—Bien, sólo necesito calmarme. Cálmate. —Yuuto puso su mano sobre su propio pecho, y se concentró en respirar hondo. En un fiel reflejo de su estado de ánimo actual, el corazón de Yuuto martilleaba como la campana de un reloj despertador anticuado.

Su mano temblaba de miedo.

Su boca estaba completamente seca por la ansiedad.

El miedo nervioso que sentía ahora hizo que lo que había sentido cuando vio a Steinþórr por primera vez pareciera trivial en comparación.

En la oscuridad, la luz de la luna que entraba por la ventana bailaba hechizantemente a través de la superficie de un espejo redondo y familiar.

De alguna manera, quizás debido a que está hecho con el material conocido como “cobre elfo” o Álfkipfer, Yuuto pudo contactar con su mundo original mientras estaba cerca de este espejo. La única razón por la que había podido sobrevivir estos dos años en una tierra de guerra y lucha había sido la variedad de información y conocimientos modernos a los que había tenido acceso, gracias a esa conexión. Sin embargo, todo eso se debió a la ayuda de una persona muy importante.

—Ughhhhhhhhhhh, Mitsuki definitivamente tiene que estar enfadada conmigo… —Lloriqueando patéticamente, Yuuto se agachó, su smartphone en la mano.

Al regresar a la capital del Clan del Lobo, Iárnviðr, corrió hacia el Hliðskjálf sin un momento de retraso y subió las escaleras, sólo para encontrarse a sí mismo luchando para hacer que su dedo oprimiera el botón Enviar Llamada.

“No estoy seguro. Acabamos de terminar una batalla. Probablemente no sea nada peligroso. Sólo descansa tranquilo. Buenas noches.”

Esa fue la última vez que habló con ella, hace más de tres semanas. Mitsuki era muy consciente de que Yggdrasil era un mundo peligroso y mortal. No era difícil imaginar cuánto debe estar preocupada por él.

Eso es exactamente por lo que debería apurarse y llamarla, para tranquilizarla. Pero las circunstancias detrás del final de su última conversación, habiendo sido lo que eran, se encontró incapaz de pensar en lo correcto que debía decirle a ella primero cuando ella le contestara.

Definitivamente iba a empezar a llorar. A Yuuto le costó mucho lidiar con una niña que lloraba, y en particular, nunca quiso oír llorar a Mitsuki. Atrapado en un mundo separado como estaba, ni siquiera sería capaz de acariciarle la cabeza. Simplemente no sabía qué hacer.

—Supongo que preocuparse sin parar no va a ayudar en nada. —se dijo a sí mismo. Inspiró y espiró profundamente— Correcto. Sólo tengo que mentalizarme y hacerlo. Para empezar, presiona el botón primero, luego preocúpate por el resto.

Reunio cada trozo de coraje que tuvo, y luego tocó el ícono de Enviar Llamada.

El tono mecánico de la llamada resonó, la señal de que no había vuelta atrás. Yuuto tragó ansiosamente.

—¡Yuu-kun! Yuu-kun, ¿eres tú? ¡¿Estás bien?! —Como siempre, Mitsuki contesto tras una sola  sonada, antes incluso de tener la oportunidad de prepararse mentalmente.

Eso era más que suficiente prueba para Yuuto de que Mitsuki había pasado más de tres semanas mirando casi constantemente su teléfono, y antes de que se diera cuenta, era incapaz de hacer palabras.

—Ah… Mi-Mitsu… ki… i… i… —Solo un tartamudeo vacilante consiguió escapar de los labios de Yuuto.

Sin embargo, para un amigo de la infancia que había conocido durante 14 años, eso era más que suficiente.

—Y-Yuu-kun, ¡realmente eres tú! Estoy tan contenta… Estás vivo. ¡Estás vivo… ¡Waaaaaaaaaaughhhhh!

—¡Wh- whoa, n-no! ¡N-no llores, Mitsuki! ¡Te lo ruego, te lo ruego, ¿bien?!

Justo como Yuuto había pronosticado de antemano, Mitsuki se puso a llorar y empezó a llorar a mares, y todo lo que podía hacer era suplicarle.

Mientras tanto, Yuuto también sintió un calor agitándose dentro de su corazón.

Fue la sensación de alivio de haber sobrevivido para escuchar la voz de su amada amiga de la infancia una vez más. Más que eso, era la felicidad de saber que alguien se preocupaba lo suficiente por él como para llorar de alegría al saber que estaba vivo, aunque fuera un placer culpable.

—Mitsuki. —dijo tranquilizadoramente— Todavía estoy aquí. Todavía estoy vivo. Siento mucho no haber podido contactar contigo hasta ahora. No debería haberte preocupado así.

Era como si toda su preocupación de hace un minuto por lo que tenía que decir no hubiera sido más que una farsa, y una disculpa abierta y franca salió de forma natural.

Aunque no había nadie que lo viera, inclinó la cabeza con tanta fuerza que se la golpeó contra su propia rodilla.

Después de quién sabía cuánto tiempo, el sonido al otro lado de la línea cambió de un llanto fuerte a un suave resfriado.

