiempo fue gracias a esos estribos.

Y lo que es más importante, con los estribos sólo se necesitaría un poco de entrenamiento para que los soldados aprendieran a luchar con armas a caballo. Cuando se le señaló eso, se dio cuenta de que no había considerado la posibilidad. O mejor dicho, sería justo decir que no era algo que ella hubiera tenido la oportunidad de considerar, ya que la idea de luchar con armas sobre un animal tan inestable desafiaba todo sentido común.

Por supuesto, no se trataba de que fuera incompetente o tonta. Los principales soldados del Clan Lobo, Sigrun y el segundo Jurgen, tenían mucha más experiencia a caballo que ella, así como más experiencia en tácticas militares. Lo mismo era cierto para el héroe del Clan Pezuña Yngvi. Y tampoco era algo que hubieran considerado.

Eso no fue ninguna sorpresa, ya que el estribo no se desarrollaría hasta el siglo IV d.C., lo que significa que estaban viendo un producto de ¡casi dos milenios en el futuro! Por su parte, Yuuto era completamente incapaz de subirse a un caballo en un momento dado y simplemente se preguntaba si tener una silla y estribos hechos le facilitaría las cosas, pero era una tecnología tan avanzada para esta época que también podría estar haciendo trampas.

“Primero esas largas lanzas, y ahora estos estribos… El Hermano Mayor Yuuto realmente es un dios de la guerra que ha renacido”, murmuró Linea.

“Estoy de acuerdo. Eso no es una exageración. La reunión de guerra que dirigió me dio escalofríos. ¡Ja ja ja!” El segundo al mando del Clan Cuerno, Rasmas, se rió con moderación. Como si pusiera en palabras lo que acababa de recordar, su cuerpo le dio un pequeño escalofrío. “Hablando honestamente, sentí tanta indignación ante la idea de que usted estaría a favor de un cachorro, Princesa, pero ahora veo que él podría ser incluso más comparable a un león… Estaba tan ciego.”

“Me sorprende que lo admitas, Rasmas”, dijo Linea. “Aun así, esta batalla parecía tan desesperada, y ahora parece que podríamos ganar.”

“Ganaremos, pase lo que pase. No debemos permitir que nos pisotee el Clan Pezuña.”

“¡Sí, tienes razón!” Dijo Linea, asintiendo con la cabeza.

No pudo evitar sentir que era su propia debilidad la que había provocado esta crisis. Incluso después de asumir el papel de general, nunca pudo escapar a la duda constante de si se podía ganar o no una batalla. Pero no había tiempo para pensar en eso ahora. Todo lo que podía hacer era dar todo lo que tenía a lo que podía cambiar.

“Princesa, en caso de nuestra victoria en esta batalla, tengo una propuesta.”

“¿Por qué eres tan formal?” preguntó Linea. “Y es un poco precipitado hablar sobre después de la victoria antes de que hayamos ganado.”

Esta batalla era realmente por el destino y el futuro del Clan Cuerno.

Ahora no era el tiempo para pensamientos ociosos; era el tiempo para dedicarse cuerpo y mente a la victoria. En el campo de batalla, la más mínima falta de fortaleza mental significaba la diferencia entre ganar y perder, o lo que es más importante, entre la vida y la muerte.

Pensó dudoso que algo así debería haber sido mucho más obvio para un soldado como Rasmas con un largo historial que para alguien joven como ella.

Pero en el momento en que escuchó la propuesta de Rasmas, todos esos pensamientos desaparecieron. De hecho, aunque no debió ser así, durante mucho tiempo, la mente de Linea se quedó en blanco.

***

“Linea, siento haberte hecho esperar”, dijo Yuuto.

Las principales tropas del Clan Lobo que estaban bajo el mando de Yuuto habían llegado a Fólkvangr después de cuatro días como mucho, justo a tiempo para servir de refuerzo a las ansiosas tropas del Clan Cuerno que podían oír al Clan Pezuña en su puerta. Sin embargo, la velocidad de avance de los soldados está limitada por la rama más lenta de la fuerza. Para el Clan Lobo, que se centraba en la infantería, habían llegado bastante rápido, considerando todas las cosas.

Las tropas del Clan Lobo habían hecho volar por completo al Clan Cuerno en su última batalla, por lo que el Clan Cuerno conocía la fuerza del Clan Lobo mejor que cualquier otro Clan en Yggdrasil.

Los ciudadanos del Clan Cuerno ahora miraban con gran fe a los soldados del Clan Lobo, que se habían reunido en el centro de la ciudad.

“¿Dónde está el enemigo ahora?” Preguntó Yuuto a Linea mientras saltaba de su carroza. Había venido a recogerla.

Mirando a Yuuto, la cara de Linea enrojeció tan rápidamente que casi parecía que se podía oír la sangre corriendo por su cara. “¡¿Eh?! ¡¿Qué?!”

“¿Hm? ¿Qué es lo que está mal? ¿Has cogido un resfriado? No quería decir nada, pero te ves un poco mal.”

“¡N-nnn-no! Ya que estamos a punto de ir a la batalla, me estoy emocionando, ¡eso es todo! ¡Eso es todo!”

“Oye, oye, estás muy nerviosa por eso entonces. Si el comandante supremo del Clan Cuerno no es sensato, no pueden hacer su trabajo, ¿verdad?” Dijo Yuuto con voz sorprendida y su cara llena de inquietud.

Un comandante supremo estaba a cargo de la vida de todo un ejército. El más mínimo error de cálculo podría significar la diferencia entre la vida y la muerte para muchas personas.

En tiempos como estos, el general de un ejército amigo necesitaba crear buena voluntad.

“Ahh, demonios, es porque Rasmas dijo algo raro”, dijo Linea. “¡Estoy tan preocupada que no puedo mirarte a los ojos, Hermano Mayor!”

“¿Eh? ¿Dijiste algo?” Dijo Yuuto.

“¡No, nada!”

“Ya veo. ¿Y bien?”

“¿Sí? ¿Qué quieres decir con ‘Y bien’?”

Ante la naturaleza atónita de Linea, Yuuto se rascó la cara enfadado. “¡Te lo pedí! ¿Dónde está el enemigo ahora?”

Aunque Yuuto normalmente era amable con cualquier chica que necesitase proteger, en este momento, en el precipicio de la batalla, había agotado su paciencia. No pudo evitar hablarle bruscamente.

Linea recobró el sentido, transmitiendo la información solicitada. “¡Lo… lo siento! Según las estimaciones de lo que dijo nuestro explorador, están a medio día a pie de nosotros.”

“Medio día, ¿eh? Phew, realmente llegamos justo a tiempo.”

Junto a Yuuto, su ayudante Felicia también respiró aliviada. “De verdad. Si la capital hubiera sido tomada antes de que llegáramos, esa sería la peor situación imaginable, así que estoy verdaderamente aliviada.”

Sin embargo, cuando dirigió su mirada hacia Linea, respiró un suspiro pesado y cargado.

“Bueno, supongo que el Hermano Mayor técnicamente ya ha tomado esta ciudad”, dijo Felicia. “Podría ser otra faceta de tu asombrosa naturaleza, pero pensar que no discriminarías a otra nación, Hermano Mayor…”

“No, no, esto es diferente de esos fuertes que capturé antes”, dijo Yuuto. “Tomar un pueblo de este tamaño sería difícil.”

“¡Tee hee! Hermano Mayor, podrías tomarlo sin siquiera ir a la batalla.” Felicia se rió provocativamente, haciendo que Yuuto se preguntara cuando finalmente dejaría de sobreestimarlo. No se dio cuenta del verdadero significado de las palabras de Felicia.

De todos modos, culpar a alguien ahora mismo parecía duro. Todo lo que le importaba a Yuuto era si podía o no ganar la batalla. Había muchas cosas que se debían hacer para lograrlo.

