—Ahora bien, danos los detalles. —Yuuto estaba sentado frente a Kristina, sus manos agarradas y sus codos descansando sobre el escritorio.

A su alrededor, en el comedor, se encontraban su ayudante, Felicia; el actual maestro de la ciudadela, Olof; y el patriarca del Clan Cuerno, Linnea.

Albertina también estaba presente, pero ya había empezado a dormitar sentada en una silla. Todavía era una niña tanto en cuerpo como en mente, así que permanecer despierta a estas horas tan tardías debe haber sido difícil para ella.

Yuuto podía imaginarse fácilmente que la conversación se salía de la línea si dejaba que Kristina metiera a Albertina en ella, así que una vez que todos se habían reunido en la sala, inmediatamente dirigió la discusión y le pidió su informe.

Resultó ser una decisión excelente.

—Durante este viaje de inspección, tuve mi propia mirada alrededor de la ciudad y reuní varias piezas de información, —dijo Kristina.

—Bueno, qué astuto de tu parte, —dijo Yuuto encogiéndose de hombros, como para decir buen pensar.

Por supuesto, la mitad de su reacción fue un acto. Sospechaba que ella estaba reuniendo información en Gimlé.

En términos de distancia, este lugar estaba lejos del territorio del Clan Garra. Si, por alguna razón. por ejemplo, si Yuuto volviese a casa y sus juramentos al Cáliz se volviesen inválidos la relación entre el Clan Lobo y el Clan Garra empeorase en el futuro, había pocas o ninguna posibilidad de que la información reunida aquí pudiese ser explotada para usarla contra el Clan Lobo. En el peor de los casos, la población de Gimlé podría ser incitada a disturbios, lo que permitiría un ataque por la espalda, pero sería imposible establecerlo durante el corto período de un viaje de inspección.

Por lo tanto, su plan había sido darle rienda suelta por el momento, y averiguar el alcance de sus habilidades y su lealtad. Como resultado, ella le había traído algunas noticias desagradables, pero eso era mucho mejor que si no hubiera llegado a sus oídos.

—En particular, descubrí que las tabernas y similares eran un tesoro para la información, —continuó Kristina—. Cuando el alcohol alivia el estado de ánimo de una persona, también tiende a aflojar sus labios, después de todo. Así que, según lo que decía un comerciante, parece que en la capital del Clan Relámpago, Bilskírnir, hay un gran aumento en la demanda de estaño. Tanto que ni siquiera el aumento de precios disuade al clan de comprarla.

—Estaño… —Yuuto levantó la cabeza—. Para hacer bronce.

Se puede utilizar una pequeña cantidad de estaño para convertir el cobre en bronce, aumentando notablemente su dureza. En Yggdrasil, donde aún no se había generalizado el uso del hierro, el bronce era el metal típico utilizado en armas y armaduras.

Sin embargo, el estaño era un metal bastante raro, y sólo se encontraba en áreas limitadas. Si había una demanda de grandes cantidades de ella en la capital del Clan Relámpago, eso significaba que había una posibilidad extremadamente alta de que se estuvieran preparando para la guerra.

—Aún así —dijo Yuuto—, eso solo no significa que vayamos a ser su objetivo, ¿verdad?

El territorio del Clan Relámpago era vasto, limitando con bastantes otras naciones. Había los Clanes Pezuña y Cuerno al norte, y Yuuto había oído que también había varios clanes al sur.

—También mencionó que algunos de sus funcionarios de gobierno se han acostumbrado a tener muchas charlas amistosas con los comerciantes que llegan del este, como un disfraz para tratar de obtener información de ellos.

La única nación en el mapa en el lado este del Clan Relámpago era el Clan Lobo.

—Ahora lo veo, —dijo Yuuto, incapaz de reprimir una amarga risa—. Sí, eso es muy sospechoso.

Esos oficiales seguramente habían hecho todo lo posible para ocultar adecuadamente sus verdaderas intenciones, pero se habían enfrentado a mercaderes viajeros astutos, que eran mucho mejores en ese juego. Por lo tanto, la estratagema habría sido completamente obvia.