—Es realmente… Realmente eres tú. No estás herido en ningún lado, ¿verdad, Yuu-kun?

—S-Si, estoy bien. Estoy en perfecto estado de salud, en realidad.

—No me llamaste en más de tres semanas, ¿qué estabas haciendo?

—Uh… ummm… —Yuuto vaciló un momento sobre cómo responder, pero luego decidió confesar honestamente la verdad— Yo estaba… Estaba en.… guerra.

Había considerado si debía decir una mentira piadosa para evitar que se preocupase, pero no quería mentirle a Mitsuki entre toda la gente.

—Ya veo…

—¡…! —Con solo esas dos palabras de Mitsuki, Yuuto reflexivamente llamó la atención, incapaz de moverse. Su voz había sido tan fría como el viento que soplaba desde un infierno helado.

—Yuu-kun. —dijo ella con gusto.

—¡S-Sí!

—Siéntate.

—¿Eh?

—¿No me has oído? Siéntate donde estás. ¡Ahora mismo!

—¡Sí, señora! —Yuuto se sentó apresuradamente sobre sus rodillas en la posición formal de seiza, como se le dijo. Al igual que cuando se había disculpado antes, no había nadie que lo viera, así que simplemente no pudo haberlo hecho y dijo que lo había hecho, pero la idea de lo que podría pasar cuando se enteró fue más que suficiente para asustarlo y alejarlo de esa idea. Un hombre sabio se mantiene alejado del peligro, como dice el dicho.

—Yuu-kun, entiendo que tienes responsabilidades como patriarca, ¿bien?

—S-Sí.

—Estoy bastante segura de haberte dicho esto antes, pero estoy absolutamente en contra. Preferiría que te quedaras en un lugar seguro, lejos de todo eso.

—…Lo siento. Pero han pasado muchas cosas.

Hasta hace muy, muy poco, el Clan Lobo había sido débil y estaba bajo la amenaza constante de sus vecinos, su propia existencia tan frágil como una vela al viento. No existía tal cosa como un lugar seguro. La única forma de sobrevivir era que lucharan para volver a subir.

—Sí, y sé que no puedo decir: “Entiendo lo que pasó”, pero al menos entiendo que has pasado por mucho y que tienes tus propias razones.

—Gracias.

—Yuu-kun, sé que hay cargas que tienes que llevar que estoy segura que nunca podría imaginar, viviendo en un Japón pacífico. Pero aun así…

—¿S-Sí?

—¡¿Cuánto crees que me he preocupado por ti?! —Mitsuki gritó con una voz de oreja a oreja que era suficiente para hacer que Yuuto se alejase del teléfono.

—L-Lo siento mucho.

—Yuu-kun, has hecho un gran trabajo reuniendo a tu clan como líder, así que deberías saber todo esto, ¿verdad? Se llama “la sangre vital de una organización”. Ho – Ren – So.

—Uhh, um, es esa jerga japonesa de negocios que significa r-reportar, contactar, c-consultar, ¿verdad? —Mientras decía las palabras, Yuuto sintió como la sangre se le drenaba de la cara.

En el curso de sus deberes como patriarca, se había vuelto amargamente consciente de la importancia de estas tres cosas. Y esos aspectos vitales de la comunicación eran exactamente lo que había descuidado con respecto a su única amiga de la infancia.

—No he recibido absolutamente nada de ti, ¿sabes? —regañó— Al menos podrías haberme mandado un mensaje, ¿verdad?

—…Sí. —Yuuto asintió, su cabeza inclinada hacia abajo con cada frase.

Tal vez se le ocurran algunas excusas. Había estado inundado con la preparación para la batalla y no había tiempo de sobra, por ejemplo; o había estado demasiado preocupado en tratar de pensar en cómo ganar y sobrevivir. Pero, frente a la chica que había pasado más de tres semanas esperándole mientras él no se ponía en contacto con ella, con el corazón adolorido todo el tiempo, Yuuto sintió que contarle excusas como esa sería poco varonil.

—Yuu-kun, realmente odio la idea de que vayas a la batalla, realmente, realmente la odio, pero… es algo que no puedes evitar, ¿verdad? —Dijo Mitsuki— Así que, al menos, háblame de ello. Si me cortas el contacto sin previo aviso… mi corazón no podrá soportarlo. Me preocuparé por ti si me lo dices, claro, pero si no, me preocuparé aún más.

—…Lo siento —dijo Yuuto en voz baja.

—Muy bien. Entonces dejaré de sermonearte ahora. —El tono de Mitsuki cambió, y volvió a su habitual ser brillante y alegre— ¿Puede contarme qué ha pasado en las últimas tres semanas?

—Sí, puedo, pero… Ya que la conferencia ha terminado, ¿significa que puedo levantarme de nuevo?

Mitsuki estalló en risas. —¡Ja ja ja! ¿De verdad te tomaste en serio esa parte de sentarte? No te habrían atrapado, aunque no lo hubieras hecho. ¡Eres tan fiel, Yuu-kun!