Y el asunto en cuestión ahora mismo era…

“Muy bien… ¡vamos a comer!” Yuuto gritó en voz alta, cayendo al suelo y sentándose con las piernas cruzadas. “Aquellos que lo deseen pueden tomar un trago de alcohol.”

Su ayudante, Felicia, comenzó a dar órdenes de preparar la comida a los que estaban cerca, pero los ojos de Linea se abrieron de par en par de conmoción.

“¡Primero comida y ahora alcohol! ¡¿Cómo puedes ser tan relajado?! ¡El Clan Pezuña ya casi está aquí, Gran Hermano! Estamos en desventaja en número, así que tenemos que apresurarnos a encontrar un punto de ventaja y poner a nuestros soldados en posición…”

“«Estar de pie esperando a los que están lejos, esperando a los cansados con comodidad, esperando a los hambrientos con el estómago lleno, es dominar la fuerza», Linea.”

“¿Eh? ¿Qué significa eso?” La boca de Linea estaba abierta tratando de entender unos de los dichos de Yuuto. Como si apenas entendiera su significado.

“Es un verso de las alabadas palabras de guerra de Sun-Tzu, que ha permanecido relevante durante 2.500 años”, dijo Yuuto. “Acampamos en un lugar ventajoso y esperamos al enemigo que viene de lejos, descansamos y esperamos a nuestros exhaustos enemigos, y comemos a gusto para esperar a nuestros hambrientos enemigos. Así es como dominamos la fuerza.”

Yuuto habló con autoridad como si entendiese completamente de lo que estaba hablando, aunque sólo estaba repitiendo el manual de guerra de Sun Tzu. Yuuto sintió que las implicaciones de esas palabras eran bastante obvias. Tuvo que respetar a Sun Tzu por el libro que había escrito.

En cualquier caso, las palabras de ese hombre encajan perfectamente en la situación actual del Clan Lobo.

“Vienen de muy lejos, están cansados y no han comido”, dijo Yuuto. “No hay forma de que puedan hacer una demostración de poder como esa. Así que… ¡vamos a comer!” Yuuto juguetonamente intercambió miradas con Linea, las comisuras de su boca moviéndose hacia arriba.

“Ya… ya veo. ¡Eso es tan típico de ti, Hermano Mayor! ¡Y pensar que estarías tan familiarizado con un manual de guerra tan antiguo!” Linea interrumpió una y otra vez, aparentemente expresando una sincera admiración.

A pesar de todos los problemas que Yuuto le había dado, la tranquilidad que le había dado ahora era el equivalente a haber traído 100.000 soldados. Ella repitió sus palabras hasta que se hundieron, grabándolas en su corazón.

“Pero se supone que debemos acampar en algún lugar ventajoso, ¿no?”, preguntó. “Si nos tomamos nuestro tiempo, ¿no se nos acabará el tiempo?”

“Sun Tzu también dijo que haciendo uso de desvíos, todavía podemos tener una especie de ventaja. Ya lo hemos planeado.”

“¡Tiene razón!” Las mejillas de Linea se sonrojaron, su voz temblando de emoción. Ahora se había hundido hasta lo más bajo. Sus ojos mientras miraba a Yuuto estaban rebosantes de adoración. Por eso no se había dado cuenta.

Yuuto rebosaba de una confianza superficial, pero su puño estaba apretado con preocupación. “Run… no te me mueras”, murmuró para que Linea no pudiera oír.

Como patriarca soberano, había enviado a su guerrera más fuerte porque ella era la mejor para la misión. Se negó a verlo como un error a estas alturas del partido. Pero en este mundo, Sigrun era una apreciada amiga de Yuuto. El corazón de Yuuto estaba destrozado por la posibilidad de que la estuviese enviando a una muerte segura.

Una voz firme, pero suave, hizo cosquillas en el lóbulo de la oreja de Yuuto. “Hermano Mayor, Run estará bien. Ella puede manejarlo.”

Aunque Felicia no debería haber podido escuchar sus murmullos, parecía como si sus ansiedades le hubieran llegado, y de inmediato, las lágrimas brotaron de los ojos de Yuuto, listas para derramarse. Este ayudante superior no parecía alguien a quien pudiera guardar secretos muy bien.

De pie de repente, puso sus labios cerca de la oreja de Felicia. “Yo… fui quien decidió que pelear sería la mejor opción. Sigo pensando que, para el Clan Lobo, esa fue la mejor elección, sin duda. Pero… si nos rindiéramos y entregáramos nuestra tierra, al menos todos estarían a salvo de la muerte.”

Sabía que, como el que había decidido que debía ir a la batalla, él era la última persona que debía decir algo así. Sus propias palabras le dieron ganas de vomitar. Aun así, la duda le estaba carcomiendo el corazón.

Incluso si se convertían en esclavos forzados a realizar trabajos duros, o si se les imponían impuestos cada vez más despiadados, sus vidas se convertían en verdaderas luchas, eso seguramente sería mejor que la muerte, pensó. Para proteger a la ciudadanía del Clan Lobo, había enviado a algunos de esos mismos ciudadanos a una muerte segura. ¿No estaba enviando a la gente a morir por capricho?

Cada vez que entraban en batalla, estas eran las inconsistencias que le venían a la mente.

“Hermano Mayor, no deseo la ‘vida pacífica’ de una esclava”, dijo Felicia, sus ojos se endurecieron con determinación. “Todos los demás aquí sienten lo mismo. ¿Quién en el mundo desearía que sus esposas, padres y abuelos, hermanos o hijos sufrieran experiencias tan dolorosas? ¡Todos los que se han reunido aquí lo han hecho para proteger a sus familias!”

“¿Todos los demás sienten… lo mismo que yo?”, repitió.

Eso no puede ser, resonó una voz de la razón en la esquina de la mente de Yuuto. No importaba lo difícil que fuera, tenía que haber alguien que sintiera que cualquier alternativa era preferible a la muerte.

Aun así, quería que alguien reconociera sus decisiones. Decir que no se equivocó.

Tratar de proteger a alguien aumentaba la probabilidad de que uno muriera. Para tomar una decisión sensata, tendría que disipar todas las dudas.

“¡Sí! ¡Eres nuestro soberano!” declaró Felicia. “Si nos dices que el blanco es negro, lo reclamaremos nosotros mismos; si nos dices que luchemos, lucharemos; si nos dices que muramos, moriremos. ¡Sí, para nosotros, usted es absoluto! Hace mucho tiempo, cuando compartíamos el Cáliz con usted, también le confiábamos nuestras vidas. Así que por favor… ¡úsanos como mejor te parezca!”

“… Dios, ser el soberano es un trabajo pesado después de todo.” exclamó Yuuto.

Era libre de hacer cualquier cosa. Se le perdonaría cualquier cosa. Ser soberano era una pesada carga. Quienquiera que dijera que la libertad y el deber iban de la mano, estaba diciendo las cosas como son.

***

¡Bwoooooo! ¡¡Bwooooooo!!

“Agh! ¡¿Otra vez?!” Yngvi maldijo al cuerno de guerra que estaba harto de oír. No había forma de que pudiera dormir profundamente así.

Desde el ataque inicial, durante tres días y tres noches, Yngvi y el Clan Pezuña habían recibido ataques intermitentes de las tropas a caballo.

Siempre era de noche cuando atacaban. Se deslizaban en la oscuridad y lanzaban su asalto.

Parecía que el enemigo sabía que se estaba haciendo sonar una alerta, así que no tuvieron la oportunidad de adentrarse en la formación como lo hicieron la primera vez.

Entraron rodando, levantando una nube de polvo, y tan pronto como supieron que el enemigo estaba allí, dispararon un montón de flechas, se giraron y se retiraron.

