—¡Luuu la laa! ♪ —Detrás de Yuuto vino una voz cantando desafinada, acompañada por un rugiente viento.

La voz pertenecía a Albertina, disfrutando alegremente mientras montaba a caballo.

En cuanto a la niña, Kristina cabalgaba al lado del carruaje de Yuuto, ocasionalmente mirando a hurtadillas la dirección de su hermana y soltando una risita o dos.

—Guau, esto es conveniente —exclamó Yuuto, impresionado por la velocidad mucho mayor de lo normal del carruaje.

Era una técnica que combinaba los poderes de ambos gemelos. Kristina cabalgó al lado del carruaje y utilizó la potencia del Silenciador de Vientos, Veðrfölnir para eliminar cualquier viento en contra, mientras que Albertina cabalgó detrás de ellos y utilizó la potencia del Provocador de Viento, Hræsvelgr para crear un fuerte viento de cola.

Gracias a ello, estaban en camino de llegar a su destino temprano.

—Me alegra ver que es de su agrado, —respondió Kristina—. A cambio de su juramento al Cáliz, también podría prometerle agradables viajes de ahora en adelante.

Yuuto agitó la cabeza. —Una oferta atractiva, pero no suficiente. No te lo voy a dar todavía.

—Eso es decepcionante. —Comentó, aunque en realidad no parecía tan decepcionada.

Las dos niñas están siendo tratadas como huéspedes de Yuuto.

La fiesta anual de la cosecha había concluido con éxito y sin incidentes, y Yuuto se había estado preparando para salir a inspeccionar el nuevo territorio que había ganado en la batalla con el Clan Cuerno cuando le habían pedido que le acompañara.

—Si pudieras usar este poder para afectar el campo de batalla también, entonces sería muy conveniente. —añadió Yuuto.

—Nos gustaría poder hacerlo —respondió Kristina—. Sin embargo, sólo podemos controlar los vientos en nuestro entorno inmediato.

—Eso es decepcionante. —Yuuto suspiró y se encogió de hombros.

Poder controlar los vientos del campo de batalla a nivel táctico supondría una ventaja inconmensurable. Uno podría usar vientos en contra para acortar el alcance de las flechas enemigas y aumentar el alcance de las propias con vientos de cola. Con un viento de cola constante, uno también podría fácilmente poner trampas y estrategias para matar al enemigo usando fuego.

Pero, tener unos pocos poderes sobrenaturales no cambió el hecho de que un Einherjar todavía era humano. Esperar habilidades tan inhumanamente poderosas de ellos era injusto.

—Decepcionante… Mierda, me estoy acostumbrando demasiado a Yggdrasil. —Yuuto se estremeció al darse cuenta de que sus pensamientos se habían vuelto inmediatamente hacia la violencia.

En los dos años que habían pasado desde que llegó, el Clan Lobo había estado en estado de guerra casi todo el tiempo, así que en cierto modo era inevitable, pero Yuuto estaba un poco preocupado por cómo irían las cosas una vez que volviese a casa.

—No deberíamos tener que ir más a la guerra… ¿verdad? —Murmuró Yuuto.

Había recibido información de múltiples fuentes que varios clanes aliados al Clan Pezuña habían roto y declarado su independencia tras la muerte de Yngvi.

Uno podría asumir con seguridad que esos frágiles nuevos clanes no estarían invadiendo el Clan Cuerno por el momento.

—Sí, es todo gracias a ti, Hermano Mayor —dijo Felicia—. Nunca imaginé que llegaría el día en que pudiéramos hacer un viaje tan tranquilo juntos. Aunque la presencia de una molesta tercera rueda o dos hace que las cosas estén un poco embarradas. —agregó en un murmullo.

—Es una inspección, no unas vacaciones. —la regañó Yuuto con una irónica sonrisa.

A pesar de decir eso, era cierto que el propio Yuuto se sentía mucho más despreocupado y relajado en comparación con las muchas veces que había cabalgado a la batalla.

—Aún así, ese idiota de Steinþórr todavía me preocupa. No sé cómo decirlo, pero tengo un mal presentimiento sobre él. —Yuuto suspiró pesadamente.

Después del fatídico encuentro con su nuevo vecino, Yuuto había regresado a Iárnviðr e inmediatamente se puso a reunir información sobre Steinþórr y su Clan Relámpago. Lo que había llegado a entender sobre el hombre conocido como Dólgþrasir, el Tigre Hambriento de Batalla, y lo absurda que es realmente su fuerza.

Steinþórr había asumido el papel de patriarca del Clan Relámpago hace tres años, a la edad de dieciséis. Probablemente subestimando al joven patriarca, el héroe del Clan Pezuña, Yngvi, había llevado a cabo una invasión, pero Steinþórr los había ahuyentado magistralmente.

Después de la batalla, había jurado el Juramento del Cáliz de los Hermanos para hacerse hermano de Yngvi, y con la amenaza de su norte neutralizado, el Clan Relámpago había empezado su expansión hacia el este. Los clanes más pequeños de los alrededores habían sido aplastados uno tras otro, y en solo tres años, la fuerza militar del Clan Relámpago se había más que duplicado. Mientras tanto, este joven pelirrojo había luchado constantemente en el frente, pero se decía que no había sufrido ninguna lesión, ni siquiera un rasguño.

Yuuto quería creer que era una exageración que se extendió deliberadamente a otras naciones como una jactancia de fuerza, pero al menos Steinþórr no había tenido ninguna cicatriz visible.

A pesar de que los diversos opositores a los que había atacado también habían incluido, sin duda, guerreros Einherjar, su rastro de victorias no dejó nada más que decir, excepto que este joven era un monstruo.

—Estoy seguro de que todo irá bien, Hermano Mayor. Después de todo, parece que realmente le gustaste. —bromeó Felicia riéndose maliciosamente.

Uno no tendría que ser tan observador como ella para notar que Yuuto tenía sentimientos menos que agradables hacia Steinþórr; cualquiera que hubiera estado presente en esa sala ritual lo habría sabido.

—Vamos, ya basta. —Yuuto frunció el ceño, realmente disgustado.

Desde el momento en que se conocieron, había algo en ese joven intrépido que Yuuto no podía soportar. Incluso el solo hecho de pensarlo le provocó un dolor nauseabundo en el pecho.

No fue realmente porque Steinþórr fuera grosero y arrogante. Si esa hubiera sido la razón, Yuuto habría estado más molesto por la forma en que Kristina y Albertina se habían comportado. Yuuto había pensado que quizás se debía a que su hermana menor Linnea había sido burlada, pero ni siquiera eso era suficiente para explicar el odio visceral que sentía hacia el hombre.

Encontrar que era incapaz de averiguar la razón de su irritación molestaba aún más a Yuuto, lo que aumentaba el odio que sentía hacia Steinþórr. Era un clásico círculo vicioso.

—Pero si hicieras el Juramento del Cáliz de los Hermanos con él, la paz del Clan Lobo estaría casi asegurada, ¿no? —dijo Felicia.

—Urk. —Yuuto gimió, haciendo una mueca como si se hubiese tragado algo asqueroso.

Honestamente preferiría morir antes que convertirse en hermano de ese hombre, pero como patriarca, Yuuto no podía permitirse tomar decisiones basadas solo en sentimientos personales. Si tuviera que pensar en la prosperidad futura de su país, naturalmente era una opción que tenía que estar sobre la mesa. Incluso si sólo imaginarlo era suficiente para poner la piel de gallina a Yuuto en asco.

***

La ciudad de Gimlé se construyó cerca de la intersección de dos ríos: el río Körmt, el gran río madre cuyas aguas alimentaban la región de Álfheimr, y el río Élivágar, un afluente más pequeño que bajaba de las escarpadas montañas de Þrúðvangr que formaban una esquina del “Techo de Yggdrasil”.

Una parte de la muralla que rodeaba la ciudad se había derrumbado, y obreros con el pecho desnudo y quemados por el sol estaban colocando nuevos ladrillos. Mirando la ciudad propiamente dicha, uno podía ver que en varios lugares a lo largo de la calle principal, los carpinteros estaban ocupados ensamblando casas. Cada miembro de la población que caminaba a lo largo de la calle principal, desde las mujeres y los niños hasta los ancianos, estaba trabajando arduamente para llevar más ladrillos de un lado a otro.