«Esto viene de la persona que habló como si hubiera un infierno que pagar si yo no lo hacía», suspiró Yuuto. Fue lo suficientemente sabio como para no decir esas palabras en voz alta.

«Dicho esto, si vuelvo al mundo moderno, podría acabar enredado en el brazo de Mitsuki». Yuuto sonrió irónicamente. La imagen de ese futuro pacífico le parecía encantadora… y tan lejana.

En cualquier caso, de alguna manera Yuuto había superado lo que había sido su mayor obstáculo.

***

El verano lleno de conflictos y agitación había llegado a su fin, y se acercaba un otoño generoso.

—¡Aaaaugh! ¡Dame un respiro! Esto es muuucho. —Yuuto cayó apático boca abajo sobre su escritorio, que estaba lleno de documentos.

Cuando todo estaba dicho y hecho, Yuuto tenía un fuerte sentido de responsabilidad, por lo que era bastante raro que se quejase o llorase en voz alta. En esta situación, sin embargo, no había nada más que pudiera hacer.

Antes de tener la oportunidad de lidiar adecuadamente con las secuelas de la batalla con el Clan Cuerno, se había precipitado en una campaña contra el Clan Pezuña invasor. Así que ahora había una montaña de asuntos atrasados que requerían su juicio como patriarca y que necesitaban ser resueltos.

Además, ya era hora del festival anual de la cosecha de su clan. Este año también se estaba doblando como una celebración de su victoria contra el Clan Pezuña, por lo que estaban planeando algo particularmente lujoso.

Con todos los preparativos extras, la cantidad de trabajo fue suficiente para hacer que su cabeza girara.

—Siento pedirte esto cuando ya estás tan cansada, —le preguntó Felicia con expresión de dolor— pero nada más debes terminar de memorizar esta oración ritual… —Ella le ofreció un memorándum de papel.

—Ughhhhhh… —Yuuto respondió con un patético gemido.

Durante los últimos dos años había aprendido a hablar el idioma de Yggdrasil en su mayor parte, pero estas oraciones rituales que tuvo que aprender estaban llenas de palabras que no se usaban en el habla normal, y estaba teniendo dificultades con ellas.

No serían tan difíciles de aprender si fueran palabras de las que él conocía el significado, pero a él le parecían como una cadena de sonidos ininteligibles, y no se le pegarían en la cabeza.

—Siento haberte obligado a hacer esto tantas veces, Felicia. —se quejó— Tú también tienes que estar cansada.

—Oh no, está bien. Eso significa que tengo más tiempo para tener a mi Hermano Mayor todo para mí, después de todo. En realidad, me parecería bien que siguieras cometiendo muchos errores. —Lo dijo mientras le echaba una mirada sugestiva y de reojo.

Desde que regresaron de Fólkvangr, Felicia había estado actuando un poco diferente. Se había involucrado aún más en atender las necesidades de Yuuto de lo que solía estar, mientras sonreía y parecía disfrutarlo genuinamente.

Cuando Yuuto le había dicho que era su confidente de mayor confianza, debió haberla hecho realmente feliz. Ese conocimiento de alguna manera hizo que Yuuto se sintiese un poco incómoda por haberlo hecho.

—No, gracias —dijo—. Fallar tanto no estaría bien.

Frunció el ceño concentrado y comenzó a tratar de recitar la oración una vez más, luego se dio cuenta de que su propio estado de ánimo se había vuelto un poco más relajado, y su cabeza más clara.

Debido a que se había sentido mal por hacer que Felicia le ayudara a practicar, se había esforzado demasiado para aprender las líneas rápidamente y se había estado apresurando. Con un trabajo como este, impacientarse sólo causaba que uno cayera en un círculo vicioso.

Las palabras de Felicia probablemente fueron hechas por consideración hacia él. Como siempre, Yuuto la encontró increíble en ese sentido, mejor de lo que se merecía en un ayudante.

—Bueno, tienes razón, Felicia —dijo—. Unas pocas líneas no van a matar a nadie.

Los juicios que un patriarca tenía que hacer siempre tenían resultados serios, de vida o muerte para alguien, ya fuera directa o indirectamente. Sin embargo, estropear unas pocas líneas de un recital de oración no iba a causar un gran problema de ninguna manera. Pensándolo de esa manera, uno podría decir que el aburrido trabajo tan ocupado como éste era el precio de la paz, y lo aceptaría con gratitud.

Justo cuando Yuuto se acercaba a esos pensamientos.

—¡Padre! ¡Perdón, pero debo verte! —Una voz ronca gritó y la puerta de la oficina del patriarca se abrió con gran fuerza.

—¿Mm? ¿Eres tú, Segundo? —Yuuto levantó la vista para ver al segundo al mando del Clan del Lobo, Jörgen, entrar en la habitación, jadeando violentamente.

Viniendo de Japón, Yuuto tuvo muchos problemas para dirigirse a alguien mayor que él por su nombre, sin ningún tipo de honorífico. Durante un tiempo había intentado añadir “-san”.

Pero no le había ido bien, así que últimamente había empezado a usar una abreviatura del título de Jörgen.