Esta vez fue lo mismo. Para cuando Yngvi los vio, ya habían comenzado su retirada, y poco después desaparecieron en la oscuridad.

“¡Cobardes! “¡Cada vez giran la cola y huyen!” Gritó Yngvi. “¡¿No pueden pelear de frente?!”

Perdiéndose por su ira, Yngvi pateó el tronco de un árbol cercano. Incapaz de reprimir su ira, dio un puñetazo.

Para hacer frente a los constantes ataques sorpresa, habían mantenido durante dos días una formación de batalla en la que las tropas del Clan Pezuña formaban un círculo alrededor de Yngvi, o lo que podría llamarse en el Japón actual una formación de batalla de “cuadrados y círculos”.

Gracias a esta formación, las bajas habían disminuido, pero la moral del Clan Pezuña había caído significativamente. Vivir en constante miedo y tensión, sin saber cuándo podrían ser atacados, sin poder bajar la guardia, sin poder hacer un contraataque, y siempre recibiendo un ataque… fue suficiente para fatigar el corazón.

Dicho esto, ya sabían que el enemigo se acercaba. No podían bajar la guardia ahora. Y era obvio que si vacilaban, el enemigo lo vería como una buena oportunidad y lanzaría un ataque.

Enviaron exploradores a patrullar, pero en la oscuridad de la noche, localizar al enemigo era difícil. Más que nada, el enemigo fue rápido.

Es cierto que, por ser fácilmente visible a la luz del día, el enemigo no atacaba durante ese tiempo, pero los soldados del Clan Pezuña estaban tan fatigados por los ataques nocturnos que tuvieron que hacer muchas pausas. La formación de batalla de “cuadrados y círculos”, que funcionaba tan bien contra el enemigo, no era adecuada para moverse. La velocidad de marcha del Clan Pezuña había disminuido notablemente.

Esta era justo la situación a la que Yuuto había estado aspirando. Las fuerzas del Clan Pezuña, que eran decenas de miles, estaban siendo jugueteadas por una fuerza de alrededor de cien.

“Por fin amanece, ya veo.” Yngvi miró soñoliento el cielo oriental, ahora teñido de un pálido carmesí.

Sus planes iniciales se habían retrasado mucho, pero finalmente llegarían a Fólkvangr antes del mediodía. Incluso si atacaban la fortaleza del Clan Cuerno y ponían fin a esos molestos ataques a caballo que les habían estado acosando durante días, aun así no podían tomárselo con calma.

La ira de Yngvi hasta este punto parecía una tortura interminable. Haciéndose votos a sí mismo en lo más profundo de su corazón, Yngvi volvió a su tienda y cerró los ojos.

Habiendo pasado la noche vigilando, no había dormido. Los soldados no podían hacer una demostración de poder con poco tiempo de sueño. Esperar la perfección era un hábito conocido de Yngvi.

Agotado, el sueño se apoderó rápidamente de él…

¡Bwoooooo! ¡¡Bwooooooo!!

El resonante sonido de los cuernos de guerra le despertó una vez más.

Durante estos últimos tres días, los ataques sólo se habían producido de noche, por lo que habían sido descuidados. Pero el enemigo no estaba actuando como se esperaba. Estaba irritado por su propia ingenuidad.

Yngvi gritó, espoleado por esa irritación, “¡¿Dónde están esta vez?!”

“¡Vienen de Fólkvangr! ¡Esta vez no son las tropas a caballo! Las estimaciones del enemigo indican que son al menos 3.000. ¡Pensamos que este puede ser el ejército real del enemigo!”

“¡Ja! Cambien a una formación cerrada. ¡Hazlo rápido!” Yngvi dio sus instrucciones con pánico.

La formación de “cuadrados y círculos” fue muy eficaz contra los ataques sorpresa que venían de todas las direcciones, pero débil contra un ataque que venía de una sola dirección. Si luchaban así, sufrirían grandes bajas.

Los soldados del Clan Pezuña eran altamente cualificados, y sus oficiales fueron sacados de lo mejor de lo mejor y colocados de acuerdo a sus fuerzas. En cualquier circunstancia normal, habrían tenido a sus soldados preparados en un abrir y cerrar de ojos.

Pero, con el estado actual del Clan Pezuña siendo uno tenso, justo cuando esperaban descansar al amanecer, finalmente se habían roto. Estaban fatigados por no poder dormir lo suficiente, y este fue el golpe final a su ya baja moral.

La reorganización de su formación de batalla tomó demasiado tiempo, y en ese ínterin, el ejército enemigo atacó, envuelto en una nube de polvo.

De esta forma, se levantó el telón de la batalla entre el Clan Pezuña y los ejércitos conjuntos de los Clanes Lobo y Cuerno.

Gritos y gritos de guerra resonaban sin parar desde ambos lados.

Ambos bandos lucharon con un ansia de sangre que impregnaba el campo de batalla, como la manifestación de sus corazones heridos. El campo de batalla rebosaba de signos de muerte, tanto que uno podía sentirlo en sus huesos.

Los ejércitos conjuntos del Clan Lobo y el Clan Cuerno organizaron sus tropas en una formación triangular, con las tropas del Clan Lobo como guardia central y las tropas del Clan Cuerno retrocediendo un poco en los flancos derecho e izquierdo. Era una formación parecida a la escama de un pez, perfecta para poner unas cuantas tropas al frente para atravesarla.

“¡Muy bien, sigue!” En la parte delantera del triángulo, Yuuto lideraba el ataque desde lo alto de su carro. Con un fuerte grito, alentó a sus tropas hacia delante, temiendo que su resolución se rompiese en cualquier momento.

Probablemente gracias a los esfuerzos de Sigrun, los soldados del Clan Pezuña estaban listos para huir, y con este ataque, muchos de ellos fueron incapaces de hacer frente. Con el vigor de su ataque, cortaron una franja recta a través de las fuerzas enemigas.

La batalla se ganaba principalmente a través de los números. Esto implicaba luchar cara a cara y manejar la derrota de frente. Pero la estrategia que Yuuto había empleado estaba causando disturbios.

Sun Tzu dijo que esta era una forma para que una pequeña fuerza derribara a otra más grande. “Si el enemigo se toma las cosas con calma, puedes acosarlo, si tiene comida, puedes matarlo de hambre, si acampa en silencio, puedes obligarlo a moverse.”

Esto coincidió con lo que Yuuto le había dicho a Linea en Fólkvangr: “Estar de pie en tu tierra esperando a los que están lejos, esperando a los cansados con comodidad, esperando a los hambrientos con el estómago lleno, es dominar la fuerza.” Este era un punto de vista importante de Sun Tzu.

Aunque no habían sido capaces de matar de hambre a las tropas, dos de cada tres no estaba mal. Aunque todavía había muchas tropas enemigas, no había casi tantas como antes.

Las fuerzas del Clan Lobo fácilmente eliminaron a los soldados del Clan Pezuña, disparándoles y derribándolos. Justo cuando Yuuto empezaba a sentir que esto se había convertido en una masacre unilateral, y que la victoria estaba asegurada…

“¡Hermano Mayor! ¡El Clan Pezuña ha recuperado el control de sus tropas!” Felicia llamó.

“¡Tch! ¿Ya? No debería esperar menos del hombre que construyó una nación tan grande en una generación.” Yuuto chasqueó su lengua.

Había planeado que aprovecharan su impulso inicial y despejaran las fuerzas enemigas, eliminando a los generales en el proceso, pero parecía que las cosas no iban a salir según lo planeado. El enemigo se había recuperado más rápido de lo que esperaba.

En un abrir y cerrar de ojos, el fervor del Clan Lobo se apagó. Yuuto, habiendo tomado el mando, se dio cuenta de que el lado del Clan Pezuña tenía el poder de hacerles retroceder.