—Esto es un hecho de la vida en la guerra. Por favor, no te preocupes demasiado por ello. —Las palabras de Felicia fueron consideradas, pero una nube permaneció sobre el corazón de Yuuto.

—Sí… lo sé —dijo Yuuto con un poco de autodeserción. Miró por encima de la ciudad, quemando la escena en sus ojos. El solo mirarlo hizo que su pecho se apretara con culpa, pero esa era la razón más importante por la que necesitaba recordar esto.

Necesitaba recordar la imagen de la gente que sufría por lo que había hecho.

La ciudadela fortaleza en el centro de la ciudad todavía estaba dañada o destruida en algunas zonas, y había quedado expuesta a los elementos de una manera que seguía mostrando notablemente los estragos de la guerra. Eso se debió a que se había dado prioridad a la reconstrucción de la ciudad propiamente dicha, y no había suficiente gente disponible.

Esta fortaleza era una que Yuuto había asaltado y capturado durante la guerra con el Clan Cuerno. Dado que la propia fortaleza era el objetivo, se había concentrado en tratar de evitar daños excesivos a la ciudad, pero había sido difícil de evitar por completo.

—Esta es una ciudad muy grande, ¿no? —Murmuró Yuuto, volviéndose hacia Felicia.

—Sí, he oído informes de que su población supera la de Iárnviðr.

—Parece bastante rico en recursos.

—Ciertamente. En ese momento, fue tan asombroso que me quedé sin palabras. —Felicia dio un pequeño suspiro de admiración.

Ya no había rastro de él después de la cosecha de otoño, pero en el momento en que tomó la fortaleza, todo el paisaje de las afueras de la ciudad estaba cubierto de espigas ondulantes de trigo dorado, que se extendían hasta donde alcanzaba la vista. Los lugareños aparentemente se refirieron a esa vista como Iðavöllr, “los Campos Brillantes”. Desde la perspectiva de alguien del Clan Lobo, cuyo territorio estaba mayormente en las estribaciones de las montañas con suelo rocoso no apto para la agricultura, la vista debe haber sido más cautivadora que cualquier oro o joyas.

—Por mi parte, estoy respirando un suspiro de alivio de que nuestra propia situación alimentaria está a punto de mejorar dramáticamente —dijo Yuuto.

Actualmente, el Clan Lobo estaba compensando su escasez de alimentos a través del comercio. No habían podido evitar comprar a una tasa comparativamente alta, y a veces se habían puesto en números rojos financieramente para abastecer a sus ciudadanos. Y los países con los que comerciaban no tenían mucho excedente en la producción de alimentos para empezar. Una mala temporada de cosecha haría que los precios del mercado se dispararan, y existía la posibilidad de que no hubiera suficiente para comerciar. Uno podría llamar a los suministros de alimentos el sistema de soporte de vida de una nación, y Yuuto quería hacer posible que el Clan Lobo se proveyera a sí mismo con su propia producción de alimentos.

—Hey hey, Señor Yuuto… —Albertina estaba tirando de su capa, y Yuuto se giró para encontrarla con una expresión absolutamente lastimosa en su cara.

—¿Eh? ¿Qué pasa…? —Empezó, pero entonces su estómago emitió un vivo y estruendoso gruñido, y supuso el resto.

Sosteniendo una mano sobre su estómago, Albertina sonrió, avergonzada.

El cielo ya empezaba a brillar con el sol poniente. Habría pasado algún tiempo desde que habían almorzado, sin mencionar el hecho de que ella había estado usando el poder de su runa para crear vientos de cola para empujar el carruaje de Yuuto todo el tiempo. No es sorpresa que se le abriera el apetito.

—Oh, no tienes remedio, Al —dijo Kristina—. Supongo que no hay nada que hacer. Bueno, entonces, todavía tengo algo de pan que ahorré del almuerzo, así que…

—¡¿Vas a dármelo?!

—Me lo voy a comer yo mismo, por supuesto. —Kristina se metió el pan sobrante en la boca de golpe y comenzó a masticar con furia. Era un pedazo de pan bastante grande, así que sus mejillas estaban hinchadas como las de una ardilla.

—Ah… ahh… ahhhhhh… —Albertina cayó dramáticamente de rodillas, extendiendo un brazo hacia su hermana en vano con lágrimas cayendo por su cara. Lloraba como si fuera el fin del mundo.

Viendo esa reacción, Kristina parecía absolutamente extática, como si estuviera caminando en el aire. Como siempre, estaba completamente dedicada a meterse con su hermana.

—Te conseguiremos algo de comida muy pronto, así que no llores. —Yuuto, sintiendo un poco de lástima por Albertina, le dio una palmadita en la cabeza, moviéndole un poco el pelo. Llegaron a Gimlé antes de lo previsto gracias a ella, y él definitivamente quería darle una buena comida.

—¡Wahhh! Muchas gracias… —Albertina agarró su mano y le dio las gracias profusamente.

Mientras tanto, su hermana respondió con una fría objeción. —Oh, Dios. Señor Yuuto, ¿podría molestarte para que no la alimentes sin mi permiso?

La boca de Kristina estaba sonriendo, pero sus ojos no. Parece que esto no fue un problema fácil de resolver.

Yuuto no pudo evitar sonreír irónicamente.

Por más que dijera lo contrario, Kristina había esperado para hacer un espectáculo de comer frente a su hermana hasta que la ciudad estuviera justo frente a ellos, cuando podrían conseguir algo de comer sin tener que esperar mucho. Yuuto tenía la sensación de que si realmente se les acababa la comida y no tenían forma de conseguir más, ella le habría dado lo último de su propia comida a Albertina.

—En serio… eres una chica retorcida.

***

—Suena como si realmente estuvieras teniendo problemas con ello, entonces. —dijo Yuuto.

—Sí, señor. —El hombre de mediana edad que estaba sentado al otro lado del escritorio de Yuuto inclinó tímidamente su cabeza repetidamente, limpiándose el sudor de su frente con un pequeño paño. —Es sólo que hay bastantes diferencias de lo que estamos acostumbrados, y, um…

Se suponía que tenía unos treinta y tantos años, pero debe haber visto su parte de problemas, pues parecía mucho mayor. Su pelo castaño ya tenía trozos de blanco, y había gruesas líneas de pliegues grabadas en su cara.

El nombre del hombre era Olof. Era el oficial de cuarto rango del Clan Lobo, y el nuevo gobernador se encargó de dirigir la ciudad de Gimlé.

No tenía ningún logro particularmente sobresaliente en su nombre, pero había ganado su rango actual al cumplir cualquier misión o asignación que se le asignara sin ninguna fanfarria o queja, y con el tiempo, su larga y firme dedicación lo había convertido en un general valioso y experimentado.

Se esperaba que gobernar sobre un nuevo territorio anexionado traería sus problemas, y Yuuto había determinado que un hombre conocido por sus sencillos, pero sólidos resultados sería el más adecuado para la tarea. Sin embargo, parecía que había sido una navegación difícil incluso para Olof.

—Aún así, tenemos que implementar este sistema de Norfolk de alguna manera. —dijo Yuuto.

—He dado todo lo que tenía para intentar que así fuera, señor, pero me temo que no estaba a la altura —Olaf volvió a inclinar la cabeza—. Lo siento mucho.

—No, está bien, entiendo que es difícil —Yuuto hizo un gesto con las manos, intentando tranquilizar al apologético Olof—. Sé que va a ser difícil, pero sigue intentándolo.

El sistema Norfolk era un sistema de cultivo de cuatro cursos en el que cuatro cultivos diferentes (cebada, trébol, trigo y nabos) eran plantados en cuatro campos, y luego sus posiciones eran rotadas con la nueva siembra cada año.

En el siglo XVIII, el aumento tremendamente rápido de la productividad agrícola, en gran parte debido al uso generalizado de esta técnica de rotación de cultivos, pasó a denominarse la Segunda Revolución Agrícola.

Hasta la llegada de este sistema, había sido difícil preparar una cantidad adecuada de forraje para todo el ganado doméstico y, a medida que se acercaba el invierno, era común sacrificar la mayoría de ellos, lo que a su vez impedía retener un gran número de animales.

Para Yuuto, eso significaba que en preparación para el próximo invierno de este año, quería al menos elaborar un plan para la plantación de nabos y tréboles. Los nabos servían como forraje para el ganado durante el invierno, mientras que el trébol alimentaba al ganado y ayudaba a renovar la tierra.