Jörgen era un hombre de aspecto feroz a principios de los cuarenta años, pero a pesar de su apariencia, era bueno cuidando de los demás y sus subordinados estaban muy apegados a él. Cuando Yuuto viajó al extranjero, Jörgen sirvió como patriarca interino y gobernó a Iárnviðr en su lugar. Era un hombre confiable y confiable.

—¿Qué es eso? ¡¿Qué ha pasado?! —Preguntó Yuuto, sintiendo ya una sensación de presentimiento.

En cualquier circunstancia normal, Jörgen le habría llamado desde fuera de la habitación, y esperado su permiso antes de entrar. No habría roto el decoro irrumpiendo así. Eso significaba que lo que estaba pasando tenía que ser algo terriblemente importante.

Jörgen no se detuvo. Su impulso al irrumpir en la habitación le llevó directamente al lado de Yuuto.

—¡Padre! Por favor, ayúdame —suplicó con voz desesperada—. ¡Mi hijo! ¡Mi hijo va a ser asesinado!

Liderada por Jörgen, Yuuto corrió hacia la puerta del castillo.

Al acercarse, pudo escuchar algún tipo de ruido estridente que venía de fuera de la puerta. Ya estaba oscureciendo, pero parecía que había mucha gente reunida allí.

Había una ferviente excitación en el aire que de alguna manera le recordaba a Yuuto el campo de batalla. Fue extrañamente amenazante.

Cuando se quedó sin aliento por completo, atravesó la puerta, y al hacerlo sus ojos se encontraron con los de un hombre del otro lado.

El hombre tenía quizás unos treinta años, y el brillo de sus ojos era penetrante y frío, como el de un lobo sediento de sangre.

Estaba vestido todo de negro, con pelo castaño oscuro que caía en cascada hasta los hombros. Era alto y delgado de constitución, pero al mirarlo más de cerca, era delgado y muy pálido, casi enfermizo. Algo en él parecía extraño.

A sus pies, un hombre más joven yacía atado con una cuerda y amordazado con un paño. El hombre de negro sostenía una espada apretada contra la parte de atrás del cuello del joven atado, preparada en silencio. Fue como si fuera la Parca que vino a llevarse el alma del hombre.

—¡Skáviðr, espera! ¡He traído a mi padre aquí! —Gritó Jörgen, interrumpiendo la escena.

Al oír esto, el hombre llamado Skáviðr miró a su hermano mayor jurado con un aire de completa molestia. —Este es mi trabajo. Le agradecería que no interfiera. Y no puedo creer que fueras tan lejos como para hacer que nuestro señor se tomara la molestia de venir hasta aquí él mismo.

—¡¿Crees que dejaría que esto pasara?! —Gritó Jörgen, ardiendo de rabia—. ¡¿Qué un padre se quedaría quieto mientras matan a su hijo sin intentar protegerlo?! —Se puso de pie, protegiendo a los jóvenes atados.

Evidentemente, este muchacho había tomado el Juramento del Cáliz para convertirse en el hijo jurado de Jörgen. En otras palabras, era un joven miembro de la propia facción o “familia” de Jörgen dentro del Clan del Lobo.

—Hey, Asistente del Segundo —dijo Yuuto, dirigiéndose a Skáviðr—. Por ahora, sólo explícame qué está pasando. ¿Este tipo hizo algo?

Yuuto ya tenía una idea de cuál podría ser la situación, y una fuerte sensación de que no iba a ser agradable, pero preguntó de todos modos.

—…Así que, ¿lo trajiste aquí sin siquiera una explicación? —preguntó Skáviðr a Jörgen con desprecio.

—¿Y cómo tendría tiempo para eso? —Jörgen respondió a su vez con una mirada de simple odio.

Yuuto suspiró exasperado. Mirando a su lado, vio que Felicia también tenía una expresión de preocupación.

Felicia frecuentemente se peleaba con Sigrún, pero se podría describir como la pelea que ocurre entre dos personas cercanas. En un nivel más profundo, los dos se reconocieron y aceptaron el uno al otro. Los dos hombres que se miraban con odio delante de Yuuto no dieron esa impresión. El aire entre ellos era espeso con una intensidad asesina.

El título oficial de Skáviðr era “el Asistente del Segundo al Mando”, y, por lo tanto, su papel era ayudar y apoyar al segundo al mando del clan en sus funciones. Sin embargo, su forma de pensar era completamente opuesta a la de Jörgen, por lo que ambos eran propensos a terminar en desacuerdo.

Como los oficiales en los puestos número dos y número tres del clan, con grandes responsabilidades, su relación se había vuelto más abiertamente hostil con el tiempo.

—Dije, explícate. —Yuuto levantó la voz y volvió a formular su petición como una orden.

Skáviðr no había escuchado las súplicas de su hermano jurado y superior, pero no podía ignorar una orden del patriarca. —Se descubrió que, en el curso de su regreso de la batalla, este hombre entró en una aldea de nuestro aliado, el Clan Cuerno, donde cometió varios actos de asalto violento.

—¡Tch…! —Yuuto chasqueó su lengua y su cara se contorsionó, disgustado.