“De alguna manera, parece que no seremos capaces de resolver esto a través de medios ordinarios.” Sintiendo que se avecinaba una dura batalla, Yuuto se mordió con fuerza el labio.

***

Por otro lado, rechinando los dientes, Yngvi sentía lo mismo.

Habían sufrido un mínimo de bajas en el caos al comienzo de la batalla, él había reunido a sus tropas y lanzado un contraataque, pero ya no sentía que la victoria estuviese garantizada. Pensar que estuvieron siendo atacados constantemente por un ejército tan pequeño.

Esto se debió probablemente a la fatiga de los días sin dormir y a la consiguiente disminución de la moral. Pero lo más importante es que…

“¡¿Qué son esas lanzas?!” Gritó Yngvi.

Igual que cuando lucharon contra el Clan Cuerno, el Clan Lobo blandió lanzas en estrechas formaciones que duplicaron su alcance. Los ataques del Clan Pezuña no podían alcanzar al enemigo, y el Clan Lobo aún podía lanzar un contraataque unilateral.

Si esta hubiese sido una simple batalla en la que los soldados de lanza larga sólo pudieran apuñalar hacia delante, sería fácil esquivar el ataque e ir a matar. Pero como había demasiadas lanzas reunidas, no había aberturas por las que pasar para atacar, ni forma de evadir los contraataques. Y eso no fue todo; atravesaron fácilmente los escudos de bronce del Clan Pezuña. Esos escudos no pudieron detener los ataques con la lanza. Esto fue, en verdad, lo más frustrante de todo.

“¿Podrían ser de hierro?” Se preguntó Yngvi.

Como era la Edad de Bronce, estas personas aún no sabían cómo refinar adecuadamente el hierro. Aun así, eso no significaba que no supieran lo que era el hierro. Habían encontrado hierro en meteoritos, que a su vez eran raros, pero a menudo contenían grandes cantidades del metal. En Yggdrasil, este metal firme que cayó del cielo y era infinitamente más resistente que el bronce fue atesorado durante mucho tiempo como joyas o dinero.

“Pero no podrían tener tanto…”, continuó frenéticamente. “¿Han encontrado una forma de fabricar hierro?”

Aunque era difícil de creer, esa era la única conclusión a la que podía llegar. El hierro era normalmente un material escaso que sólo se podía encontrar recogiéndolo de los meteoritos. Incluso un gran clan como el Clan Pezuña tenía muy poco. No podía imaginar a un clan empobrecido de las montañas poseyendo una cantidad tan grande.

“He oído que estos mocosos del Clan Lobo hicieron todos estos trucos extraños. Parece que eso era verdad. ¡Fascinante! ¡Realmente fascinante!” Yngvi no pudo reprimir la risa que había brotado y estallado desde dentro.

Seguramente fue gracias a estas armas que el Clan Lobo poseía que fueron capaces de enfrentarse y destruir al Clan Cuerno y al Clan Garra.

“Je je, realmente tengo buena fortuna. Esto significa que los cielos se han aliado conmigo.”

Con materiales tan impresionantes, el Clan Lobo podía matar a otros clanes más insignificantes. El corazón de Yngvi se hinchó con un respeto sin compromiso.

Si el Clan Pezuña estuviese equipado con armas de hierro, serían aún más poderosos y la fuerza militar suprema de Yggdrasil sería una amenaza aún mayor.

“Tal fuerza podría cambiar el mundo”, dijo con asombro.

Con la experiencia de cientos de batallas a sus espaldas, las palabras de Yngvi eran acertadas en su previsión.

Si se examina la historia antigua de Oriente, fueron los hititas los primeros que lograron refinar el hierro. Así, se convirtieron en un país que estableció una hegemonía y mantuvo el mundo de la Edad de Bronce a su alcance.

“Ahora bien, ¿qué hacemos?” Yngvi se mojó los labios y volvió a mirar una vez más para observar el campo de batalla.

Ciertamente, con las largas lanzas de hierro, el Clan Lobo era una amenaza. Aunque su número era inferior a 2.000, los guerreros de élite del ejército del Clan Pezuña que habían suprimido Álfheim no serían rival para ellos. Había una posibilidad real de que si el Clan Pezuña les atacaba de frente, podrían acabar con ese ejército de 10.000 hombres que poseen.

Dicho esto, fue un ataque frontal.

“¡Hmph! ¡Se han rendido!” Gritó Yngvi.

Sin duda, esos grandes rasgos eran aterradores cuando se enfrentaban frontalmente. Pensó que, una vez que regresaran a casa, forjarían una tropa usando armas similares. Sin embargo, con esa formación de batalla cerrada y una longitud considerable, no parecía en absoluto que las curvas cerradas funcionaran bien para ellos. Si se enfrentaran a sus enemigos desde un ángulo recto, podría ser problemático para ellos.

En otras palabras, si lanzaban un ataque desde el lado, las fuerzas enemigas no serían capaces de lanzar un contraataque decente.

Además de eso, el Clan Pezuña tenía sus quinientos carros muy apreciados. Si uno fuera a hacer números sólo por razones de poder militarista, el Clan Pezuña, que había masacrado a numerosos enemigos, obtendría una rápida victoria.

“¡Je je! Esta llanura de tierra que esos tontos han elegido será su perdición.”

Las grandes ruedas de los carros limitaban severamente sus movimientos.

La única debilidad del carro era el terreno en el que podía ser utilizado, pero eso no sería un problema aquí.

Un general tan experimentado como Yngvi sabía lo suficiente como para enviar a un espía a hacer una investigación preliminar del territorio del Clan Cuerno para que pudiesen planear la ruta que mejor demostrase el poder de sus carros.

Cabalgando en su carro favorito, Yngvi se rió sin miedo. “¡Terminaré esta batalla con mis propias manos!”

***

Mientras su patriarca soberano se dirigía al frente, los soldados del Clan Cuerno dieron un grito de guerra.

“¡Increíble! ¡Podemos ganar esta batalla!” Dijo Linea, mientras las tropas del Clan Lobo atravesaban la vanguardia con un avance constante.

Sus fuerzas habían sufrido una vez mucho a merced de los lanceros. Si alguien sabía la amenaza que representaban, era ella.

Era exactamente por eso por lo que sabía que su clan no tenía aliados más fiables que ellos.

“¡Un ataque viene del lado izquierdo del enemigo!”, dijo. “¡Ahí está!”

Su cuerpo tembló.

Linea había experimentado recientemente una serie interminable de derrotas. Se dijo a sí misma que no era el momento de preocuparse por si era digna de comandar sus tropas, y se esforzó por superar sus dudas.

Antes de que empezase la batalla, Yuuto le había dicho a Linea que la unidad de lanza larga era débil ante un ataque lateral. Había pasado tan poco tiempo desde que ella se había convertido en su subordinada, así que las cosas que su hermano mayor 0compartió con ella dejaron una profunda impresión en su corazón. Ella quería estar a la altura de sus expectativas. De hecho, había hecho un voto de hacerlo.

“¡Uwah!”

Pero todos esos sentimientos se desvanecieron como polvo en el viento cuando vio la magnitud de las fuerzas enemigas.

Linea tenía mucha experiencia en el campo de batalla. Incluso cuando se enfrentó a la unidad de lanza larga, su corazón ardió de odio pero nunca se congeló de miedo.

Un gran número de caballos, cada uno varias veces más grande que un humano, avanzaron, sus movimientos causaron temblores en la tierra. Su abrumador tamaño provocó una verdadera ola de terror.

Parecía que sus propios soldados sentían lo mismo. Estaban perdiendo los nervios al ver el carro acercarse con una nube de polvo.

“¡Manténganse fuertes y firmes! ¡Si podemos detenerlos, la victoria será nuestra!” Linea gritó con todas sus fuerzas, pero sus palabras no llegaron a sus soldados.