—El mayor problema para nosotros —explicó Olof—, es que esta ciudad estuvo bajo el control del Clan Cuerno durante muchos años, y la gente aquí realmente llegó a amarla y apreciarla. Por lo tanto, no ven muy favorablemente nuestra regla.

—Ya veo, —dijo Yuuto, asintiendo—. Bueno, el Clan Cuerno mejoró mucho la vida aquí, después de todo.

El padre de Linnea era conocido coloquialmente como Gullveig, “el héroe de oro”, y parece que ese nombre no era exagerado. La misma Linnea estaba tan dedicada al bienestar de su pueblo que había estado dispuesta a ofrecerse como sacrificio por ellos. Era probable que ella hubiera aprendido este sentido de devoción de las enseñanzas de su padre, y observando su ejemplo.

—Sí, señor, —dijo Olof—. Y cuando los forasteros como nosotros llegan en ese momento, exigiendo que cambien las prácticas que han pasado de generación en generación, es muy difícil conseguir que alguno de ellos preste atención…

—Sí, ese va a ser el caso cuando tus costumbres agrícolas se hayan transmitido durante cientos de años… —Yuuto no pudo evitar estar de acuerdo con el punto de vista de Olof, suspirando amargamente y cruzando los brazos.

En la “sociedad de la información” del siglo XXI, de donde proviene Yuuto, los avances tecnológicos eran prácticamente mensuales o incluso diarios. Pero en épocas antiguas, a menudo había habido períodos de varios cientos o incluso miles de años sin cambios significativos o revolucionarios, donde la gente simplemente continuaba usando la tecnología y las prácticas transmitidas a ellos.

Por ejemplo, a pesar de que el concepto de pelear mientras se montaba a caballo ya había nacido alrededor del año 1.000 a.C., pasaron otros 700 años antes de que se inventara la boquilla de broca, y pasaron 1.400 años más antes del advenimiento del estribo moderno.

—“No hay nada más difícil de asumir, más peligroso de llevar a cabo, o más incierto en su éxito, que tomar la iniciativa en la introducción de un nuevo orden de cosas.” …Así es. —Con un poco de ironía, Yuuto citó de memoria El Príncipe de Maquiavelo.

En ese libro, Maquiavelo siguió con: “Porque el innovador tiene por enemigos a todos los que han hecho bien en las viejas condiciones, y defensores tibios en los que pueden hacer bien en las nuevas”.

Y esta era la agricultura, el núcleo y la base de los medios de vida de la gente. El fracaso significaría que podrían no tener nada que comer al año siguiente. Yuuto podía entender por qué la gente de Gimlé se lo pensaría dos veces antes de confiar en algo nuevo.

Cuando intentó poner en práctica el sistema con el Clan Lobo en Iárnviðr, Yuuto ya se había ganado una reputación con varios logros para el clan, y se había ganado la confianza de autoridades de alto rango en el clan como Felicia y Jörgen. Y esas autoridades del Clan Lobo ya tenían la confianza incondicional de los ciudadanos. Esa era la única razón por la que había sido capaz de implementar incluso una versión parcial del sistema tan fácilmente como lo había hecho.

Gimlé era, en este sentido, territorio enemigo, y al otro lado de la frontera del río Élivágar se extendía el territorio del Clan Relámpago. Si no era cuidadoso con las emociones de la población local, en el peor de los casos podría llevar a una revuelta, creando una apertura fatal en las defensas del Clan Lobo e invitando a la invasión.

—No hay nada más difícil de tratar que las emociones humanas, —refunfuñó Yuuto, y suspiró.

—Tiene toda la razón, señor —Olof dio un acuerdo severo y solemne.

Luego intercambiaron miradas y ambos se rieron irónicamente.

Por más lógica que suene, por más revolucionario que sea el resultado esperado o la mejora, sin la capacidad de influir en el corazón humano, cualquier idea nueva no era más que una tarta en el cielo.

Al fin y al cabo, el conocimiento del siglo XXI no era más que eso. ¿Cuánto tiempo le había llevado enterarse de ese simple hecho?

—Por el amor de Dios. Entonces, ¿qué podemos hacer al respecto? —Perplejo, Yuuto miró al techo.

Poco sabía, una solución a este problema que él había pensado extremadamente difícil de resolver estaba incluso ahora corriendo hacia él desde una dirección inesperada.

Si esa solución sería algo deseable para él o no es otra cosa.

***

—¡Hermano Mayor! ¡Es bueno verte de nuevo después de tanto tiempo! —Linnea lloró.

—S-Sí, y-yo también me alegro de verte, Linnea. —Sorprendido por la repentina llegada de su hermana jurada a la ciudadela, Yuuto luchó incómodamente para devolverle su saludo.

Hacía unos cinco días que Yuuto había llegado a Gimlé. Había estado visitando varios lugares de la ciudad, haciendo preguntas indirectas a los residentes, y acababa de empezar a sentir la dificultad del problema al que se enfrentaba.

—¿P-Pero por qué estás aquí? —Preguntó Yuuto, su cara tensa.

No era que le desagradara; de hecho, le gustaba Linnea. Pero ahora mismo, ella era la persona a la que menos quería ver.

Gracias al ingenio experto de Felicia para manejar la situación, Yuuto había logrado ganar algo de tiempo para pensar, pero incluso con todo ese tiempo, aún no había sido capaz de encontrar una manera diplomática y libre de problemas para rechazar su oferta de matrimonio. Todavía era algo por lo que se devanaba los sesos.

—Originalmente, esta ciudad estaba bajo el dominio del Clan Cuerno, —explicó Linnea—. Por supuesto, tengo absoluta fe en que puedes traer paz y prosperidad a la gente de aquí, Hermano Mayor. Es sólo que es algo en lo que he pensado mucho, y… Cuando oí que vendrías aquí, pensé que era una gran oportunidad. Um, y… He-Hermano Mayor, también quería verte a ti.

Como dijo en la última parte, la voz de Linnea se quebró y se desvaneció. Su cara se puso roja y miró hacia abajo, avergonzada.

Yuuto era casi incapaz de entender las palabras… casi. Pensó en lo mucho mejor que se sentiría si no las hubiera escuchado, y maldijo su audición.

No tenía ni idea de cómo lidiar con esto.

Durante los últimos dos años, se había sumergido febrilmente en el estudio del gobierno, la economía y la ciencia militar, pero eso le había dejado sin tiempo para aprender sobre las relaciones con las mujeres. Y tampoco era como si hubiera tenido alguna experiencia de vida a la que recurrir. Sólo era un chico puro, como muchos jóvenes de su edad.

—Um, así que, um, si es posible, me gustaría escuchar tu respuesta pronto… —Con sus dos dedos índices apretados, Linnea le preguntó con una pequeña voz. Pero sus gestos verdaderamente dulces, incluso adorables, solo clavaron la espada que era la conciencia de Yuuto aún más profundamente en su propio corazón.

—Ahhh, así que en lo que respecta a eso, um… —La cara de Yuuto había empezado a sudar tanto que uno podría confundirle con un sapo recién salido del agua.

«¡Tengo que pensar en una excusa…!» La mente de Yuuto corrió, pero no había ninguna posibilidad de que se le ocurriese algo útil cuando no había sido capaz de hacerlo después de todo este tiempo.

—¿Hermano Mayor? —preguntó Linnea.

—Uhh… um um um um…

—Lo siento mucho, Hermana Mayor Linnea, —dijo Felicia inclinando la cabeza. —La verdad es que nos llegó otra oferta de matrimonio del Clan Garra, y como es un asunto político delicado, esperamos que nos conceda un poco más de tiempo.

Al final, fue una vez más el talentoso ayudante de Yuuto quien vino a rescatarlo en un momento de desesperación.

—¿Qué–? ¿Dijiste el Clan Garra? —Agitada, la cara de Linnea pasó de ser la de una joven doncella enamorada a la de un patriarca apacible. Ella fijó su mirada en Felicia, presionándola por los detalles, cuando…

—¡Aquí estoy, soy yo! —Albertina levantó la mano y gritó enérgicamente.

—O eso dice ella, pero no es más que una concubina, y yo soy la verdadera candidata al matrimonio, —agregó Kristina.

—¡¿Ehh?! ¡Pero técnicamente soy la hermana mayor, Kris!