Los actos de saqueo y violencia por parte de un ejército contra los residentes locales fueron una parte inseparable de la guerra aquí.

Obviamente, la muerte fue definitiva y absoluta. Aquellos que estaban constantemente expuestos a la amenaza de muerte lidiaban con una increíble cantidad de estrés. Sin alguna forma de desahogarse, ese estrés se acumularía hasta un punto de ruptura, y las tropas descontentas serían incapaces de funcionar.

Por ello, desde la antigüedad hasta la historia reciente, los actos de pillaje y saqueo han servido en cierto modo de recompensa a las tropas que arriesgaron sus vidas en la batalla. En otras palabras, los soldados en este mundo antiguo no veían tales actos como moralmente incorrectos.

Una vez que la victoria estaba asegurada, los soldados podían entrar en los pueblos y aldeas capturados y robar y matar a la gente que allí vivía, salirse con la suya con cualquier mujer que estuviera allí, y satisfacer sus deseos a satisfacción de sus corazones. Esto fue visto como su derecho como soldados, dado por sentado.

Por supuesto, Yuuto no podría aceptar valores como esos. Sin embargo, tratar de refutarlos con el sentido común del siglo XXI no tendría sentido. La realidad de la vida aquí era cruel y sin corazón. Los argumentos idealistas y las palabras bonitas no funcionarían.

—Por lo tanto, de acuerdo con las leyes del Clan Lobo, estaba a punto de llevar a cabo su ejecución. —dijo Skáviðr, sus palabras insinuando el cambio clave que Yuuto había hecho.

El cambio fue este: una ley absoluta e inflexible.

En vez de discutir basado en sus propios sentimientos ingenuos, Yuuto había usado su posición como patriarca para superar la dura realidad aquí.

Durante el Período de los Estados en Guerra de China, una de las escuelas clásicas de pensamiento que surgió fue la filosofía que más tarde se conoció como Fa-Jia, o legalismo.

A diferencia de un sistema en el que un administrador u oficial se reunía arbitrariamente con recompensas y castigos basados en la moral personal, el legalismo abogaba por un conjunto de leyes impersonales, estrictas y rígidas que constituían la base para gobernar la sociedad; en otras palabras, un gobierno constitucional.

Después de que Shang Yang, que era prácticamente la encarnación de los ideales del legalismo, se convirtiera en primer ministro del estado de Qin, lo que había sido un país débil e incivilizado renació como un estado poderoso y próspero con un sistema centralizado de ley y gobierno. Se dijo que este sistema de la ley fue la base sobre la cual el primer emperador de Qin unificó más adelante toda la China y comenzó la dinastía de Qin.

Durante esta misma época, hubo muchos otros ejemplos de primeros ministros legalistas cuyos liderazgos y reformas llevaron a sus estados a sus días de gloria: por ejemplo, Zichan del estado de Zheng, Guan Zhong de Qi, Shen Buhai de Han y Wu Qi de Chu. Pero después de su muerte, cuando las leyes que habían promulgado comenzaron a perder autoridad o respeto, sus países finalmente entraron en decadencia una vez más.

En el mundo del siglo XXI, de dónde provenía Yuuto, las naciones más desarrolladas también seguían algunos principios de constitucionalismo y estado de derecho. Los países que ignoraban sus propias leyes y se regían por un orden autoritario se convirtieron en blanco del ridículo y el desprecio.

El hecho de que el imperio de la ley sea superior al imperio del hombre ha sido claramente confirmado desde hace mucho tiempo por la historia. Para que una nación más pequeña y débil como el Clan Lobo sobreviviera en un mundo de caos y guerra, para hacer que su nación fuese próspera y fuerte, Yuuto había llegado a la conclusión de que era indispensable un gobierno basado en el estado de derecho.

—Hermano Mayor, eres el segundo al mando del Clan Lobo, —dijo Skáviðr, dirigiéndose a Jörgen—, un hombre admirable en el que se puede confiar para actuar en lugar del patriarca. Espero que no me estés diciendo que no conoces nuestras leyes.

—¡Ngh…! —Jörgen gruñó y retrocedió un poco ante la aguda mirada de Skáviðr. Parecía que ese comentario había llegado muy lejos. —¡Muy bien! Le haré llevar una espada de madera en la espalda, y me aseguraré de que nunca vuelva a hacer algo así, ¡así que, por favor, déjenlo salir con eso!

Hacer que alguien “llevara una espada de madera en la espalda” era un giro de frase en Yggdrasil, refiriéndose a un castigo por el cual uno golpeaba la espalda del criminal con una espada de madera una y otra vez. Era uno de los castigos más severos que un superior podía imponer contra su subordinado.

—Hmph, qué suave. —Skáviðr descartó la idea con una risa corta y despreciativa—. La ley del Clan Lobo requiere la pena capital para aquellos que violan a mujeres o niños. Y sería una cosa en territorio enemigo, pero fue en nuestra nación hermana. No hay circunstancias atenuantes que considerar aquí.

Yuuto no era un experto en el campo de la ley. No habría sido capaz de crear un cuerpo detallado de leyes, ni un conjunto complejo y matizado de leyes habría podido penetrar a una población que no estaba acostumbrada a pensar en el estado de derecho como algo absoluto.