Yuuto se juró a sí mismo que si estaba buscando información y no quería que sus enemigos la descubrieran, iría con un soborno honesto. Instancias como ésta demostraron que la información podía valer más que el oro.

—Y así, Señor Yuuto. ¿Estarías dispuesto a enviarme al Clan Relámpago?

—Hrm… —La frente de Yuuto se arrugó.

Era verdad que quería información sobre el Clan Relámpago más que cualquier otra cosa ahora mismo. Por supuesto, Yuuto ya había estado enviando regularmente espías disfrazados de comerciantes al territorio del Clan Relámpago para reunir información. Pero esta chica Kristina era muy superior a cualquier espía que conociera. Podía usar su poder para controlar los vientos con el fin de escuchar a escondidas, así como para ocultar su presencia.

Más que nada, tenía una mente aguda. El verdadero valor de la información estaba en lo que se podía deducir cuando se combinaba y analizaba, al igual que Kristina había usado la información sobre la demanda de estaño y los funcionarios del gobierno para percibir la amenaza de guerra. En este mundo en el que las tasas de alfabetización eran inferiores al 1%, sus capacidades eran nada menos que sobresalientes.

Esa era la razón por la que Yuuto la había querido como subordinada en primer lugar, pero…

Yuuto miró a Kristina, a su pequeño cuerpo.

—¡Ooh! ♪ —Sin cambiar en lo más mínimo su expresión facial de hombre muerto, Kristina gimió e hizo una demostración de retorcer su cuerpo, pero Yuuto simplemente lo ignoró.

Ella era una niña. Aunque era precoz y descarada, una mirada a su apariencia mostró que era una niña joven y tierna.

—Enviarte a territorio enemigo es otro asunto. —Yuuto se detuvo, considerando el peor de los casos. Si por alguna razón muriese, eso pesaría demasiado en su conciencia.

Por supuesto, Yuuto sabía que también se sorprendería y consternaría si algún subordinado, como Sigrún, moría. Pero en un caso como el de Sigrún, era una mujer militar que había jurado el Juramento del Cáliz para arriesgar su vida en el campo de batalla por Yuuto y por el Clan Lobo. Decirle a alguien como ella que no quiere que corra peligro sería algo más que una grosería, sería un insulto a su orgullo.

Sin embargo, los gemelos del Clan Garra no tenían conexión con él a través del Cáliz. Técnicamente eran sus invitados. No podía hacerles hacer nada demasiado imprudente.

—Es demasiado peligroso, o más bien…

—¿Peligroso? Hee hee. —Con una sonrisa coqueta, Kristina golpeó bruscamente la silla en la que estaba sentada su hermana.

—¡¿Bwah?! —Despertada por el golpe repentino y la silla inclinable, Albertina no pudo hacer otra cosa que gritar con voz tonta mientras caía al suelo.

…O eso se podría suponer. En vez de eso, volteó su cuerpo en el aire, poniendo un hábil aterrizaje a cuatro patas. Yuuto se quedó boquiabierto y sorprendido. Su reacción había sido tan ágil como la de un gato.

—¡¿Un terremoto?! ¡¿Qué está pasando?! —Kristina gritó de pánico mientras su mirada corría alrededor.

—Al, por favor captura a Olof, —dijo Kristina—. Atrápalo vivo.

—¿Eh?

—¿Qué?

Arrojados por el repentino giro de las cosas, los ojos de Albertina y Olof se abrieron de par en par y miraron inexpresivamente a Kristina.

—Lady Kristina, ¿qué es todo esto de repente? —preguntó Olof.

—P-Pero Kris, ¿no es del Clan Lobo?

—Eso no importa, —dijo Kristina, bajando el tono—. Sólo hazlo.

—¡S-Sí! —El cuerpo de Albertina se estremeció, como si recordara algún tipo de experiencia traumática. Y luego ella desapareció.

—¡¿Qué…?! —Ante el sonido de la sorprendida voz de Olof, Yuuto se giró para mirar en su dirección y se sorprendió de lo que vio. De alguna manera, Albertina se había puesto detrás de Olof y tenía una espada corta en la garganta.