—La habilidad y el mérito lo son todo en este mundo, Al. Je je je je… —Kristina se rió para sí misma como un magistrado malvado de la ficción.

Para alguien que había declarado abiertamente que no tenía interés en el matrimonio, parecía que estaba dispuesta a hacer todo lo posible para burlarse de su hermana.

—Grr, pensar que el Hermano Mayor te dejó acompañarlo en su gira de inspección… Si ya te has ganado su favor de esa manera, no puedo tomarte a la ligera. —Con una expresión de temor, Linnea dio un paso atrás inestable.

Parecería que ella asumió que Yuuto había traído a los gemelos como sus “amantes favoritas”* o algo así. En realidad, habían decidido obstinadamente venir por su propia voluntad.

<<Editor Edless: Jajajajaja, eso esta a años luz de suceder.>>

—¡He-Hermano Mayor! —Linnea lloró—. Con el debido respeto, el Clan Cuerno es más grande que el Clan Garra en términos de fuerza nacional. Creo que es obvio cuál de nosotros llevaría a una mejor prosperidad para el Clan Lobo.

—Dios mío, ¿tratando de atrapar a un hombre con riquezas materiales? —Kristina se mofó—. No debes tener mucha confianza en ti misma como mujer. Hee hee.

Kristina puso una mano sobre su boca y se rió arrogantemente, al estilo de su típico personaje de mujer malvada.

Se estaba divirtiendo mucho. Aunque su principal objetivo era, por supuesto, su hermana, parecería que a ella también le encantaba sádicamente meterse con la gente en general.

Realmente era una chica de mal carácter.

—¡Rrrrgh! —Mirando a Kristina, Linnea gruñó, presumiblemente incapaz de responder a sus burlas.

—Hee hee. —Kristina se rió de nuevo. Parecía estar disfrutando de lo frustrada que estaba haciendo Linnea, pero a los ojos de Linnea, tenía que parecer que Kristina se regodeaba de sus perspectivas de matrimonio.

—¡Grr…! —La cara de Linnea se retorció de disgusto. Esa reacción suya fue aún más gratificante para Kristina, pero ella no se dio cuenta.

—M-Más importante aún, Linnea, estabas preocupada por el estado de la ciudad, ¿verdad? —Yuuto intentó apresuradamente cambiar de tema.

En parte lo hizo porque sentía pena por Linnea, pero sobre todo porque había determinado que este tema era demasiado peligroso. Sería un verdadero problema para él que se revelara que había intentado enviar a los gemelos de vuelta a casa. Quería que Linnea siguiera pensando que estaba luchando para decidir entre las ofertas de matrimonio de ambos clanes.

Para Yuuto, se sentía como si estuviera actuando la parte de la clase de hombre que seguiría a múltiples mujeres y nunca se comprometería.

«De vuelta en casa en el siglo 21, pensé que los imbéciles asquerosos como ese eran los peores, así que ¿cómo terminé siendo uno de ellos?»

—Oh, uh, sí, —dijo Linnea, pareciendo volver a sus sentidos con las palabras de Yuuto. Dejó de mirar amenazadoramente a Kristina y a su hermana. Volviendo a sus primeros modales corteses, se volvió hacia Yuuto—. De camino aquí, me tomé la libertad de ver el estado de la ciudad, y me alivió ver que la reconstrucción parece estar avanzando bien.

—Bueno, es vergonzoso admitirlo, pero la verdad es que en realidad no está yendo muy bien, —admitió Yuuto.

—¡¿E-Es eso cierto?!

—Sí, —dijo Yuuto—. Parece que los gobernantes anteriores eran increíbles en su trabajo.

—¡Ah…! Eso es, um, qué puedo decir… —Linnea casi estalló en una amplia sonrisa, y luego se detuvo, pareciendo arrepentida. Aún así, su modestia no podía ocultar completamente la felicidad de sus mejillas, creando una expresión bastante mezclada.

A Yuuto le pareció reconfortante verle mientras seguía explicándole la situación. —Por eso, hay algo que he querido encontrar una manera de poner en práctica aquí, pero no podemos conseguir que nadie esté de acuerdo con ello, y estamos en un punto muerto. Supongo que no hay otra forma de evitarlo que empezar ganándose su confianza lenta y constantemente, ¿verdad? —Yuuto levantó ambas manos, encogiéndose de hombros.

La prisa hace que se desperdicie, como decía la famosa expresión. Sólo porque tenía conocimiento del siglo XXI, eso no significaba que las cosas siempre saldrían como él quería. Aunque se sintiera como un camino frustrantemente largo, él iba a tener que caminar cada paso de él.

—Por cierto, ¿qué clase de plan es? —preguntó Linnea—. Si está bien, ¿estarías dispuesto a contármelo?

—Hmm, que debo hacer… —Yuuto solo dudó un momento—. Ahh, claro, por qué no. Así que, la cosa es…

Yuuto le dio a Linnea una explicación aproximada del sistema de rotación de cultivos de Norfolk.

En una época en la que no era exagerado decir que la fuerza nacional de un país era equivalente a su productividad agrícola, la puesta en práctica de este sistema reportaría beneficios inconmensurables.

Había dudado un poco sobre si era correcto dar un conocimiento tan valioso a alguien de otro clan, pero había decidido decírselo. No era porque había llegado a gustarle Linnea o porque quería llevar la felicidad a los ciudadanos del Clan Cuerno, aunque no podía negar que también tenía ese tipo de sentimientos ingenuos. No, como patriarca, tenía una razón más práctica para su decisión.

El Clan Cuerno había sufrido recientemente un serio declive en la fuerza nacional. En su derrota ante el Clan Lobo, habían perdido un gran número de soldados y una buena porción de tierra fértil, incluyendo a Gimlé. Y en su más reciente guerra con el Clan Pezuña, sus tierras del oeste habían visto muchos daños. Desde una perspectiva geopolítica, el Clan Cuerno era lo que se podría llamar un estado tapón, protegiendo el lado oeste del Clan Lobo de los muchos otros clanes que rodeaba. Era como Tokugawa Ieyasu había sido para Oda Nobunaga.

Ahora que habían formado una alianza, no sería muy bueno para la seguridad nacional del Clan Lobo dejar que el Clan Cuerno se debilitara demasiado.

—Oh… Ohhh… —Linnea asintió y suspiró tras un suspiro de asombro mientras Yuuto explicaba el sistema de rotación de cultivos. Para cuando él terminó, ella estaba tan profundamente conmovida que temblaba de emoción, y comenzó a alabarlo implacablemente—. ¡Wooooooooooow! ¡Increíble! ¡¡Increíble!! ¡Eso es demasiado asombroso! No sólo puedes ganar en la batalla, ¡incluso piensas en ideas espléndidas como esta! ¡T-Te admiro desde el fondo de mi corazón! ¡Hermano Mayor, creo que tu sabiduría supera a la de los dioses en los cielos!

—N-No, mira, en realidad no pensé en nada de eso, —dijo Yuuto, retrocediendo de los feroces elogios de Linnea.

En su interior, también fue expulsado por otra razón. Yuuto nunca antes había visto a una persona emocionalmente conmovida en un nivel tan profundo sólo por una simple explicación científica. Los seres humanos no podían comprender algo que estaba demasiado lejos de los límites de su propio sentido común. En Yggdrasil, plantar los campos cada dos años seguía siendo una práctica común. Aunque el sistema de Norfolk ya había producido resultados definitivos en el mundo de Yuuto, todavía no había precedentes aquí.

Con una propuesta que sonaba demasiado buena para ser verdad, era normal que la gente sospechara de fraude, y había muchos que podían reaccionar con ira, afirmando que los dioses no permitirían tal blasfemia.

—¡¡Entiendo!!! —De repente, Linnea se puso de pie y, con la cara llena de determinación, le dio un puñetazo en el pecho—. ¡Por mi hermano mayor, y más que nada, por la gente de Gimlé! Aunque sea inútil, yo, Linnea, haré todo lo posible para ayudarte.

***

—Ohh, ¡es Lady Linnea! ¡Lady Linnea está aquí!, —gritó un hombre.

—Muchas gracias por venir a vernos, —añadió una mujer—. Es maravilloso tener la oportunidad de volver a verte la cara.

—Aquí hay algunas manzanas que hemos cosechado. Por favor, asegúrate de disfrutarlas al máximo.