Yuuto se había inspirado en cosas como el Código de Ur-Nammu y el Código de Hammurabi, que serían más adecuadas para esta época. Las leyes y castigos que había establecido se centraban principalmente en cosas como el asesinato, el robo, el asalto, los delitos sexuales, la destrucción de tierras de cultivo y el cumplimiento de las órdenes militares. En particular, los delitos de asesinato, robo, violación y violación de órdenes militares conllevaban la pena máxima.

—Originalmente, este debería haber sido tu deber, Hermano Mayor —dijo Skáviðr con frialdad—. Pero como su padre, usted por supuesto sentiría algo por su hijo. Por eso, como funcionario encargado de llevar a cabo las ejecuciones, me ofrezco a hacerlo por usted. Ahora, si lo entiendes, quiero que te hagas a un lado.

Skáviðr puso una mano sobre el hombro de Jörgen, y lo empujó con fuerza hacia un lado.

Jörgen se giró apresuradamente y agarró el hombro de Skáviðr, aferrándose a él en un intento de retenerlo.

—¡E-Espera! —Lloró Jörgen—. Ese joven, es un guerrero veterano de la familia Jörgen, y he juzgado que en el futuro podría ser digno de intercambiar directamente el Juramento del Cáliz con nuestro padre. Si muriera ahora, estaríamos perdiendo a alguien valioso para el futuro del Clan Lobo.

—Es cierto que ha tenido bastantes logros militares, —meditó Skáviðr mientras miraba fríamente al joven que tenía a sus pies.

Contrariamente a las palabras de alabanza de los dos hombres, el hombre atado y amordazado parecía indefenso y patético. Dicho esto, Yuuto sabía que eso era solo porque su oponente había sido demasiado fuerte.

En contraste con su aspecto enfermizo, Skáviðr era un Einherjar con una runa llamada Dáinsleif, “La Espada Sangrienta”, y también era el anterior Mánagarmr. el año pasado había perdido el título de más fuerte en el Clan del Lobo a manos de Sigrún, pero era inequívocamente un rival para ella en el campo de batalla. Incluso con un poco de habilidad, el joven soldado no habría tenido ninguna oportunidad contra Skáviðr. No había habido otro resultado posible para él que la rápida y sin esfuerzo captura por su oponente.

—Es cierto que esta vez su comportamiento se le ha ido un poco de las manos, pero eso pasa mucho con los más talentosos, su vigor les hace actuar precipitadamente, —suplicó Jörgen—. Se podría decir que son dos caras de la misma moneda. Es la prueba de que tiene un futuro prometedor por delante. Y sólo en la lucha más reciente, nos trajo ganancias significativas en el campo de batalla. Con eso en mente, ¿no podrías aligerar su sentencia?

—Hm… suficientemente gratificante para aquellos que traen éxito es también la ley del Clan Lobo. —Skáviðr pareció ceder un poco.

Nadie serviría mucho tiempo bajo un líder que sólo repartía el “palo” de duros castigos. Si eso era todo lo que hacía el líder, se acumularían sentimientos de frustración y descontento, y eventualmente llevaría a la animosidad hacia el liderazgo. Así, el Clan Lobo ofreció recompensas para reemplazar el acto de saqueo y pillaje. Todos los que participaban en una batalla recibían dinero u otros bienes o suministros materiales. Era una “zanahoria” hecha posible por el poder económico que habían ganado a través del comercio de bienes como la harina molida y el papel.

Si el joven guerrero había tenido tanto éxito como los dos hombres mayores reconocieron, entonces su paga debería ser bastante considerable. De hecho, en Yggdrasil, donde la esclavitud es una práctica común, bastaría literalmente con comprar la vida de una persona varias veces.

—S-Sí, lo es, ¿verdad? —Jörgen, al conseguir que Skáviðr estuviera de acuerdo con él, comenzó a tener esperanzas—. Así que… ¡¿Qu–?!

¡Slash!

La espada de Skáviðr cayó sin piedad sobre el cuello del joven, de donde brotó sangre fresca.

—Mi señor —dijo volviéndose a Yuuto—. Quiero pedir que la familia que queda de este hombre reciba una recompensa apropiadamente generosa.

Skáviðr habló desapasionadamente, después de haber matado a un hombre y haber sido rociado con su sangre sin el más mínimo cambio en su expresión facial. Arrojó la sangre de su espada con un rápido golpe y la devolvió a la costra.

Jörgen, su cara teñida de rojo por la indignación, había desenvainado su propia espada y apuntaba con la punta hacia Skáviðr.

—¿Qué crees que estás haciendo? —Preguntó fríamente Skáviðr, sin traicionar ninguna emoción.

—¡Debería preguntarte lo mismo! ¡Ni siquiera habíamos terminado de hablar! ¡¿Por qué lo mataste?!

—Las recompensas y los castigos son asuntos separados, y yo sólo soy el funcionario a cargo de las ejecuciones, —dijo Skáviðr—. Simplemente cumplí con el alcance de mis deberes oficiales. ¿Hay algún problema con eso?