Los soldados del Clan Cuerno habían caído en un completo estado de pánico. Habían perdido antes de que empezara la batalla.

“¡¡Uwaaaaaaaaaaaagh!!”

“¡¡Eeeeeeeek!!”

En el momento en que los dos ejércitos se enfrentaron, surgieron gritos desde el frente.

La unidad de carros muy fácilmente y sin resistencia rompió las primeras líneas y partió las fuerzas del Clan Cuerno a la mitad.

En el centro de la vanguardia, aunque chocante, estaba lo que parecía un gigante. Girando alrededor de una lanza gigante sin restricciones, era como un demonio enfadado, derribando a las tropas del Clan Cuerno con ataques viscosos.

Como en respuesta, los soldados del Clan Pezuña soltaban gritos de guerra que parecían sacudir el suelo, como si tratasen de levantar su propia moral.

“¡No hay forma de que podamos ganarles!” Linea rechinó los dientes desesperada.

Más que su propia muerte, Linea temía no poder proteger a todos. Aunque ella había hecho todo lo que estaba en su poder, la dura verdad, es que en realidad era impotente, había quedado al descubierto para que todos la vieran. Sus amados subordinados estaban siendo silenciosamente convertidos en cadáveres, uno tras otro.

“Sálvalos… por favor, sálvalos a todos, ¡Hermano Mayor!” Linea suplico al aire.

14

“¡¿Aún van a ir?!” Yuuto se mordió el labio, mirando el punto muerto con una mirada sombría en sus ojos.

El enemigo no era tonto. Para no tener que enfrentarse de frente a las lanzas largas, las primeras líneas se habían puesto a la defensiva, mientras lanzaban un ataque con flechas desde atrás.

Poco a poco, los soldados del Clan Lobo empezaban a sufrir bajas. Estaba claro que, aunque habían causado al enemigo muchas más bajas, si continuaban sufriendo daños de este tipo, estarían en desventaja sólo por el número de tropas.

“Hermano Mayor, las tropas del Clan Cuerno en nuestro flanco izquierdo están siendo atacadas por carros.” Felicia llamó.

“¡Parece que han descubierto nuestra debilidad!” Yuuto se quejó.

Esta era la primera vez que el Clan Pezuña había experimentado las tácticas especializadas del enemigo. Y en ese pequeño período de tiempo, se habían dado cuenta del punto débil de las tropas de largo alcance y cambiaron sus estrategias en consecuencia. La capacidad de llegar a tal conclusión en medio de todo el caos y de lanzar un contraataque tan pronto fue verdaderamente admirable.

Yuuto no pudo evitar llamar excepcional al general enemigo. Era realmente un oponente problemático y difícil de combatir.

“Pero en este juego de tácticas… Parece que soy el vencedor. Pero hice trampa”, dijo Yuuto, las comisuras de su boca temblando en una sonrisa.

Le vino a la mente una parte diferente del pasaje que había recitado de Sun Tzu. “Al ofrecerle ventajas, puede hacer que el enemigo se acerque por su propia voluntad.”

En otras palabras, puedes hacer que el enemigo se te acerque por su propia voluntad, exactamente de acuerdo a tus planes, siempre y cuando los engañes para que piensen que tienen algo que ganar con ello.

Habiéndose enfrentado a la amenaza de las tropas de largo alcance, el enemigo estaría seguro de descubrir su punto débil, y entonces lo atacarían. Lo habían hecho con la fuerza más fuerte en este período de tiempo, los carros.

Así que, ese sería el momento y lugar perfecto para tender una trampa.

En la guerra, bajar la moral del enemigo era esencial. Uno necesitaría aplastar aquello en lo que el enemigo puso su fe hasta que no quedara nada. Los ataques mentales eran de gran importancia.

Si un enemigo perdiera su último rayo de esperanza, incluso un ejército de decenas de miles sería degradado a una turba gigante. Y si eso pasaba, la multitud ya no sería enemigo del Clan Lobo.

¡Ve, Run! Pensó Yuuto. ¡Destrúyelos!

***

Así que finalmente sacaron los carros. Comiendo una barra de pan, Sigrun estaba inspeccionando el campo de batalla desde un bosque a lo lejos.

La unidad Múspell, liderada por Sigrun, permaneció escondida en el bosque a poca distancia de Fólkvangr para descansar para su siguiente día — o noche —  de batalla.

Así como el Clan Pezuña había sido constantemente llevado al agotamiento con ataques sorpresa, la unidad Múspell tuvo que atacar a una fuerza abrumadoramente más poderosa una y otra vez, día y noche. También era agotador para ellos.

Si su escondite fuera descubierto y rodeado, las cosas habrían terminado allí. Uno debe estar atento en todo momento, no sólo durante la batalla.

Además, esta estrategia se basaba en gran medida en la velocidad, por lo que tenían que estar preparados para actuar en cualquier momento. Las raciones que habían transportado se habían agotado rápidamente, por lo que habían sobrevivido gracias a los alimentos adquiridos localmente. Yuuto del Clan Lobo había advertido que el pillaje era inaceptable; por lo que se usaban pepitas de plata a cambio de comida.

Dado que el Clan Cuerno se beneficiaba de las fértiles tierras a lo largo de la cuenca del río Körmt, esperaban poder encontrar alimentos y provisiones a lo largo de las orillas del río, pero como no estaban familiarizados con la tierra, encontrar aldeas había resultado ser difícil. Apenas se habían tomado algo que se pareciera a un descanso real, así que la unidad Múspell estaba aún más exhausta que el Clan Pezuña.

“Parece que se dieron cuenta”, exclamó Sigrun, en parte con admiración.

Si a un enemigo se le debían elogios por su fuerza o astucia, entonces les rendiría el debido respeto. Esa era la forma en que un verdadero soldado como Sigrun manejaba las cosas.

La unidad de carros se movía alrededor del campo de batalla y no a través de él. La razón de ello era clara. Era para que pudieran superar a los soldados de infantería y girar para lanzar un ataque lateral sobre la unidad de alcance largo.

Incluso tras el ataque sorpresa de Sigrun, los soldados habían sido capaces de calmarse rápidamente. Por eso, su primer plan para aprovechar el caos y quemar suministros enemigos no había podido dar fruto.

Quizás era el resultado de su experiencia, pero el general que lideraba el Clan Pezuña era sorprendentemente hábil para hacer frente a estas situaciones inesperadas. Los soldados seguramente tenían gran fe en él. Simplemente dar órdenes a los soldados cuando en tal estado de confusión no era suficiente para traerlos de vuelta. Si no fueran abordados por alguien con la dignidad y el carisma adecuados, no funcionaría.

Todo lo que Sigrun pudo hacer al final fue chasquear su lengua con asombro. “Pensar que sería capaz de guiar a un gran general así por la nariz tan fácilmente.”

Una risa un poco despreciativa resbaló de sus labios.

Naturalmente, no tuvieron tiempo para que Yuuto hiciera planes minuto a minuto para esta batalla en particular. Había oído de antemano los detalles de Yuuto: la debilidad de la unidad de lanza larga, el hecho de que el enemigo probablemente enviaría una fuerza separada para lanzar un ataque lateral contra esa debilidad, y cómo hacer frente a ese resultado.

“¡Muy bien, por fin es mi turno!”

Casi en el mismo momento en que la unidad del carro chocó con las tropas del Clan Cuerno, surgió humo de la unidad principal del Clan Lobo. Era la señal para que la unidad Múspell cargara.

Sigrun se dio la vuelta e instó a los soldados que habían luchado durante tres días y tres noches a cargar hacia delante: “¡Ahora, todos, prepárense para el último empujón!”