La gente de Gimlé adoraba a Linnea de una manera que podría llamarse religiosa. Era casi como si la vieran como una especie de dios viviente. Incluso hubo algunos que exclamaron “¡Alabado sea Dios!”

—Eres… realmente increíble… —Dijo Yuuto, sorprendido.

—No, es la influencia de mi padre. No tengo nada que ver con esto… —Sacudiendo la cabeza, Linnea negó con tristeza. Parecía haber perdido la confianza en ella misma con todo lo que había pasado en los últimos meses, pero Yuuto no podía estar de acuerdo con ella en absoluto.

Yuuto fue venerado en Iárnviðr, pero no hasta este punto. Y lo que es más importante, era un tipo diferente de reverencia. Las emociones que sintió Yuuto de sus hombres de clan eran las de gratitud, alabanza y respeto hacia un gobernante que les dirigía y les daba el regalo de su juramento al Cáliz. Había una cierta sensación de distancia.

Mientras tanto, el culto que la gente de Gimlé mostraba a Linnea contenía una afectuosa calidez, como si fuera su propia familia de carne y hueso.

El hecho de que Linnea fuera la hija del patriarca anterior era un secreto, así que esa no podía ser la razón. Además, por muy virtuoso y talentoso que hubiera sido el gobernante de su padre, si ella misma no hubiera tenido su propio carisma y atractivo, no habría obtenido este nivel de profundo afecto de su pueblo.

—Te quieren de verdad, ¿eh? —Murmuró Yuuto. Había venido a verla bajo una luz completamente nueva.

Sin embargo, pronto se daría cuenta de que incluso su nueva evaluación de ella había sido demasiado baja.

***

—Eres… eres realmente increíble… —Yuuto jadeó.

—De hecho… —Felicia murmuró.

Yuuto y Felicia solo podían manejar esas pocas palabras, y suspiros de admiración por cómo se habían desarrollado las cosas.

Era el tercer día desde que Linnea había llegado a Gimlé. Habían pasado menos de tres días, pero ella había hablado con todas las figuras influyentes de la ciudad, y había conseguido que cada uno de ellos diera su acuerdo sobre un plan para implementar el sistema de Norfolk. Eso solo habría sido motivo de celebración, pero no los habría dejado en tal estado de conmoción.

No, lo que los abrumaba era que, en tan poco tiempo, Linnea ya había resuelto los detalles de quién iba a plantar qué cultivos y dónde, e incluso cómo regular el equilibrio de intereses económicos que surgiría entre los ciudadanos que plantaran diferentes tipos de cultivos.

“Oye, ¿no sería interesante si hiciéramos esto?”

Todo el mundo ha tenido la experiencia de tener una gran idea y decir eso. Sin embargo, tales visiones rara vez se hacen realidad. Las ideas por sí mismas no tienen poder para hacer que nada suceda.

Hay que poner en práctica el trabajo: elaborar un calendario concreto, adquirir suministros, reunir a la gente, asignar roles. Es con esta habilidad de hacer las cosas que una idea comienza a tomar forma en el mundo.

Linnea poseía esa habilidad.

En el Clan Lobo, oficiales como Jörgen y Olof sobresalían en ese departamento, razón por la cual se les otorgaban valiosos nombramientos como segundo al mando o gobernador de Gimlé. Pero las habilidades prácticas de Linnea iban mucho más allá de las suyas.

El talento natural pudo haber jugado un papel importante en eso, pero era más probable porque Linnea, desde sus días más jóvenes, había sido entrenada vigorosamente por su gran padre en las habilidades necesarias para cumplir con su papel futuro.

—Entonces, Hermano Mayor. —Linnea no pareció darse cuenta de su reacción—. El mayor motivo de preocupación para muchas de las personas involucradas es lo que sucedería en caso de una mala cosecha. Si puede prometerles una garantía financiera de estas cantidades en caso de que eso ocurra, creo que todo el mundo se sentirá lo suficientemente seguro como para trabajar conjuntamente en ello. Así que, realmente me gustaría obtener tu autorización para esto.

—S-Si, uh… —Yuuto miró hacia el papel que estaba en el escritorio frente a él, cubierto con líneas de texto muy apretadas, pero no podía leerlo. Levantó la vista hacia su ayudante, y con expresión reservada, ella asintió con la cabeza. Parecía que eran condiciones razonables.

—B-Bueno, entonces, procedamos con esto. Sigue con el buen trabajo.

—Sí, lo haré, —dijo Linnea felizmente—. ¡Muchas gracias!

—No, tú eres el que merece las gracias.

—Sólo hago lo que puedo por todos en Gimlé. —La cara sonriente de Linnea estaba coloreada de fatiga; probablemente no había dormido mucho en los últimos dos días. Pero incluso los signos de cansancio fueron eclipsados por su alegría.

En el ámbito de la apariencia pura, Linnea no era una comparación para Felicia o Sigrún. Pero había un encanto que ella tenía que ellos no tenían, una habilidad para mover los corazones de la gente.

«Apuesto a que la gente de Gimlé se había dejado engañar por esa sonrisa tuya», pensó Yuuto con seguridad.

La lógica no era suficiente para empujar a la gente a cambiar. Lo que los había cambiado era innegablemente la sinceridad de Linnea.

A pesar de su noble nacimiento y posición, siempre se puso entre la gente común, escuchó sus voces con seriedad, y trabajó más duro que nadie. Ese enfoque serio y decidido les convenció de que ella realmente pensaba en su bienestar y de que podían confiar en ella con su destino.

—Si ese idiota de Steinþórr es Xiang Yu, entonces ella es como Liu Bang y Xiao que él armó, —murmuró Yuuto para sí mismo—. No es de extrañar que la eligieran para ser patriarca a su edad.

Liu Bang no había sido conocido por ser particularmente excepcional en heroísmo en el campo de batalla ni en ingenio, pero parecía tener alguna cualidad misteriosa que atraía a la gente hacia él, y muchas personas capaces y talentosas se habían reunido bajo su liderazgo.

Entre ellos se encontraba Xiao He, a quien Liu Bang había alabado como el mayor retenedor de toda la China unificada.

Xiao No había realizado ninguna proeza milagrosa o espectacular en el campo de batalla, pero había sido un hábil administrador de la fortaleza de Liu Bang en Guanzhong. Desde allí, había enviado constantemente soldados y suministros al frente de batalla, sin interrupciones y sin causar ninguna tensión indebida a la población.

—Hacerla mi hermana pequeña tan pronto como pude fue una buena decisión, —dijo Yuuto con una irónica sonrisa. Era como las partes más fuertes de dos grandes figuras históricas combinadas en una sola, lo que la hacía de tan alto nivel que bien podría estar haciendo trampas.

Era cierto que cuando se enfrentó a su ejército en el campo de batalla, francamente no la había considerado una gran amenaza, pero conociéndola ahora, se alegró de todo corazón de no tenerla nunca más como enemiga.

***

Los alrededores de Yuuto estaban bañados en la oscuridad. La única luz en la habitación era la tenue y vacilante llama de una lámpara cercana.

Normalmente Yuuto usaba su tiempo libre antes de acostarse por la noche para leer libros electrónicos y estudiar, pero esta noche se saltaba su rutina habitual.

Mañana por la mañana dejaría Gimlé y tomaría prestados los poderes de los gemelos, debería volver a Iárnviðr en algún momento alrededor de la tarde dos días después de eso. Ya habían pasado doce días sin escuchar la voz de Mitsuki, y realmente estaba empezando a echarla de menos. Quería ahorrar la mayor cantidad posible de carga de batería para el día que volviera.

—Con todo lo que pasó, este fue un viaje que valió la pena, ¿eh? —murmuró.

A Yuuto le hubiera gustado quedarse dormido enseguida, pero gracias a su rutina, normalmente se levantaba a esta hora, y no era el tipo de persona que podía dormirse fácilmente cuando le convenía. Así que, mientras esperaba a que sus párpados se pusieran pesados, estaba recordando sobre los días que había pasado en Gimlé.

—Parece que gobernar este lugar va a ser más fácil de lo que originalmente pensé, lo cual es genial.

Todo eso fue gracias a Linnea. Aunque la antipatía de la población hacia el Clan Lobo no había desaparecido por completo, Yuuto había recibido informes de Olof de que había disminuido bastante.