—¡Bastardo! —Jörgen había tirado los últimos restos de compostura y estaba perdido en la ira.

Ningún padre vería cómo matan a su hijo y no se enfadaría. Incluso se decía que los hijos más tontos de uno son los más queridos. Y por las costumbres de Yggdrasil, el vínculo del Cáliz era más fuerte que el de la sangre.

Jörgen había criado a sus subordinados dentro del clan como si fuesen sus propios hijos de carne y hueso, y sin duda habían caminado muchas veces por la delgada línea entre la vida y la muerte en el campo de batalla, convirtiéndose en camaradas además de familia. La profundidad y la fuerza de ese vínculo era algo que un forastero nunca podría esperar saber.

—¡H-Hey, los dos! ¡Espera! —Yuuto, ante una situación que de repente amenazaba con desbordarse, se asustó e intentó interrumpirlos, pero

—¡Sí, así es, no tenías que matarlo! —gritó alguien entre la multitud.

—¡Era un héroe! ¡Mostró la fuerza del Clan Lobo a nuestros enemigos!

—Sigue con la ley esto, la ley aquello, pero sólo intentabas herir a nuestro segundo al mando, ¿no?

—Ahh, tiene que ser eso. No puedes atacar directamente al segundo al mando, así que estabas usando excusas para encontrar fallas con su subordinado. No hay nada más feo que un hombre celoso.

—¡Lord Jörgen, dale una lección a ese bastardo, córtalo por la mitad…!

Los gritos de burla de las masas reunidas ahogaron la voz de Yuuto.

Cada uno de ellos expresó su simpatía por el joven asesinado y maltrató a Skáviðr, que había llevado a cabo su ejecución. Para la gente de aquí, probablemente aún había mucho odio y miedo hacia su antiguo enemigo, el Clan Cuerno.

12

—Hmph. Bueno, mi trabajo aquí ha terminado. Supongo que debería irme, ya que no me quieren. —Con un encogimiento de hombros, Skáviðr se volvió abruptamente sobre su talón para irse. Dejó deliberadamente su espalda expuesta a Jörgen, que aún tenía una espada apuntando hacia él.

El segundo al mando era el jefe de los subordinados directos del patriarca, y también un candidato para ser el próximo patriarca. Con su oponente envainando públicamente su arma y dándole la espalda, si Jörgen le atacaba en ese estado, sería un acto de vergüenza final.

Quizás Skáviðr lo hizo porque lo sabía, pero también era cierto que si le atacaban ahora por detrás, le matarían con facilidad. Para que él le diera la espalda a Jörgen en esta situación, sin el más mínimo cambio de expresión, definitivamente requería un cierto nivel de coraje.

—Oh, es cierto. —Justo cuando pasaba por la puerta, Skáviðr se detuvo y miró por encima de su hombro durante un momento—. Será mejor que diga esto por el bien de todos ustedes, tontos. Si alguno de ustedes hace algo para llamar mi atención, no piensen ni por un momento que saldrán con vida. Si no quieres que tu sangre se convierta en una mancha en mi espada, harías mejor en seguir la ley. Hazlo, y no tendrás que tratar conmigo. Heh heh…

Mientras hablaba, su rostro estaba inscrito con una cruel e insensible sonrisa. Después de un momento, Skáviðr pasó tranquilamente por la puerta hacia los terrenos del palacio.

Una avalancha de miedo silenció la conmoción de la multitud y, de repente, todo estaba tan tranquilo que se podía oír caer un alfiler. Una vez que Skáviðr había desaparecido completamente de la vista, sus quejas volvieron a estallar.

—¿Viste eso? ¡Él también se rio así durante una ejecución anterior!

—Bueno, sí, al fin y al cabo es la “Masacre burlona” Níðhǫggr A ese bastardo le encanta matar gente.

—No sólo eso… supuestamente camina por la ciudad todos los días buscando a alguien a quien pueda matar. Gaaah, me da escalofríos!

Palabras de resentimiento y rencor salieron de los labios de todos.

Mientras Yuuto escuchaba, suprimió las palabras que había sentido que estaba a punto de decir en respuesta. Tenía que recordar su deber principal. Permitirse sucumbir a sus emociones aquí sería un estúpido desperdicio del sacrificio que acababa de hacer. Había algo más que necesitaba hacer ahora.

—Lo siento. —Yuuto se arrodilló junto al joven muerto, poniendo una mano sobre el pecho del cuerpo, y ofreció una silenciosa oración.

Ordinariamente, según los valores de este mundo, lo que había hecho era perfectamente normal y corriente. Por supuesto que hubo muchos que expresaron su desaprobación ante tales actos, pero incluso esas personas eventualmente lo habrían racionalizado como algo que no podían hacer nada para cambiar.

Como alguien que había traído valores extranjeros de otra época y los había forzado a venir aquí, Yuuto sentía que tenía la obligación de al menos ofrecer sus condolencias a una víctima de ese cambio.

Además, éste era el hijo jurado de Jörgen, como Jörgen lo era para Yuuto. Puede que no hubiesen intercambiado directamente el Juramento del Cáliz, pero aún así había sido algo así como el nieto de Yuuto.