Olof era un hombre que se había abierto camino hasta el cuarto puesto en el Clan Lobo. Había experimentado innumerables batallas y se distinguía por sus logros militares. Y no había tenido tiempo de oponer la más mínima resistencia.

Es cierto que Olof no estaba preparado para el ataque sorpresa. Por otro lado, escuchar a alguien proclamar “tómalo vivo” debería haberle dado el tiempo suficiente para ponerse en guardia. Así que el elemento sorpresa había sido mitigado.

Eso significaba que el nivel de agilidad de Albertina podría incluso superar al de Sigrún. Sus movimientos habían sido tan rápidos que Yuuto no había podido seguirlos con sus ojos.

—Muy bien, Al, es suficiente. —Las palabras de Kristina resonaron claramente en la habitación silenciosa.

Albertina inmediatamente apartó su espada de la garganta de Olof, y empezó a inclinar su cabeza para disculparse con él una y otra vez. En cuanto a Olof, su cara estaba más rígida y pálida que nunca.

—Por lo tanto, es cierto que carecemos de fuerza física pura y no haríamos bien en empuñar lanzas en un campo de batalla, —dijo Kristina—. Pero si se tratara de un combate cuerpo a cuerpo en el centro de la ciudad, sería difícil encontrar a alguien mejor que mi hermana.

—Después de ver eso, voy a agradecer al cielo que mi propia cabeza siga pegada. —Yuuto acababa de darse cuenta de lo peligrosos que eran estos gemelos. Había sido completamente engañado por su apariencia infantil y su comportamiento inocente. Si Kristina era la espía perfecta, Albertina era una asesina nata.

—¡Jee jee! Tomar tu cabeza hubiese sido imposible, Señor Yuuto. La Srta. Felicia estaba constantemente a su lado, y el palacio estaba lleno de gente espantosamente fuerte, después de todo.

—En pasado, ¿entonces? Ustedes gemelos son aterradores. —Yuuto no pudo evitar ponerse una mano en la garganta mientras suspiraba.

Era verdad que hasta hace poco, el Clan Lobo y el Clan Garra habían estado en guerra entre ellos. Hubiera sido más antinatural si Yuuto no hubiera sido blanco directo en algún momento.

Mirando hacia atrás a través de las páginas de la historia, dejando a un lado las luchas internas y las luchas de poder domésticas, uno no suele encontrar ejemplos de un agente extranjero asesinando exitosamente a un rey.

En términos prácticos, los gemelos habrían tenido que pasar por múltiples capas de guardias altamente vigilantes, en un momento de mayor alerta debido a la guerra, para llegar a la alcoba de Yuuto y matarlo. Eso debe haber sido demasiado difícil incluso para ellos.

Dicho esto, entrar a hurtadillas en la abarrotada ciudad era un asunto mucho más fácil, y por si acaso se les veía, probablemente habrían podido escapar de los guardias de la ciudad sin problemas.

—¡Jee jee! —Kristina se rió—. ¿No lo dije al principio, cuando nos llamaste a las dos gemelas una simple molestia? “Nunca me han insultado tanto en toda mi vida”, ¿creo?

***

A la mañana siguiente, Yuuto se apresuró en sus preparativos para la partida de Gimlé.

Necesitaba volver a Iárnviðr tan pronto como fuera posible, pero antes de eso, aún quedaba mucho por hacer.

Ya había pedido a Felicia que redactara los documentos necesarios y los enviara a primera hora de la mañana, por paloma mensajera, a Jörgen en Iárnviðr.

Sorprendentemente, la historia de las palomas mensajeras se remonta a muchos años atrás. Hay descripciones en las tablillas de arcilla sumeria desde alrededor del año 5000 a.C. que describen su uso. Y, hasta que las primeras máquinas de fax se inventaron a mediados del siglo XIX, seguían siendo el método más rápido de correspondencia escrita o dibujada.

En cuanto a su uso actual en Yggdrasil, no iba más allá de atar la rama o el tallo de ciertos tipos de plantas a la pata de la paloma, que servía de código y sólo podía transmitir información muy simple y limitada. Después de todo, no se podía conseguir que una paloma llevara una tablilla de arcilla con un mensaje real.