Todos sus rostros estaban llenos de sombras de cansancio, pero en un abrir y cerrar de ojos, el espíritu de lucha repentinamente rebosaba en sus ojos. El esfuerzo desperdiciado puede duplicar la fatiga, pero ver buenos resultados puede otorgarle a uno un vigor que elimina la fatiga. El esfuerzo de la unidad Múspell había dado sus frutos, y su moral nunca había estado más alta.

El corazón de Sigrun se calentó por lo confiables que eran todos. “¡La victoria depende de lo que hagamos aquí ahora! ¡Mostrémosle a las tropas del Clan Pezuña el terror de nuestro asalto, y el verdadero botín del Valhalla!”

“¡¡¡Ohhhhh!!!”

Sigrun lanzó la lanza que ella sostenía en el aire, y los soldados lanzaron un grito de guerra tan grande que hizo temblar el aire.

Dentro de Sigrun, la Devoradora del Hachi de la Luna respondió al grito de guerra, y ahora llevaba una feroz sonrisa, igual que un lobo hambriento.

Cierto, era una guerrera cuyo único talento para ofrecer a su señor era su habilidad para luchar. En tiempos de paz, ella podía hacer poco para ayudarlo. Pero fue específicamente por eso, que ahora más que nunca fue la oportunidad perfecta para servirle.

“¡Unidad Múspell, ataquen!”

A tiempo con su orden, Sigrun pateó a su caballo favorito y corrió hacia delante.

Sus subordinados la siguieron. La caótica manada de feroces tropas del Clan Lobo salió del bosque y rápidamente se subieron a la parte trasera de la unidad del carro.

***

“Ngh! ¡Ellos de nuevo!” Yngvi gruñó con disgusto.

Justo cuando el Clan Pezuña había lanzado su ataque sorpresa, se encontraron con otro ataque sorpresa. Habían terminado en una especie de formación de pinzas. La magnitud de esta desgracia seguía ardiendo en su cuerpo.

Habían sido engañados por el enemigo. El odio que sentía llegó hasta sus huesos.

“¡Teniente Asistente! ¡Maneja las tropas delanteras del Clan Cuerno! ¡Me las arreglaré con esos mocosos de allí!”

Dejando la retaguardia a las multitudes de soldados supervisados por el Teniente Asistente, Yngvi hizo estallar su orden sonora y rodeó su carroza sobre los soldados a caballo.

Las fuerzas del Clan Cuerno, que habían liderado la carga inicial, ya habían perdido hace tiempo su espíritu de lucha. Ya no eran una amenaza.

“¡Sacaré toda la rabia que he acumulado sobre ustedes, idiotas, aquí y ahora!”

Estos enemigos se habían negado a luchar frontalmente, simplemente eligiendo huir de él cada vez. Si venían a matar, entonces esta era la oportunidad que había deseado.

Las tropas de larga duración seguían siendo una amenaza, pero con la movilidad de los carros, las cosas seguramente saldrían bien. Ahora mismo el instinto nacido de sus años de experiencia militar le decía que la verdadera amenaza que debía vencer no era otra que esta fuerza de soldados a caballo.

Y sin embargo, lo que se desarrolló aquí habría sido increíble para Yngvi si no lo hubiera visto él mismo.

Las tropas a caballo pasaron por delante de él, yendo el doble de rápido que los carros, subiendo por su lado. Impulsados por la velocidad a la que se movían, sus lanzas golpeaban las ruedas de los carros una tras otra.

Los carros estaban formados por un carruaje de madera que asentaba a dos hombres grandes como máximo, y estaban sostenidos por dos ruedas. Podrían soportar una gran carga. Pero al golpear las ruedas de los carros interrumpió su movimiento, desequilibrando los carros y volcándolos, uno tras otro, sobre sus costados.

“¡Gagh!”

“¡Gyagh!”

Los soldados arrojados desde numerosos carros eran apuñalados con lanzas o aplastados por caballos que venían en dirección contraria.

No hace falta decir que el carro era el arma más fuerte que existía en Yggdrasil. Viendo los abrumadores logros que habían conseguido contra las tropas del Clan Cuerno, eso era obvio.

Pero eso se limitó a esta era solamente. En otros 1.000 años, el carro reinará hasta que sea expulsado del campo de batalla mundial por la aparición de la caballería.

En términos de pura mano de obra y habilidad, las fuerzas del Clan Pezuña tenían la ventaja, ya que tenían los carros y podían moverse más rápidamente. Por otro lado, desde su creación, la unidad Múspell se había entrenado específicamente para combatir con carros. Fue un desarrollo que hizo la diferencia en la capacidad más bien unilateral.

Se decía que la unidad de carros del Clan Pezuña, que se había jactado de ser imbatible en Álfheim, siempre lideraba una batalla unilateral contra la que ningún enemigo podía lanzar un contraataque. Aunque muchos se opongan a ellos, siempre han tenido la movilidad de su lado.

Por esa situación los tenía tan atascados.

Uno de los jinetes del Clan Lobo llamó a Yngvi, que había tomado posición en el centro de sus carros. “¡Con ese atuendo, usted debe ser uno de sus generales! ¡Bueno, tu cabeza será mía para reclamarla!” Preparó una lanza, y atacó a Yngvi.

“Vaya, qué sorpresa…” Murmuró Yngvi.

Cuando alguien con tanta experiencia como Yngvi veía a una persona preparar su arma, podía tener una idea de lo que ese hombre era capaz de hacer. Se sentía como si esta persona fuera una luchadora talentosa, ni más ni menos. No podía entender cómo había evitado caerse mientras giraba una lanza a caballo.

“¡Toma eso!” La lanza del jinete apuntó a las ruedas del carro de Yngvi y se balanceó.

Pero Yngvi ya había presenciado ese ataque antes.

¡Clang!

La lanza de Yngvi repelió la lanza del caballero lejos de las ruedas de su carro.

Si sabía de donde venía el ataque, esa hazaña era fácil para él.

“Niño petulante”, llamó. “Conoce a tus superiores. ¡Los de tu calaña nunca serán rivales para un Einherjar como yo! ¡Esgrimo Gullinbursti, el Jabalí Dorado que tira del carro!”

Yngvi puso todo lo que tenía en ambos brazos, moviendo su lanza hacia arriba con fuerza. Con el peso de ese ataque, lanzó la lanza del caballero al cielo. Esta fuerza física anormal era el poder de Gullinbursti. Entonces Yngvi usó su golpe de seguimiento para degollar al caballero.

“¡Nagh!”

Una débil voz emanó de él cuando la sangre brotó de su cuello, y el hombre cayó sin fuerzas al suelo. El caballo, habiendo perdido a su amo, comenzó a mirar a su alrededor con pánico.

“¡Christoph! ¡Bastardo!” En ese momento, una niña miró fijamente a los ojos de Yngvi, enfurecida porque había matado al subordinado con el que había entrenado durante tanto tiempo.

Era una belleza, con llamativos cabellos plateados que se arrastraban tras ella. Claramente no era apta para el campo de batalla. Pero sus ojos eran diferentes a los de las mujeres en el cuarto trasero de su palacio. Estos no eran los ojos de una mujer. Eran los ojos de un animal feroz que, si uno se acercaba sin estar preparado, lo mataría a golpes.

Durante los ataques nocturnos, Yngvi no había sido capaz de distinguir los rostros de lejos, sólo los ojos, pero la forma en que esos ojos y su pelo plateado brillaban a la luz de la luna había dejado una impresión en él. Había visto las flechas que ella había lanzado golpeando a varios de sus subordinados. Esta vez, podía ver claramente su ferocidad en el campo de batalla. Era claramente más fuerte que cualquiera de los otros soldados.

“¡Pequeña!”, dijo. “¡Así que tú estás a cargo de esta unidad!”

“¡Claro que sí! ¡Yo soy el Einherjar de Hachi, el Devorador de la Luna! ¡Soy el Mánagarmr, Sigrun! Veo que tú también eres un guerrero de élite. ¡Así que dame tu nombre!”

