En el momento en que la inundación se calmo, Yuuto hizo que sus ejércitos avanzasen más hacia los dominios del Clan Relámpago.

Con casi la mitad de sus soldados muertos, y con el destino de su patriarca incierto, eran tan buenos como derrotados y apenas podían ser llamados un “ejército”. Al ver las filas organizadas del Clan Lobo, la mayoría de ellos simplemente se dispersaron y huyeron.

Aunque Yuuto era un pacifista de corazón, no era lo suficientemente ingenuo como para asumir una política de defensa no agresiva.

La guerra no fue barata.

Había el costo de las armas y la armadura para cada soldado, la preparación de artículos fungibles como flechas y, por supuesto, las inmensas cantidades de alimentos que se consumían mientras marchaban hacia adelante y hacia atrás. Todo tenía un precio. Obviamente, algunos no volvieron con vida, lo que exigía compensaciones a sus familias. La victoria también costaba dinero, ya que era necesario recompensar a los que ayudaban a conseguirla, sobre todo porque había prohibido el saqueo. Estaba lejos de ser un negocio filantrópico.

Yuuto no tenía intención de hacer la guerra él mismo, pero si se hacía la guerra contra él y tenía que gastar dinero en la defensa de sus tierras, tenía que elegir entre permitir que su nación se empobreciese gradualmente o encontrar formas de alcanzar el punto de equilibrio, y su pueblo ciertamente no aprobaría lo primero.

De hecho, antes de que Yuuto se hubiese convertido en patriarca del Clan Lobo, había estado al borde de la destrucción exactamente porque estaba constantemente a la defensiva. No tenía intención de repetir ese error.

Después de que su ejército se había dispersado y expulsado a las tropas del Clan Relámpago que quedaban, Yuuto conquistó tres fuertes con casi ningún derramamiento de sangre, poniendo los pueblos y aldeas locales bajo su mando.

Lo que siguió fue un regreso triunfal a Iárnviðr. Después de eso, le informó a Mitsuki que estaba bien, y un rato después, decidió salir a escondidas a la ciudad y pasar un buen rato.

Hacía un año que no caminaba por las calles con sus propios pies. Como patriarca y héroe del Clan Lobo, siempre se convertiría en el centro de atención, haciendo que la gente se postrase ante él, y no se sentía cómodo con eso.

No ayudó que su aparición destacara entre la gente de Iárnviðr. Aunque podía esconder su pelo negro puro con capucha, no se podía decir lo mismo de los ojos, y aunque tenía un poco de bronceado, el tono marfil de su piel, único en su raza, seguramente atraería la atención de la gente.

Yuuto tomó la mano de Kristina mientras caminaba. —Hombre, gracias a ti, finalmente puedo caminar por la ciudad como de costumbre. Gracias—, dijo con deleite.

Al agarrarle de la mano, podía tomar prestados sus poderes de Veðrfölnir y ocultar su presencia, impidiéndole llamar la atención.

—Honestamente, preferiría no tener que tomar la mano de un hombre, pero usted es una excepción, Padre, —dijo ella.

—Ja ja. Qué honor. —Yuuto se encogió de hombros.

Las lanzas no eran lo único que podía ganar méritos en una guerra. Había traído la información que el Clan Relámpago estaba preparando para la batalla, y eso valía más que su peso en oro. Luego se había infiltrado en Bilskírnir y había adquirido información como el recuento, la composición, el armamento y el día de la partida del enemigo, lo que había ayudado enormemente a Yuuto a triunfar en esta batalla. Esos logros habían sido un digno tributo, y Yuuto no tuvo problemas en concederle su Juramento del Cáliz.

Por supuesto, el intercambio directo del Juramento del Cáliz con un patriarca requería una ceremonia adecuadamente elaborada. Ya que eso tomaría algún tiempo para prepararse, él todavía no había intercambiado el Juramento con ella. Ella era actualmente su hija juramentada en un nivel no oficial.

En cuanto a Albertina, que también se había convertido en su hija juramentada…

—Oye, Kris, Kris, mira. La comida en los pinchos de esa tienda se ve deliciosa. ¿Puedo comprar un poco?

—Oh, qué olor tan agradable. Probablemente sea muy bueno.

—Lo sé, ¿verdad?

—De acuerdo, entonces ve y compra algo.

—¡Sí! ¡He vueltooo! ¡Y yo tengo uno!

—Y ahora te lo quito y me lo como rápidamente.

—¡Gyaah!

Como siempre, ella estaba siendo intimidada por su hermana. La chica nunca aprende.

Yuuto silencioso, pero intensamente, deseó su felicidad en el futuro.

—Debo decir, que es bastante curioso cómo nadie te está notando. —Felicia miró a Yuuto y lo dijo con asombro en su tono. Inusualmente para ella, escondió su hermosa figura con una túnica encapuchada, tratando de no destacar demasiado.

Debido a que tenía a las gemelas con él para que actuaran como sus guardaespaldas, le había dicho que descansara, pero ella no lo estaba haciendo. De hecho, se había enfadado un poco por la sugerencia. Había dejado perplejo a Yuuto, ya que solo quería que ella se tomase un respiro de sus agotadoras obligaciones como ayudante suya. Ni siquiera con su conocimiento moderno podía entender el corazón de una doncella.

—A mí me parece normal, —añadió Felicia.