Linnea había dado la vuelta personalmente y sentado las bases sociales necesarias para ellos, asegurándose de que la gente obedeciese a Yuuto, y al Clan Lobo por extensión.

Olof también era un hombre honesto, diligente y confiable. Con todo arreglado para él, no había preocupación de que dejara caer la sopa y la arruinara.

—Hermano Mayor, ¿estás despierto?, —preguntó una voz.

—¿Eh? Oh, eres tú, Linnea. —Yuuto se sentó. Se sorprendió un poco al escuchar su voz desde fuera de su puerta justo después de haber estado pensando en ella—. Estamos en mitad de la noche. ¿Qué está pasando?

—¿Está bien si entro?

—Claro, está bien, ¿pero de qué querías hablarme? ¿Es algo sobre Gimlé?

—No, no se trata de eso… —La puerta se abrió, sus bisagras haciendo un chillido un poco desagradable.

Linnea parecía algo nerviosa cuando entró en la habitación, y Yuuto notó que no llevaba su traje formal normal, sino un camisón suelto.

Cerró un puño ante su pecho, como si estuviese reuniendo su resolución, y se puso ante Yuuto. Tensando sus ojos en la oscuridad, pudo ver que su pelo estaba mojado. ¿Era algún tipo de aceite perfumado? Había una especie de dulce aroma flotando hacia él.

—Hermano Mayor Yuuto… —Llamó su nombre con voz delicada, y su vestido se le resbalo y cayo al suelo. Incluso en la oscuridad cercana, su cuerpo desnudo sobresalía fuertemente contra lo que la rodeaba (El entorno).

«¡Maldita sea! Demasiado tarde», Yuuto maldijo su ingenuidad. Estos últimos días, Linnea había estado tan inundada con su trabajo que la única vez que habían hablado entre ellos había sido sobre Gimlé, y él había bajado completamente la guardia.

Mientras él aún estaba atrapado en su confusión, ella de repente lo abrazó, con una mirada amorosa en sus ojos. Una pequeña pero inconfundible sensación de suavidad presionó contra el pecho de Yuuto.

—Por favor, acuéstate conmigo, —susurró dulcemente al oído de él, su voz sonrojada por la pasión.

14

—¡Gah…! —Las agujas y clavos de fieltro de Yuuto suben por su espina dorsal. Todos los pensamientos se desvanecieron, y su mente quedó en blanco como una hoja. Como guiada por una fuerza invisible, los brazos de Yuuto se levantaron lentamente y empezaron a envolver la espalda de Linnea.

Yuu-kun…

Pero antes de que pudieran, la imagen de la cara de su amiga de la infancia brilló breve e intensamente en su mente, y de alguna manera se las arregló para contenerse.

Estuvo cerca; se había perdido casi por completo.

Yuuto cerró los dos ojos y respiró larga y profundamente, luego agarró los hombros de Linnea y sacó su cuerpo del suyo.

—¿Por qué…? ¿Soy… soy realmente poco atractivo después de todo?

—No. No es… eso no.

—…Por favor, no te preocupes por mis sentimientos, —dijo—. La verdad es que ya me lo había imaginado. Cada vez que mencionaba el tema del matrimonio, te quedaba una expresión de angustia en la cara, Hermano Mayor.

—¡Ah…! —Ella había golpeado el clavo en la cabeza, y él no podía decir nada a cambio.

Aunque era joven, Linnea seguía siendo una mujer. En comparación con los hombres, se dice que las mujeres son marcadamente superiores en su capacidad de percibir las mentiras o emociones ocultas de una persona por el tono de su voz, expresiones faciales o lenguaje corporal aparentemente trivial. De acuerdo con una teoría, esta ventaja natural en la percepción y la perspicacia proviene de tener que cuidar a los bebés, que no pueden hablar ningún idioma.

Yuuto se vio forzado a darse cuenta una y otra vez de que nunca debía subestimar la intuición de una mujer.

—Lo entiendo, —dijo ella con tristeza—. Están Lady Felicia, Lady Sigrún, y esas gemelas del Clan Garra. Todas esas mujeres a tu alrededor son tan bonitas, son tan lindas, que no hay forma de que quieras acostarte con alguien como yo.

—No, eres muy atractiva, —dijo Yuuto—. Es sólo que soy el patriarca del Clan Lobo. No puedo permitirme casarme irreflexivamente sin antes… No, no, eso no es verdad.

Yuuto se agarró a la mitad de la mentira y se mordió el labio, agitando la cabeza de un lado a otro.

No podía seguir haciendo este acto superficial. Siempre estaba poniendo excusas, tratando de decir lo correcto para no herir sus sentimientos. ¿Cómo pudo seguir siendo tan deshonesto con Linnea, que siempre se entregó a todo lo que hacía, con sinceridad y humildad? ¿Cómo pudo volver a hacer lo mismo aquí y ahora?

No podía soportar lo patético que se sentía.

—¡¡Haaa!! —Yuuto respiró hondo… ¡luego gruñó y golpeó con fuerza su frente contra la pared con un bam!

¡Bam-bam-bam-bam! Insatisfecho, se golpeó la cabeza varias veces más.

—¡¿He-Hermano Mayor?! ¡¿Qué estás haciendo?! ¡Sangre! ¡Estás sangrando!

—Estoy bien. —Levantó una mano para detener a Linnea, y apretó la otra contra su frente. De hecho, había algo cálido y húmedo allí.

De todos modos, le dolió. Era una cantidad ridícula de dolor. Pero de alguna manera, eso había sacado todos los molestos y pretenciosos pensamientos, y su cabeza se sentía extrañamente clara.

Sabía exactamente lo que necesitaba hacer ahora.

—¡Linnea, lo siento! No puedo casarme contigo, —dijo, inclinando su cabeza profundamente ante ella.

Yuuto no era lo suficientemente infantil como para aferrarse a pensar que si explicaba honestamente su situación, todo el mundo lo entendería. No podía permitirse ser un niño.

Como patriarca, la estrategia era absolutamente necesaria en todas las cosas. Si la situación lo requería, incluso engañaría a alguien sin dudarlo.

Sin embargo, con alguien que era completamente abierto y honesto con él, sentía que necesitaba responder con honestidad e integridad en especie, no como un patriarca del clan, sino como un ser humano civilizado.

—Ya… veo, —susurró Linnea, manteniendo sus emociones bajo control—. ¿Podría al menos… preguntarte por qué?

Yuuto levantó la cabeza y miró a Linnea a los ojos.

Honestamente, la encontró linda. Era una chica amable, que era considerada con los demás y que lo idolatraba como a un cachorro. No podía negar que en el fondo se había encariñado con ella.

Eso es exactamente por lo que necesitaba decírselo.

—Hay una chica… de la que estoy enamorado. Yo… no quiero traicionarla. —Necesitó un poco de fuerza de voluntad para exprimir las palabras de su garganta.

Linnea lo miró, perpleja. Eso era de esperar. En este mundo, era común que los hombres en posiciones de poder tuvieran varias amantes o concubinas. Y un matrimonio con Linnea implicaba la política de ambas naciones.

“¿Qué está tratando de decir esta persona?” No sería una respuesta inusual. Lo que dijo era tan poco natural y sentimental que le parecería incomprensible.

—Te… contaré toda la historia, —dijo—. Sin encubrir nada de eso. Puede que no me creas cuando te digo esto, pero… no soy de este mundo.

—¿Qué… estás…?

—Vengo de muy, muy lejos, en el futuro… varios miles de años. Es por eso que tengo todo este conocimiento que ustedes no tienen.

—…E-Es una historia difícil de creer de inmediato. Pero… hay muchas cosas que también encajan, —murmuró Linnea con una expresión seria.

Por supuesto que ella no creería una historia como la suya sin cuestionarla. Pero también había visto a Yuuto traer ideas e inventos a este mundo que nunca antes habían existido, una y otra vez. En cierto modo, su explicación era difícil de creer.

—Todo es verdad, —dijo—. Y eventualmente, regresaré a mi propio mundo. Bueno, no tengo ni idea de cómo volver, pero quiero hacer lo que sea necesario para hacerlo.

—…¿Es porque la chica que amas está allí?

—Sí. Así que por eso… No puedo comprometerme a casarme con nadie en este mundo. —Logró declararlo de forma clara y concisa.