“Un perro de montaña como tú debería haber oído mi nombre hace mucho tiempo. ¡Soy el patriarca soberano del Clan Pezuña y el gobernante supremo de todo Álfheim, Yngvi!”

“¡Ohhh, entonces con tu derrota, habremos ganado esta batalla, entonces!”

“¡Olvídalo! ¡Sin ti para guiarlos, tus tropas a caballo caerán rápidamente en el desorden! Te arrancaré la cabeza de los hombros”, gritó con voz resonante.

“Interesante. Tómame, si crees que puedes”, gritó ferozmente.

Sigrun cargó. Cuando se cruzaron, Sigrun apuntó con su lanza a la parte superior del hombro de Yngvi y golpeó. A diferencia del caballero de antes, ella era mucho más rápida. Su velocidad era tan rápida, que era un ataque que uno podría haber llamado divino.

Sin embargo, este era Yngvi, el héroe del Clan Pezuña que había derrotado a más de cien luchadores enemigos con sus propias manos. Podía ver fácilmente el movimiento de la lanza. Un sonido agudo se escuchó cuando las dos lanzas chocaron.

El que salió volando era el de Yngvi. Golpeó la pared del carruaje con fuerza.

No se decidió por una diferencia en la fuerza física en bruto, sino por una diferencia en la velocidad. Había una gran diferencia en la velocidad de un caballo que llevaba sólo una niña pequeña frente a la velocidad de dos caballos destinados a llevar un carro con dos hombres grandes dentro. Esa velocidad afectó el impulso y el impacto de sus ataques.

Tras pasar junto al carro de Yngvi, Sigrun tiró con fuerza de las riendas de su caballo. Tal vez en estado de shock, las patas delanteras de su caballo se levantaron.

“¡¿Qué es esto?!” Yngvi solo podía verlo como magia negra, la forma de su caballo en esa postura mientras se agarraba a su arma sin soltarla, todo sin caerse.

Lo que le sorprendió aún más fue como esta vez, ella tiró de la rienda hacia la derecha y, en un instante, se volvió para perseguir el carro de Yngvi.

Estaba cautivado por su habilidad para manejar el caballo. Si no hubieran estado en el tipo de situación en la que estaban, él la habría invitado fácilmente a que se convirtiese en su subordinada.

Aun así, este era el campo de batalla. No había tiempo para pensamientos tan frívolos.

Agarró el borde del carruaje, se levantó a sí mismo, agarró su lanza y la preparó apresuradamente.

El carro en el que viajaba aún estaba en medio de una curva. Él había encontrado la movilidad de los carros tan confiable hasta ese momento, pero ahora, viendo la armonía entre el caballo y el jinete antes, él no podía evitar sentirse lento en comparación.

“¡Prepárate!”, gritó.

“¡Esto no es nada!” Rugió.

Al ser atacado una vez más por la lanza, Yngvi se apoyó poniendo una pierna en la pared del carruaje, dejando caer su centro de gravedad, y luego devolvió el golpe.

Los ojos de Sigrun se llenaron de asombro. Ella probablemente no esperaba que él evitara un golpe tan crítico.

“¡Ng! Esa fuerza, esa pigmentación — ¿eso significa que tu arma está hecha de hierro?”

“¡Hmph! ¡No son los únicos con armas de hierro!”

Sin duda, el hierro era un metal escaso, y por lo tanto tenía cinco veces el valor del oro. Pero como alguien que se había convertido en el soberano de un clan importante como el Clan Pezuña, era natural que Yngvi hubiese entrado en posesión de algunos para sí mismo. Esta lanza había estado con él durante diez años, protegiendo su vida y sirviendo como un compañero de confianza en la batalla.

Después de eso, los dos guerreros detuvieron sus caballos y continuaron el rápido intercambio de golpes.

Debido a la ferocidad de su batalla, los soldados cercanos de ambas fuerzas armadas no se atreverían a acercarse para ayudar. Cualquiera que no pudiera entrar hábilmente en la refriega, probablemente se vería arrastrado por la avalancha de golpes, posiblemente muriendo en vano en medio de la furia de las ofensivas.

Se enfrentaron durante mucho tiempo, su batalla terminaba constantemente en lo que parecía un empate, desequilibrando a ambos.

Su velocidad era casi igual. Pero había una diferencia lamentable en su fuerza física.

En general, tener un punto de vista superior en la batalla era ventajoso. Naturalmente, atacar desde arriba añade peso al golpe. Teniendo todo eso en cuenta, era Sigrun quien estaba en desventaja.

Con el paso del tiempo, la desventaja unilateral de Sigrun se hizo cada vez más evidente. Cuando se movió para atacar, tuvo que lanzar su lanza hacia arriba en un arco. Yngvi había estado esquivando la mayoría de sus empujes hasta este punto, dejándola apuñalada en el aire. Le resultaba difícil compensar y mantener su postura al detener sus ataques. Cayó hacia atrás, perdiendo el equilibrio.

Yngvi no tenía intención de dejar que la oportunidad se le escapara. Hizo todo lo posible para lanzar el golpe final, y aprovechó la oportunidad para un ataque de todo o nada.

“¡Haah!”

“¡Ungh! ¡¿Qué?!”

Sigrun usó su divina velocidad para reaccionar y giró su lanza verticalmente, bloqueando su ataque. Sin embargo, era demasiado ligera. Su cuerpo fue lanzado al aire.

En ese momento, Sigrun tiró su lanza a un lado, trató de agacharse y rodar mientras golpeaba el suelo, para difundir el impacto de ser arrojada de su caballo. No era algo en lo que pensara. Aunque era joven, sólo seguía la intuición que había desarrollado a partir de tanta experiencia en el campo de batalla.

“¡Tch!”

Usando el ímpetu de ser lanzado, Sigrun se recuperó rápidamente. Ella había practicado muchas veces, aunque eso no significaba que no hubiera ningún impacto. Su cara se retorció de dolor. Si hubiese caído de espaldas, no había duda de que la lesión habría sido tan grave que no habría podido moverse durante algún tiempo. Sin embargo, era obvio que había sido acorralada en una situación muy desventajosa.

“Supongo que esto significa que yo gano.” Las comisuras de la boca de Yngvi se movieron hacia arriba mientras volvía a girar la punta de su lanza hacia Sigrun.

Parte de su habilidad era ser capaz de calcular la ofensiva y la defensa basándose en un cálculo rápido de sus fuerzas contra las debilidades de un enemigo. Era algo que había perfeccionado durante los veinte años que había pasado en el campo de batalla.

“Realmente tienes una gran habilidad, pequeña… no, héroe del Lobo Sigrun. Si hubieras nacido cinco años antes, el resultado de nuestro conflicto habría sido el contrario.”

Para Yngvi, este fue el mayor cumplido posible. Después de todo, es tan arrogante como un rey, estaba insinuando que Sigrun tenía la capacidad de ser incluso más grande que él.

Los que tienen fuerza deben liderar, y los que no la tienen deben seguir. La supervivencia del más apto. Era la ley primaria de este mundo, Yggdrasil. El propio sistema de clanes se basaba en la misma idea. Yngvi fue un ejemplo perfecto de esto.

Había tratado a los débiles como esclavos sin ningún valor en su reino, haciéndolos trabajar sin corazón hasta los huesos y tratándolos como si no fueran humanos, y sin embargo, si se enfrentaba a una persona fuerte, incluso como enemigo, les mostraría respeto.

Sigrun miró a Yngvi en silencio. Sus ojos afirmaron que, aunque la situación era desesperada, no había perdido su espíritu de lucha.

Yngvi también se recuperó. Aunque ambos eran fuertes, Yngvi tenía la ventaja de la experiencia. Y la diferencia entre ir a pie o en carroza era grande.