Por lo tanto, el mensaje de las palomas no era un medio de comunicación muy apreciado, y la mayoría de las palomas domésticas se criaban como fuente de alimento.

Pero con la llegada del papel, el envío de textos más detallados se hizo posible. La velocidad de crucero de una paloma mensajera era de 50 a 70 kilómetros por hora. Probablemente llegaría en un día, mucho más rápido que un mensajero a caballo.

Por el momento, solo el Clan Lobo poseía este rápido medio de comunicación. Los gemelos, que habían partido hacia el territorio del Clan Relámpago, también habían recibido varias palomas.

La tasa de retorno exitoso de una paloma mensajera fue de alrededor del 60%. Así que si necesitaban enviar un mensaje y querían estar absolutamente seguros de su llegada, tendrían que usar todas sus palomas, y sólo podrían comunicarse una vez. Pero Yuuto confiaba en que la gemela más joven, Kristina, sería capaz de hacer el juicio correcto en esa situación.

Linnea se acercó a Yuuto y habló justo cuando había terminado de darle a Olof instrucciones detalladas sobre qué hacer cuando se fuera. —Hermano Mayor, también estoy pensando en volver a Fólkvangr para empezar a preparar mi ejército.

Había valentía en su voz, y una luz había vuelto a sus ojos que mostraba que había recuperado algo de autocontrol. Debe haber sido capaz de dejar mucho atrás después de una noche de descanso.

—¡Puede que sólo sea un poco, pero quiero que me permitas pagarte por la batalla con el Clan Pezuña!

Parecía que se había despertado a la acción, incapaz de permitirse permanecer débil mientras su hermano se enfrentaba a una crisis, y Yuuto estaba agradecida por ello.

—Vale, estoy bie– —Yuuto empezó a asentir, pero luego se detuvo. Puso una mano en su boca, muy pensativo.

Después de un rato, Yuuto pareció no hablar distraídamente con nadie en particular.

—Así que la cosecha de trigo ya ha terminado, y si el terreno aquí es así, entonces… sí, debería estar doblemente seguro de esto, sólo para estar seguro.

—¿Hermano Mayor?

Yuuto estaba completamente quieto, mirando fijamente a un solo punto en el espacio. Justo cuando Linnea le llamó, de repente se volvió hacia ella.

—Linnea, vete a reunir las tropas a Rasmus. Tengo que pedirte un favor diferente. Normalmente, no es algo que debería preguntarle al patriarca de otro clan… pero es algo que sólo tú puedes hacer.

—¿Sólo yo?

—Sí. —Yuuto agarró a Linnea por los dos hombros.

Su cara se volvió un brillante tono rojo, y apartó su mirada de la de Yuuto, pero él estaba demasiado serio como para darse cuenta.

Acercó aún más su rostro al de ella, sus ojos serios, y habló con febril entusiasmo.

—¡Eres la única en quien puedo confiar para esto, no cualquier otro!

***

Tres días después de que Yuuto regresara a Iárnviðr, la inteligencia que Kristina había reunido sobre el Clan Relámpago resultó ser correcta.

El hombre que tenía ante él en el salón de audiencias era de mediana edad, quizás de 40 años, y estaba vestido con pieles grises. Parecían pieles de lobo.

—Entonces, ¿cuál es tu negocio aquí, buen enviado del Clan Relámpago? —Preguntó Yuuto con arrogancia, descansando su barbilla en una mano.

El rostro del enviado estaba tenso y pálido, pero no había dudas ni miedo en sus ojos, solo una especie de trágica resolución.

Después de mojarse los labios una vez con la lengua, el enviado empezó a hablar con voz tensa. —Llevo un mensaje de mi patriarca.

—De eso… de Steinþórr? —Yuuto casi había cometido un error y caso dijo “ese idiota”, su forma habitual de referirse a Steinþórr, pero se las arregló para retenerse a sí mismo. No podía permitirse llamar al patriarca del Clan Relámpago idiota delante de uno de los miembros de ese clan. —Felicia.

—Señor.

Yuuto hizo un gesto con su mandíbula, y Felicia procedió a acercarse al enviado y aceptar el mensaje de él, siguiendo grácilmente los movimientos de la etiqueta adecuada. Volvió al lado de Yuuto y miró una vez el contenido del mensaje, y luego abrió los ojos de par en par, sorprendida.