Si no lo hubiera declarado con certeza, sentiría como si su corazón se tambaleara. Si no hubiera tenido a Mitsuki, seguramente habría aceptado los avances de Linnea. No, no fue sólo ella. A estas alturas, probablemente ya habría tenido relaciones sexuales con Felicia o Sigrún.

Porque nunca lo habrían rechazado. Porque tal comportamiento egoísta sería tolerado por alguien en la posición de patriarca.

—Así que ella es alguien que te importa tanto, Hermano Mayor… Estoy celosa. Debe ser una persona maravillosa. —Linnea sonrió un poco.

Incluso si la historia de Yuuto estaba a la par de un sueño o un cuento de hadas, ella debe haber decidido por su tono confiar en que él no estaba mintiendo.

—No estoy seguro de eso, —admitió Yuuto—. Es quisquillosa con las cosas, y es una llorona, y últimamente he aprendido que da mucho miedo cuando se enoja. Está totalmente desesperada, ¿ves?

Exactamente eso. No tenía remedio. Por eso tenía que volver a casa, pase lo que pase.

El niño que aún estaba en lo profundo de su corazón había jurado, “yo soy el que la protegerá”.

No iba a entregar ese papel a nadie.

—Bueno, aún no sé cuando va a pasar, pero me haría feliz que tú y tu clan se llevaseis bien con el Clan Lobo incluso después de que vuelva a casa, —dijo Yuuto—. Planeo al menos hacer arreglos con mi Cáliz para evitar peleas internas.

—Eso no será un problema para mí, —dijo Linnea—. Sin embargo, todavía hay un problema. Si estás regresando a tu propio mundo, Hermano Mayor, entonces no estoy seguro de lo que debo hacer.

Linnea suspiró. Todavía estaba en la adolescencia, pero en ese momento, era como si fuera una anciana cansada de la vida.

—Conmigo como patriarca, el Clan Cuerno sólo continuará su decadencia. Rasmus ya es bastante viejo para el puesto, y Haugspori es un general hábil, pero tiene poco interés en gobernar. Este es un problema real. ¿A quién debo dirigirme?

—Er, estará bien si te quedas como patriarca, Linnea, —dijo Yuuto—. Honestamente, las habilidades que mostraste aquí en Gimlé prácticamente me hicieron perder la cabeza.

—No hay necesidad de halagos, Hermano Mayor. Me han hecho plenamente consciente de mis propios límites.

—Espera, son halagos…

—No soy lo suficientemente buena. “Seré capaz de proteger al Clan Cuerno que mi padre amaba muy bien”, pensé. “Puedo hacer crecer el clan para que sea aún más grande que él”. En verdad, yo… Fui tan engreída. Todo lo que logré, sólo lo hice tomando prestado el poder y el legado de mi padre; todo fue una farsa. Pero soy alguien que ni siquiera podría darse cuenta de eso. Soy una cobarde que estaba cara a cara con el asesino de mi padre y no podía hacer nada más que gritarle…. ¡No hay forma de que pueda proteger al Clan Cuerno!

—H-Hey, Linnea, —Yuuto intervino, incapaz de soportar ver a Linnea denigrarse a sí misma de esta manera, pero no se le ocurrió nada más que decir.

—Ser usada por alguien con verdadera fuerza es más apropiado para alguien como yo, —confesó Linnea—. Si no tengo a alguien que tome la iniciativa, entonces la ansiedad es tan abrumadora, que ya no sé qué hacer…

Superada en su desesperación, Linnea miró a Yuuto. Sus ojos estaban sin vida y desesperados, como gritando pidiendo rescate, de una manera servil que parecía tan diferente a la Linnea que conocía.

Yuuto finalmente, dolorosamente entendió lo que significaba que Linnea se había ofrecido a entregar al Clan Cuerno. Su espíritu había sido completamente quebrantado.

Tan pronto como se convirtió en patriarca, un incidente tras otro había debilitado al Clan Cuerno, y había perdido toda confianza en sí misma.

Y quien la había llevado a ese estado, quien había puesto en marcha los acontecimientos que habían destruido todo lo que ella había construido, era el propio Yuuto.

Bajo circunstancias normales, el Clan Cuerno debería haber disfrutado de una aplastante victoria en su guerra contra el Clan Lobo, ya que el Clan Cuerno no tenía debilidades de las que hablar. Y con su antiguo enemigo finalmente destruido, el nombre de Linnea habría resonado por toda la región como la patriarca que había llevado a su clan a un poder aún mayor a través de la batalla.

Ella ciertamente tuvo la fuerza para lograrlo. Poseía una habilidad en estrategia a gran escala que iba más allá de las meras tácticas de batalla. Pero la realidad le esperaba exactamente lo contrario.

Había convertido a Yuuto en su enemigo, un forastero con conocimientos más allá del reino del sentido común, y eso era lo que había desbaratado los engranajes de su destino.

Yuuto no se arrepintió de haber hecho lo que tenía que hacer para proteger al Clan Lobo, pero aún así sintió la punzada en su conciencia. Ya no soportaba ver a Linnea así.

Con un suspiro muy largo, Yuuto miró al techo, y empezó a murmurar en voz baja. —¿Por qué no te cuento una vieja historia? Es sobre un niño despreciable.

—¿Eh?

—Así que este chico, tenía acceso a todo tipo de conocimiento que nadie más tenía en este mundo, y todo el mundo empezó a alabarlo de arriba a abajo. Todos los que alguna vez lo miraron con desprecio, lo llamaron completamente inútil, cambiaron completamente a lo opuesto, se pusieron en fila para adularlo y pedirle favores. Y se sintió tan bien que se le subió a la cabeza. Ja, a pesar de que todo esto se debió a que se había apoderado de algunos conocimientos prestados, ideas que nunca se le habrían ocurrido, y no había absolutamente nada asombroso en el niño mismo.

—Así que… esa persona es…

Como era de esperar, Linnea había adivinado de quién se trataba esta historia.

En respuesta a su mirada interrogativa, Yuuto sonrió y dio una risa corta y autodesperdiciosa, y continuó.

—Así que se llenaba cada vez más de sí mismo hasta el punto de que creía sin duda que él, el tipo con todos estos conocimientos, siempre tenía razón, así que cuando alguien intentaba advertirle del peligro, se reía como si fueran celos… Bueno, todo el mundo sabe lo que les pasa a los idiotas así. “He hecho las cosas exactamente como el conocimiento decía, así que todo estará bien”, pensó, y ese descuido le costó mucho.

Mientras lo decía, Yuuto estaba asombrada por lo idiota que había sido. Aunque esa misma arrogancia había sido la razón por la que se había quedado atascado en este mundo e incapaz de volver a casa, ni siquiera había aprendido de su error.

Continuar con la siguiente parte de la historia fue difícil para él emocionalmente.

—Así que normalmente el que paga el precio al final debería ser el mismo idiota. Pero no fue así como terminó. En cambio, el que murió fue alguien que lo había ayudado a cuidarlo desde atrás cuando aún era ignorante e inútil, alguien que siempre había tratado de mantenerlo en el camino correcto. Sólo, increíblemente agradable. Y esta persona murió protegiendo a ese niño idiota.

Yuuto volvió a esa escena y apretó los dientes de su espalda, soportando el dolor que venía con el recuerdo. El dolor en el pecho era más fuerte que el que había sentido al golpearse la cabeza contra la pared hace un momento.

Esperó a que se calmara, y soltó la tensión de sus hombros antes de hablar.

—Yo era como eres ahora. Aprendí con demasiada claridad lo poco que me faltaba. Me culpé y me culpé una y otra vez. Pero… lo que es realmente importante es lo que haces después de eso.

Recordando lo que se le había confiado, las manos de Yuuto se convirtieron en puños apretados.

En ese entonces, las cosas habían estado tan desesperadas que no había podido permitirse el tiempo para sentarse desanimado. Eso había resultado ser bueno para él, en retrospectiva.

Con la dolorosa lección que había aprendido de esa experiencia tomada en serio, había sido capaz de seguir adelante, sin descanso.

—Hyaku-ren-sei-kou, —continuó—. Es un dicho en el idioma de mi país: “El acero es templado cien veces”. Significa que sólo pasando por muchas experiencias que desafían y atemperan el cuerpo y el alma, alguien finalmente se convierte en una persona fuerte y ejemplar.

Ahora era el lema personal de Yuuto.