—Sólo negué su presencia y lo hice fundirse en el paisaje. No hace gran cosa si te fijas en él y lo miras fijamente.

—Ya veo. —Felicia asintió. Siendo un portador de galldrs, ella estaba absolutamente interesada en tales materias.

—¿Estás seguro de que está bien? —Con su pulgar, Yuuto señaló detrás de él, a Albertina. Estaba agachada en el suelo, llorando las lágrimas más grandes y atrayendo mucha atención de la gente que la rodeaba.

—Destacas demasiado, Padre, —le dijo Kristina—. Si Al atrae a la mayoría de los ojos, nadie nos mirará.

—Ohh, eso tiene sentido. —Asintió y miró a la ciudad.

Era ruidoso y lleno de energía. En comparación con hace un año, también había mucha más gente caminando por sus calles. La prosperidad atraía tanto a los visitantes como a los migrantes de las tierras vecinas.

Yuuto viajaba a menudo por la carretera principal que conducía hacia y desde el exterior, pero no había caminado por las otras carreteras desde hacía mucho tiempo, así que encontró esta experiencia algo nostálgica y emocionante.

—¿Hm?

De repente, notó una silueta familiar.

Pelo corto y rebelde, rasgos faciales que se podrían llamar “encantadores” en lugar de “hermosos”. Estaba claramente de compras, tarareando mientras miraba la mercancía en el bazar.

—Oye, Ingrid, qué coincidencia.

—¡Uah! Y-Yuumgh!

—Shh, baja la voz, ¿bien? —Yuuto le dio un ligero golpecito en el hombro, pero eso fue suficiente para casi hacerla gritar su nombre, por lo que rápidamente puso una mano sobre su boca. Después de todo, su pequeño viaje a escondidas no había hecho más que empezar. No quería que terminara tan abruptamente.

A pesar de no parecer más que una linda chica de pueblo, Ingrid era la octava del Clan Lobo. Y como propietaria de la runa de Ívaldi, era una herrería excepcional.

Sus contribuciones en el refinamiento del hierro y la creación de ballestas la habían convertido en una figura destacada en el avance del clan.

—¿Ya te has calmado? —Le preguntó Yuuto.

—Hhw chn I chlm dhwn whhn yhhh’rh thhchhng mh lhps?! (“¿Cómo puedo calmarme cuando me tocas los labios?”) —La cara de Ingrid se puso roja como remolacha cuando respondió a la pregunta con una queja obvia.

«Está tan malhumorada como siempre», pensó Yuuto con una irónica sonrisa en su cara. Aunque sentía como si estuviera malinterpretando algo, decidió continuar la conversación en lugar de aclararla. —Te dejaré ir si prometes estar callado.

Ingrid asintió rápidamente, y Yuuto hizo lo que dijo que haría. La niña se tomó un momento para recuperar el aliento, y luego lo miró directamente con una expresión seria en su cara.

—¿Por qué estás aquí? ¿Tienes idea de lo que pasaría si la gente lo notara?

—Oh, puedo caminar bien gracias a sus poderes. —Todavía sosteniendo la mano de Kristina, la levantó, y por alguna razón, hizo que todo el color de los ojos de Ingrid y su cara se volviera inexpresiva.

—Ohh, ya veo… Así que fuiste y te buscaste otra chica. Y mira lo bien que te llevas.

—Idiota. No es así.

—Pero tampoco es así, —comentó Kristina—. Somos candidatas a reina, después de todo.

—Hmmm, ella ciertamente parece estar cómoda a tu lado. Y tú andas por ahí tocando los labios de las chicas. Ah, mierda, ¿por qué estoy tan…? —Su tono era frío y compuesto al principio, pero poco a poco Ingrid se volvió roja de nuevo y empezó a murmurar.

La ondulación de las emociones hizo vacilar a Yuuto. —Te lo digo, no es lo que parece.

—Oh, no tienes que ocultármelo. Ahora sí que eres grande e importante, ¿no? Lo suficientemente grande como para tener todas y cada una de las chicas que quieras, ¿eh?

—Hablando de eso, también hay propuestas de matrimonio de todos los clanes vecinos, —dijo Kristina.

—¿OHHHHHHH? —Ingrid miró a Yuuto con ojos de desprecio, como si fuese el enemigo de toda la humanidad.

Movió la mirada hacia la izquierda y hacia abajo, y vio a un diablillo con una sonrisa completa en su cara. Kristina había dicho eso a propósito, y estaba claramente orgullosa de ello. Era una chica muy mala. Cuando se trataba de travesuras, no perdonaba a nadie.

—¿Cómo te has convertido en esto? Recordar la época en que nos conocimos lo hace aún menos creíble. Solías ser un tonto inútil y débil que apenas podía hablar.

—Sí, lamento todos los problemas que te di en ese entonces.

—Oh, deberías estarlo. —Ingrid sonaba enojada—. Hmph.

El desesperanzado chico de entonces era ahora un gran héroe, derrotando a los clanes que lo rodeaban uno tras otro y extendiendo su territorio. El mundo era un lugar misterioso.

—Pero… pensar que han pasado dos años desde entonces… —Con un susurro, Ingrid miró al cielo. Parecía estar repasando su mente a través de sus recuerdos.

18

Continuará…


Anterior | Index | Siguiente