—¿Qué es eso? ¿Qué dice?, —dijo.

—Lo leeré en voz alta exactamente como está escrito. “Informa al Señor Yuuto, patriarca del Clan Lobo, que yo soy Steinþórr, patriarca del Clan Relámpago. El patriarca del Clan Pezuña que mataste, Yngvi, era mi hermano jurado por el Cáliz, y también el padre por la sangre de mi amada esposa. Nuestros corazones, marido y mujer, están destrozados por el dolor. Me gustaría invadir el territorio del Clan Lobo ahora mismo, para poder tomar tu cabeza y ofrecerla ante la tumba de mi querido hermano; pero nosotros los del Clan Relámpago no deseamos una guerra sin sentido. Si vosotros, los del Clan Lobo, tenéis el más mínimo remordimiento por vuestras acciones y deseáis enmendarlo, entonces entregadnos inmediatamente la ciudad de Gimlé. Si te niegas, no te mostraremos piedad.” …Ese es todo el mensaje.

—¡Incluso las tonterías tienen sus límites! ¡Nunca aceptaríamos demandas tan absurdas! —gritó Sigrún.

—¡¿Olvidaste que el Clan Pezuña fue el primero en invadir el Clan Cuerno?! —Jörgen se enfureció.

—¡Nuestro patriarca no hizo más que acatar el sagrado vínculo del Cáliz de los Hermanos y enviar tropas para ayudarlos! Y la muerte es un compañero constante en la guerra. ¡No tenemos nada de qué culparnos!

Antes de que Yuuto tuviese la oportunidad de abrir la boca para responder, Sigrún había protestado su indignación, seguido por su segundo al mando, Jörgen. Habían estado sentados silenciosamente en el salón de audiencias, pero ya no podían hacerlo.

El mensaje había sido una muestra totalmente unilateral de grosería voluntaria hacia el Clan Lobo, por lo que era natural que ambos se enfadasen. Se suponía que iba a intentar provocar una pelea, para decirlo claramente. Pero Yuuto permaneció espeluznantemente tranquilo, poniendo una expresión de dolor como si se tomase en serio el mensaje.

—La cólera de Lord Steinþórr está bien justificada, —dijo—. Gimlé es un trozo de tierra extremadamente importante para el Clan Lobo, y sin embargo me gustaría hacer todo lo que pueda para evitar conflictos armados con el Clan Relámpago, que es conocido por su valentía intrépida en la batalla. Me gustaría tener tiempo para pensarlo.

—¡¿Padre?!

—¡¿Padre?!

—¡Hermano Mayor?!

Jörgen, Sigrún y Felicia se giraron para enfrentarse a Yuuto, su incapacidad de creer lo que decía escrito en sus rostros.

Yuuto les silenció con una mirada significativa, y luego se volvió para sonreír ampliamente al enviado. —Buen enviado, debe estar cansado de su largo viaje. Tendré una habitación preparada para ti, así que deberías relajarte en Iárnviðr un rato como nuestro invitado. El pan sin duda que hacemos aquí es exquisito, ¿sabes? Y nuestras montañas son abundantes en caza silvestre. Le ofreceremos toda nuestra hospitalidad, así que, por favor, diviértase.

***

En el momento en que el enviado salió de la habitación, Sigrún y Jörgen corrieron hacia él con toda la intensidad de un incendio forestal.

—¡Padre! ¡¿Qué quisiste decir con eso?! —gritó Sigrún.

—¡Sí, por favor, explícalo! ¡La idea de entregar a Gimlé a esa bestia miserable está más allá del reino de la cordura! —exclamó Jörgen.

Yuuto miró a Felicia en un pedido de ayuda, pero incluso ella llevaba una expresión de preocupación, y claramente esperaba una explicación completa. Parecía que estaba rodeado por todos lados en este caso.

—¡Padre, se nos está faltando el respeto! —Incapaz de contener su ira, Jörgen golpeó su puño contra la pared con un bam.