Más que cualquier otra cosa, el espacio era vital en una batalla. Y sin su lanza, todo lo que le quedaba era una espada en su cinturón. Tratar de llegar a Yngvi, que estaba en el carruaje del carro, sería difícil. Sólo había una posibilidad entre diez mil de perder. Pero él sabía por años de experiencia que, sin importar cómo respetara a un oponente, no podía escatimar negligencia. Un jabalí herido se volvería aún más vicioso.

“Esta es la primera vez en mucho tiempo que he tenido una batalla tan apasionante”, dijo. “¡Que nos volvamos a encontrar en el Valhalla!”

Yngvi corrió hacia Sigrun con su carroza.

Aunque sentía que no se atrevía a aplastar a un guerrero así, también sabía que era la etiqueta de un soldado sacar a otro de su miseria. Yngvi clavó su lanza con todas sus fuerzas en el corazón de Sigrun.

“¡¿Qué?!”

Al segundo siguiente le sucedió algo que ya había sucedido en numerosas ocasiones en esta campaña — una visión que se desplegó ante él y que le hizo dudar de lo que estaba viendo.

La lanza de Yngvi era un arma invencible que le había ganado muchas batallas, destruyendo cualquier número de armas y garantizándole la victoria. Los soldados del Clan Pezuña creían sinceramente que los propios cielos le habían concedido a Yngvi esa lanza.

La punta de esa rara arma refinada de hierro sacada de un meteórico cayó cortada como si fuera mantequilla.

La chica que tenía ante él tenía una extraña arma que tenía el mismo color plateado que su pelo. Era un arma como la que Yngvi nunca había visto en su larga vida militar. Era una espada, pero de un solo filo. La hoja tenía una suave curvatura, tenía un extraño y hermoso patrón a lo largo de su longitud, como olas de líneas blancas. No sólo eso: tantas veces como la hoja pudo haber sido usada, no había ni un rasguño en ella.

“¡Jaaaa!” Con un fuerte grito, Sigrun se levantó del suelo y saltó al aire. Ella sostuvo esa misteriosa y bella arma en alto sobre su cabeza, luego la giró hacia abajo.

“¡¡Ngh!!” Inmediatamente, Yngvi cogió la espada que tenía atada a su costado para detener el golpe. Aunque hasta ese momento siempre había preferido luchar con su lanza, esta espada también era una hoja poco común hecha de hierro de meteorito refinado.

Ni siquiera eso fue suficiente para detener la espada de su enemigo, con gran fuerza se abrió paso a través de su espada y se hundió en la parte superior de su hombro.

Con un corte, el horrible sonido de la carne siendo cortada llegó a sus oídos.

15

“Te devolveré tus palabras de antes, héroe del Clan Pezuña”, dijo ella. “Si no tuviera a mi Padre, el resultado de nuestro conflicto habría sido el contrario.”

Todavía sosteniendo su espada en alto, Sigrun se postró sobre una rodilla mientras aterrizaba en el suelo. En su mente parpadeaba el momento en que, a pesar de tener una clara ventaja sobre su caballo rápido, había sido vencida y tirada al suelo. Era desconcertante, pero en ese momento había perdido la batalla como luchadora. Lo que finalmente había revertido el destino de su duelo era simplemente la diferencia en la calidad de sus armas.

“¡Uwaagh! Nuestro soberano ha sido derribado.”, gritó un soldado.

“¡No puede ser! ¡¿Nuestro soberano?! ¡No por esa niña!”

“¡Retirada! ¡Sin el soberano, no podemos ganar!”

“¡¡Eeeeyagh!!”

Los soldados del Clan Pezuña emitieron gritos de dolor. Fueron arrojados al completo caos a la muerte de su soberano, que había sido alabado como el más fuerte.

Los demás carros del Clan Pezuña se giraron con pánico y se fueron corriendo.

Yngvi realmente había sido el gran hombre responsable de mantener unido al Clan Pezuña. Las palabras del soberano habían sido ley: “Sigue al soberano, y la victoria es tuya.” Se podría decir que lo que había atraído a los miembros del Clan Pezuña hacia él era una devoción casi religiosa.

En otras palabras: él había sido la fuente de su firme estructura durante la batalla, pero ahora que se había ido, su estructura se había vuelto bastante frágil.

“Ngh… Ouch!” Sigrun se tambaleó mientras intentaba ponerse en pie, arrugando su cara por el agudo dolor en su pie izquierdo. Cuando se había caído del caballo, su pie se había enganchado en la correa, y lo había torcido.

Sigrun confirmó que Yngvi se había caído de su carro por ese ataque. Mirando a su alrededor, lo encontró rápidamente.

Arrastrando la pierna, se acercó a él y le miró a la cara.

“¿Qué es esa arma…?” De alguna manera, Yngvi aún tenía aliento en sus pulmones. La runa de Gullinbursti, el Jabalí Dorado que Tira del Carro, debe haber cedido una fuerza física extraña.

Sin embargo, su pecho estaba teñido de rojo con mucha sangre y la sombra de la muerte estaba eclipsando su rostro. Cualquiera podría decir claramente que no viviría mucho más tiempo.

Antes de ir a la batalla, el plan podría haber sido cogerle vivo, pero al final, Sigrun no se dio ese lujo, por lo que tuvo que tomar la decisión de sentenciarle a una ejecución pública.

Habló Sigrun, empujando el arma que tenía ante Yngvi. “Aparentemente se llama nihontou*. Mi padre teme que no sea nada parecido a lo que hizo su verdadero padre.”

<<Traductor Endless: La espada japonesa (日本刀 Nihonto) es uno de los varios tipos de espadas artesanales provenientes de Japón. Hay muchos tipos de espadas japonesas que se pueden diferenciar por características como el tamaño, la forma, el ámbito de aplicación y el método de fabricación. Algunos de los tipos más comunes y conocidas de espadas japonesas son la katana, la wakizashi y la tachi.>>

En el área entre dos cordilleras que formaban el territorio del Clan Lobo, habían sido capaces de encontrar arena de hierro de alta calidad en el suelo. Luego habían refinado la arena de hierro en un horno, un método de refinación específico de Japón y luego utilizaron el acero resultante, templándolo y refinándolo, una y otra vez, en una hoja tan afilada que podía cortar el hierro en las manos correctas.

Incluso antes de que tuviese la edad suficiente para saber lo que estaba pasando, Yuuto había visto a su padre trabajar. Toda la operación había sido quemada en el interior de sus párpados. Había estudiado el horno una y otra vez. Esas experiencias le habían sido de gran ayuda.

Era algo en lo que él e Ingrid, el maestro de la forja, habían pasado medio año trabajando, dándolo todo por crearlo.

“Entonces… ¿estás diciendo que hay mejores armas… que esa?” Yngvi jadeó. “El mundo es tan… -tos-… tan vasto. Me hubiera gustado tener uno yo mismo… -toser-… pero no parece que eso vaya a pasar ahora. Aun así… si tengo que morir a manos de un guerrero como tú… entonces… ¡Yo… estar… sati…!”

“También siento mucho orgullo de poder cruzarme con alguien como tú. Nos volveremos a encontrar en el Valhalla.”

“¡Hmph!” Yngvi sonrió satisfecho y por fin cerró los ojos.

Estos fueron los momentos finales del poderoso hombre que había comandado al pueblo de Álfheim.

Sigrun clavó su espada en el suelo y luego bajó suavemente su cabeza. Estaba expresando sus condolencias por la muerte de un guerrero.

Después de un periodo de silenciosa oración, Sigrun una vez más levantó la espada del suelo y la empujó hacia el cielo.

El soberano del Clan Pezuña, Yngvi, había sido asesinado por el Sigrun del Clan Lobo.


Anterior | Index | Siguiente