Sabía que aún era un niño. Tenía una abrumadora falta de experiencia de vida. Sin embargo, como patriarca con las vidas de tantos descansando sobre sus hombros, no podía darse el lujo de excusas infantiles.

Y así debe continuar a templarse, sin volverse orgulloso o complaciente, aprendiendo y acumulando experiencias. Entonces debe convertirlos en su propia fuerza.

Constantemente se recordaba a sí mismo que el conocimiento del siglo XXI no era más que una trampa que tomaba prestada, de modo que nunca más se dejaría llevar y repetiría el mismo tipo de error.

—Incluso en la historia con la que estoy familiarizado, de todas las grandes figuras que han dejado su huella en el mundo, no hay una sola que nunca haya tenido un fracaso o un revés, —dijo—. En particular, había un tipo increíble, Liu Bang, que dirigía la nación de Han. Perdió 72 veces contra el mismo oponente pero nunca se rindió, y al final, unió la tierra bajo su dominio.

Nunca nadie quiso experimentar el fracaso. Para alguien tan bondadoso como Linnea, el hecho de que sus fracasos la llevaran a la muerte debe haber sido aún más insoportable para ella. Aún así, Yuuto endureció su corazón ante ese hecho y continuó su charla.

—Hey, Linnea. Este es un momento crucial para ti. ¿De verdad vas a rendirte aquí, después de un fracaso? Ni siquiera has terminado de ser templado una vez. ¡De aquí en adelante es cuando tienes la oportunidad de ser realmente más fuerte!

—Eso es… pero… —Los ojos de Linnea titubeaban, aún dudosos.

Ella debe haber querido ser la que protegiese a su clan más que nada. Si ese no hubiera sido el caso, no se habría esforzado tanto tiempo, desde una edad tan temprana, para adquirir las habilidades que tenía.

Pero su confianza y espíritu, una vez destrozados, no iban a ser restaurados tan fácilmente. —¿Puedo volverme más fuerte de verdad? ¿Realmente puedo ganar la fuerza para proteger al Clan Cuerno?

Linnea ya no podía juzgar sus propias habilidades con optimismo. Sin embargo, esa era exactamente la razón por la que podía volverse más fuerte.

—Estoy seguro de que puedes hacerlo. —Con absoluta confianza en ella, Yuuto asintió con fuerza—. Tienes mucho más talento para estas cosas que yo.

El antiguo filósofo griego Sócrates había dicho una vez: “La única sabiduría verdadera es saber que no sabes nada”, y “El verdadero sabio es aquel que es consciente de su propia ignorancia”, así como otras citas que señalan la importancia de ser consciente de la propia tontería e ignorancia.

Incluso el entrenador de baloncesto en un manga deportivo que Yuuto había leído hacía mucho tiempo había dicho: “El primer paso para que un jugador de mierda se convierta en un gran jugador es darse cuenta de lo malo que eres”.

Había una montaña de citas como ésta si se las buscaba.

En el pasado, realmente no lo había conseguido. Siempre pensó que todo se reducía al talento en bruto. Pero tras superar sus reveses, Yuuto ahora lo entendía.

Ignorar la realidad en favor de ilusiones ingenuas debilitaba y socavaba el corazón. Y no era fácil reconocer la propia inmadurez y debilidad. Sin embargo, la verdadera fuerza y el espíritu de ambición llegaron a aquellos que aceptaron y enfrentaron la realidad, por difícil y dolorosa que fuera.

No era algo que él pudiera decirle directamente, pero la única causa del fracaso de Linnea había sido tener a Yuuto como oponente. Incluso mirando la ciudad de Gimlé, uno podía ver que tenía una habilidad considerable como patriarca. Si salía de su estado actual, no había duda de que ganaría aún más experiencia y habilidad, convirtiéndose en un buen patriarca que cualquiera consideraría digno de su título.

Yuuto puso una mano sobre la cabeza de Linnea, y le dio una pequeña sonrisa. —Oye, no te preocupes. Mientras esté en este mundo, te ayudaré en lo que necesites. Eres mi linda hermanita y todo eso, ¿sabes? Tómalo con calma, paso a paso, y te harás más fuerte.

—…¡Correcto! —Lágrimas aún goteando de ambos ojos, Linnea asintió con firmeza.

Yuuto sabía que esto no significaba que se había recuperado completamente. Al final, el único que puede salvar el corazón de alguien es el propio yo. Todo lo que Yuuto pudo hacer fue darle a Linnea la oportunidad de hacerlo. Si efectivamente usó esa oportunidad o la desperdició, era su decisión. Pero de alguna manera tenía la sensación de que ella había superado lo peor.

De repente, ella lo miraba con una mirada seria en sus ojos. —Hermano Mayor, está mal rendirse demasiado fácilmente con las cosas, ¿verdad?

Yuuto ya había decidido que no iba a mentirle. Así que respondió honestamente.

—Sí, así es. Hay momentos en que es importante saber que debes rendirte, pero creo que rendirte de inmediato está mal.

—Sí, lo es, ¿verdad? ¡Así que no voy a rendirme contigo, Hermano Mayor!

—¡¿Quééé?!

Yuuto soltó su sorprendida reacción en un tono casi salvaje, a pesar de él mismo. Fue una respuesta natural, dado que él había explicado tan minuciosa y claramente por qué no podía casarse con ella, sólo para que volviera a hablar del tema ahora.

—¡Espera, espera! Como acabo de decir, ¡tengo que volver a casa! No puedo ser el patriarca del Clan Cuerno…

—Sí. Lo entiendo. Ya no tengo intención de pedirte que te hagas cargo del Clan Cuerno, Hermano Mayor. Lo protegeré yo mismo. Pero eso y mis sentimientos de admiración por ti son asuntos separados. En realidad, después de hablar con usted esta noche, ¡mis sentimientos por usted sólo han crecido más!

—Pero, no, te dije que ya tengo a alguien que me gusta, ¿de acuerdo?, —protestó.

—Sí, soy consciente. Por eso dije que no me rendiría. Incluso si pierdo 72 veces, está bien si gano al final, ¿verdad? No puedo negar que todavía estoy lejos de ser una candidata adecuada, pero voy a mejorar como mujer. ¡Capturaré tu corazón y te alejaré de esa otra mujer!

—Uh. Ummm… —Yuuto ni siquiera podía unir dos palabras en su mente, y todo lo que consiguió fue un gemido en respuesta.

¿Cómo acabaron las cosas así? ¿Dónde había cometido el error que lo llevó hasta aquí?

—Disculpas por perturbar tu agradable conversación, —dijo suavemente una tercera voz.

—¡Gah!

—¡Aah!

Ante la repentina voz de un tercero, tanto Yuuto como Linnea gritaron sorprendidos.

El hecho de que ninguno de ellos esperara oír otra voz aquí, a estas horas de la noche, era parte de ello, pero también lo era el tono juguetón del orador.

—K-Kristina, ¿qué pasa? —Yuuto reconoció la voz, y habló a través de la puerta.

Pensando en el pasado, cuando el Clan Pezuña había empezado su invasión, una situación espeluznantemente similar había ocurrido, con una repentina llamada en la noche.

No tenía un buen presentimiento sobre esto.

—Hay algo urgente que debo reportar, —dijo Kristina.

—Está bien, entra, —le dijo Yuuto.

Linnea levantó la voz en pánico. —E-Eh, e-espera, ¡¿Hermano Mayor?!

Fue entonces cuando Yuuto se dio cuenta: ¡Linnea seguía desnuda! Con lo absorto que estaba en su seria discusión, y lo oscuro que estaba el cuarto, se había olvidado por completo de eso.

Con otro chillido, la puerta se abrió y Kristina se rió.

—Dios mío, —dijo ella con una sonrisa—. ¿Estabas en medio de algo divertido?

—No lo estábamos. Entonces, ¿cuál es el informe?

Yuuto no le dio a Kristina nada más que una respuesta brusca y cansada. Ella sabía exactamente lo que estaba pasando (o no), pero había preguntado de todos modos.

La sonrisa de Kristina desapareció, y la siguiente vez que habló, fue con toda seriedad, sin un ápice de su tono juguetón habitual.

—El Clan Relámpago ha comenzado los preparativos para la guerra.

Justo cuando Yuuto había estado pensando que había resuelto un problema importante, estaba fuera de la sartén y en el fuego.

Este estaba resultando ser un día de mala suerte para él.

Anterior | Index | Siguiente