En comparación con el Japón de la era moderna de Yuuto, la gente de Yggdrasil era notablemente más incivilizada en sus temperamentos, pero Jörgen estaba entre los más moderados de entre ellos. Si Jörgen hubiese sido empujado hasta este punto, uno solo podría imaginar las consecuencias si algunos de los otros oficiales de alto rango del Clan Lobo hubiesen estado presentes en esa audiencia.

Pero el propio Yuuto solo asintió fríamente. —Sí, definitivamente estaban buscando pelea con nosotros. Pero sólo porque pidan una no significa que tengamos que dársela, ¿verdad?

En todo el mundo, pasado y presente, los pretextos y las justificaciones han sido indispensables para las guerras. Al declarar públicamente que su propio bando es justicia y que el enemigo es malvado, los soldados ganaron moral y sirvió como un llamado a la legitimidad entre otras naciones vecinas.

Mirándolo de manera inversa, si uno no permitía que el oponente tuviera su justificación, servía de disuasivo y no podían invadir tan fácilmente.

—¡¿Cómo puedes ser tan indulgente con eso?! ¿Qué crees que pasará si les damos Gimlé? ¡Se pondrán más arrogantes y pronto nos pedirán que les entreguemos a Iárnviðr!

—Si, eso es correcto, —estuvo de acuerdo Yuuto.

Maquiavelo había dicho una vez: “Si te rindes por miedo y escapas de la guerra, lo más probable es que no escapes de ella; ya que aquel a quien, por cobardía manifiesta, le haces esta concesión, no descansará contento, sino que se esforzará por arrancarte más concesiones, y haciendo menos cuenta de ti, sólo se encenderá más en tu contra”.

Que Yuuto pareció tomarse con calma las palabras de Jörgen solo echó aceite sobre el fuego de su ira, y gritó a Yuuto, con la cara roja. —¡Padre!

—Cálmate un poco, ¿de acuerdo? Nadie está diciendo que vamos a estar de acuerdo con nada de esto. Sólo dije que lo tomaría en consideración.

—¡¿Qué hay que considerar aquí?! Cortar la cabeza de ese mensajero y enviársela de vuelta habría sido una respuesta suficiente.

Hay un relato del período Kamakura de la historia japonesa, en el que las demandas de tributo de la dinastía Yuan de Kublai Khan en China eran tan insolentes que Hojo Tokimune, el gobernante efectivo de Japón en ese momento, había tenido como respuesta la muerte de un emisario. Siguiendo los hilos de la historia, ejemplos como este de matar al mensajero son demasiado numerosos para contarlos.

Pensando en los eventos históricamente probados que ocurrieron después, Yuuto reclinó su cuerpo contra la silla. —Si hiciéramos algo así, el Clan Relámpago nos invadiría de inmediato.

Igual que Yuuto había enviado espías para infiltrarse en el Clan Relámpago, seguro que estaban enviando espías propios al territorio del Clan Lobo, disfrazados de comerciantes o algo parecido. Una vez que se enteraran de que el enviado del Clan Relampago había sido asesinado, esa noticia llegaría rápidamente a Steinþórr.

—Nada me gustaría más que verlo intentarlo, —dijo Jörgen, atrapado en su propia emoción—. Padre, ¿cuándo te convertiste en un cobarde? ¡Menear la cola a alguien que te ha hecho quedar como un tonto, es vergonzoso como un hombre del Clan Lobo!

Yuuto le miró con frialdad.

Jörgen era el segundo al mando del Clan Lobo. La mayoría de las personas con las que trataba eran respetuosas con él, tratándole con el máximo respeto. Subconscientemente, ese tipo de tratamiento había comenzado a sentirse natural y correcto para él.

Así es como la autoridad y el poder envenenaban lentamente el corazón y hacían a la persona más arrogante. La insolencia de otros se hizo imperdonable. La indignación hacía imposible ver lo que estaba justo delante de uno. Defender la dignidad de la propia posición se convirtió en el único objetivo. Era una pesadilla común entre las figuras de autoridad poderosas.

Pero el actual Yuuto no era lo suficientemente ingenuo como para preocuparse por esa vanidad vacía.

—Piénsalo, —le dijo Yuuto—. Llegaron incluso a enviarnos a ese ridículo mensaje. Eso significa que ya han terminado de prepararse para la guerra. Pero acabamos de empezar. ¿Lo ves?

—¡Ah! —Jörgen hizo un último gruñido, y luego se quedó en silencio. Parecía que toda la sangre que se le había subido a la cabeza estaba finalmente empezando a caer.

Normalmente, pelear una guerra requiere una cantidad considerable de tiempo de preparación.

Durante la invasión del Clan Pezuña, habían enviado de prisa cualquier fuerza que tuvieran a mano, y eso había puesto un límite al número de soldados que podían reclutar y reunir. Y el irrazonablemente duro ritmo de marcha por el que habían pasado los soldados había significado que, para cuando llegaron a Fólkvangr, ya estaban completamente exhaustos y apenas podían luchar bien.

En ese momento era una necesidad nacida de la crisis, pero sin duda era un plan mucho mejor hacer lo que fuera necesario para evitar caer de nuevo en ese tipo de situación.

—¡P-Pero, Padre, ahora mismo ese mensajero está en su habitación riéndose de lo cobarde que cree que eres! —Jörgen protestó—. ¡Como su hijo subordinado, no soporto que se burlen del padre que respeto!

Jörgen prácticamente rechinaba los dientes con frustración, y Sigrún y Felicia asintieron de acuerdo con él. Jörgen debe haber dicho lo que ellos dos también estaban sintiendo.

—Te agradezco que te sientas así, pero por ahora, tienes que soportarlo, —dijo Yuuto—. Esta guerra ya ha comenzado. Y toda guerra se basa en el engaño. Que se ría de nosotros todo lo que quiera; me alegro de que se esté dejando engañar. Si nos da más tiempo, entonces es un pequeño precio a pagar.

Ahora mismo, lo que más necesitaban era tiempo. Si Yuuto pudiera comprar ese tiempo perdiendo la cara, lo compraría como si fuera la última parte de la mercancía en los últimos minutos de una venta de ganga.

—Segundo, estás a cargo de asegurarte de que el mensajero esté entretenido. De hecho, lo adulan con halagos. Ni siquiera me importa si le dejas tener la idea de que podría concederle mi Juramento del Cáliz. Sólo asegúrate de que pase el mejor momento de su vida.

Mientras daba las órdenes a Jörgen, Yuuto recordó la cara del enviado del Clan Relámpago. Ese hombre tenía los ojos de alguien que se había preparado para la muerte. Su misión había sido morir si era necesario, crear el pretexto para la invasión del Clan Relámpago.

Quizás lo había hecho a cambio de una vida segura para su familia, y el honor de servir a su nación. Gente así preparaba sus corazones para soportar el dolor y el miedo, pero a menudo no estaban tan preparados para hacer frente a la adulación y la tentación.

Por un lado, estaba el hombre que le había ordenado morir, y por el otro el hombre que le ofreció una cálida y calurosa hospitalidad. Había pocos corazones que no serían influenciados por ese desequilibrio.

—Hagamos el papel de cobardes, y hagamos que olvide su lealtad y su misión. Si las cosas van bien, me gustaría obtener más información sobre el Clan Relámpago, también. —Con una sonrisa malvada, Yuuto se rió para si mismo.

Ya no era el chico imprudente que había sido dos años antes. Había adquirido la fuerza astuta que necesitaba para sobrevivir en el mundo destrozado por la guerra de Yggdrasil, una mezcla de dureza y flexibilidad.

—Oh, y es posible que intente burlarse o provocarte, así que no muerdas el anzuelo, —añadió Yuuto—. Aguántalo con una sonrisa.

Usualmente Jörgen era una persona gentil de cuyo temperamento Yuuto no tenía que preocuparse, pero después del ejemplo con el mensaje anterior, pensó que era mejor asegurarse.

—Felicia, difunde un vago rumor en la ciudad que implica que podría querer intercambiar el Juramento del Cáliz de Hermano con ese idiota. Honestamente, la idea me pone la piel de gallina, pero podría hacer que los espías bajen la guardia, así que tenemos que hacer lo que tenemos que hacer.

—¡D-De acuerdo!

—Y también… sí, pongamos un plan para sellar los caminos de la ciudad el mismo día en que las tropas están reunidas. Queremos retrasar el regreso de los espías al Clan Relámpago, aunque sea un poco.

—E-Entendido.

—Bueno, eso debería darnos un poco más de margen para trabajar, pero el hecho de que tengamos que darnos prisa no ha cambiado. Probablemente no pasará mucho tiempo hasta que ese idiota se canse de esperar y haga un movimiento. Bien, ¿qué más…? —Yuuto ociosamente dio un golpecito con el dedo en el escritorio.

Con una mirada perpleja, Jörgen dijo: —Padre, si me permites preguntarte, ¿cuál era tu edad? Creo recordar que estabas en tu adolescencia.

«¿Por qué preguntas eso ahora?» Pensó Yuuto, pero contestó de todos modos.

—Cumplí 16 el mes pasado. Oh, en la costumbre de Yggdrasil, creo que eso me daría 17 años.

—A pesar de que usted ha vivido menos de la mitad de tiempo que yo, ¿qué experiencias vivió para llegar a ser tan astuto como un veterano experimentado? Por el bien de educar a las generaciones futuras, ¿podrías decírmelo? —Jörgen suspiró y agitó la cabeza de un lado a otro, asombrado.

Yuuto sonrió irónicamente. No podía creer lo rápido que la gente de este mundo ponía a un niño como él en un pedestal como ese. No fue bueno para su educación. Una vez estuvo a punto de perderse por ello.

Y así dijo Yuuto, con auto adición:

—Bueno, es sólo porque he tenido acceso a muchas formas de hacer trampa.

***

La luna en el cielo y las antorchas cercanas iluminaron su camino.

Poco a poco fue subiendo la escalera, preparando su determinación. Cuando llegó a la cima, se sentó y miró al cielo, y apretó el botón Enviar.

—Hola, ¿estás ahí, Mitsuki?

—Yuu-kun, tu voz suena sombría. ¿Pasó algo?

Eso era justo lo que debería haber esperado de su amiga de la infancia, que había estado pasando tiempo con él desde sus primeros recuerdos. Incluso por teléfono, podía captar la ligera variación en el tono de su voz, y deducir que algo andaba mal.

Yuuto no pudo evitar reírse de la ironía. Aunque estaba en un mundo completamente diferente, no podía ocultarle nada.

—Voy a tener que ir a la batalla de nuevo.

Hubo un largo silencio antes de que ella hablara. —…Ya veo. No hay nada que pueda decir para detenerte, ¿verdad?

Claramente tenía mucho que decir. Pero el hecho de que ella no dijera esas palabras mostraba que podía leer de la voz de Yuuto cuán sólida era su determinación.

—Lo siento, por preocuparte siempre.

—Los hombres son realmente egoístas. Siempre son las chicas las que se llevan todo y terminan llorando. Es sólo la verdad de cómo funciona el mundo.

—Lo siento…

—No, no lo sientas. Sólo era yo siendo un poco malvada. Ya que te hice sentir mal a ti también, esta vez estamos a mano, Yuu-kun.

Escuchando esto, Yuuto sintió que su parte de la deuda era demasiado pesada para que eso equilibrase las cosas.

Aunque ella sabía que él no podía aceptarlo, estaba haciendo lo que podía para tratar de borrar sus sentimientos de culpa por preocuparla. El espíritu tras sus palabras pareció filtrarse en su pecho.

Sintió que la mano que sujetaba su teléfono le apretaba más fuerte. —Gracias, Mitsuki. Siento haberte puesto siempre las cosas difíciles.

—Prometiste que no dirías eso. Vuelve con vida, ¿de acuerdo? Eso también es una promesa, ¿vale?

—Sí. Lo prometo.

A pesar de que él sabía que ella no podía verlo, Yuuto levantó el dedo meñique de su mano izquierda, y le juró una vez más en su corazón que volvería victorioso.

15

Una semana después, Yuuto recibió noticias de Kristina de que había dejado la capital del Clan Relámpago, Bilskírnir.

Y con sus preparativos completos, envió a sus tropas.


Anterior | Index | Siguiente