“Protege a tu familia”. Se suponía que ese era el credo personal de Yuuto, pero lejos de proteger al chico, había sido la ley que Yuuto había establecido la que le había matado.

Pero mientras Yuuto fue patriarca, tuvo que luchar por la felicidad de muchos. No podía permitirse priorizar su impulso de proteger a su familia si eso significaba que ciudadanos inocentes serían perjudicados en el proceso. Para los ciudadanos, también, era la familia de Yuuto.

—Lo que ayuda a uno puede dañar a otro. —como decía el viejo dicho. Cuando dos deberes iguales estaban en conflicto, uno no tenía otra opción que elegir un bando. No había nada más que pudiera haber hecho. No podía haber hecho otra cosa, pero aún así…

Las emociones de Yuuto el individuo y la lógica de Yuuto el patriarca chocaron, dejando un sentimiento de desesperada contradicción. «¿Qué estoy haciendo?» El vacío y el auto-odio corrían a través de su corazón.

Su angustia visible dio una impresión muy diferente a la gente reunida frente a la puerta del castillo.

—¡Qué amabilidad! Mira cuánto llora incluso por la muerte de un solo miembro de su clan.

—De hecho, es exactamente por eso que los valientes luchadores del Clan Lobo lo admiran como padre a pesar de su juventud. ¡En serio, es un hombre de un calibre tan diferente al de Níðhǫggr!

—Deberíamos ofrecer nuestras oraciones a ese joven desafortunado, también.

—Ohh, tienes razón, tienes razón!

Emulando a Yuuto, cada uno de los otros puso una mano en su propio pecho, y empezaron a rezar en silencio. Hubo algunos que se conmovieron hasta las lágrimas.

«¡No soy un gran hombre de carácter como crees!» Yuuto quería gritarlo en voz alta. Pero incluso si lo hiciera, no tendría forma de explicárselo.

Yuuto apretó con fuerza los dientes, incapaz de resolver sus desesperados sentimientos.

***

—Bueno, ese hombre es tan aterrador como siempre. —murmuró Felicia en voz baja una vez que ella y Yuuto volvieron a la oficina del patriarca, y dieron un largo suspiro de alivio.

Felicia normalmente saludaba a cualquier otro oficial de alto rango del Clan Lobo y al menos intercambiaba unas palabras con ellos. En vez de eso, se había limitado a un breve asentimiento de respeto, por lo que debió tener problemas para tratar con Skáviðr.

—Perdóneme Padre, voy a entrar. —Tan pronto como la voz fría y digna de Sigrún anunció su presencia desde afuera, la puerta de la oficina se abrió con un ka-chack, y entró en la habitación.

Sigrún casi siempre llevaba una expresión severa, con un aire frío y punzante, pero no se parecía en nada al aura siniestra de Skáviðr. Era más bien una especie de belleza fría que inspiraba tanto miedo como reverencia.

—Padre, los enviados han llegado del Clan Garra, y desean una audiencia con usted, —dijo ella.

—¿Fueron enviados por Botvid? —Dijo Yuuto con una mueca.

Botvid era el patriarca de su nación vecina, el Clan Garra. Yuuto había conseguido forzar su lealtad, llevándole como un hermano menor bajo juramento, pero tras esa sonrisa amistosa suya, nunca se sabía lo que el hombre estaba tramando. Era un hombre al que Yuuto no podía permitirse bajar la guardia.

—Bueno, quizás sirva como un buen cambio de ritmo, —dijo Yuuto, doblando los brazos detrás de la cabeza y estirando la espalda. Después del calvario de antes, todavía se sentía un poco deprimido—. ¿Están en el salón de audiencias?

—Sí, iré a buscar a un chambelán y… ¡Ah! —Mientras Sigrún se volvía hacia la entrada de la oficina, ella jadeó sorprendida.

Dos chicas miraban a la habitación desde la puerta. Una vez que sus ojos se encontraron con los de Yuuto, salieron y descaradamente entraron en la oficina sin pensarlo dos veces. Parecían ser niños de entre 12 y 13 años de edad, y bastante adorables en apariencia. Yuuto notó que tenían rasgos faciales idénticos.

—Gemelos, ¿eh?, —dijo—. ¡Oigan, ustedes dos, esta área está fuera de los límites de los niños!

El palacio central era la residencia del soberano gobernante del Clan Lobo. Naturalmente, si él o ella tuviera cónyuges o hijos, también estarían viviendo aquí.

Se suponía que esta área estaba fuera de los límites para que nadie sin permiso expreso pudiera entrar, así que Yuuto pensó que se habían perdido y accidentalmente entraron aquí. Sin embargo…

—¡Lady Albertina! ¡Lady Kristina! ¡Creí haberte dicho que esperaras en el salón de audiencias! —Sigrún amablemente reprendió a las niñas, y Yuuto les dio una segunda mirada.

Al mirar más de cerca, su atuendo era algo diferente al estilo de la ropa que llevaban las personas del Clan Lobo. Además, la tela que colgaba suelta de sus hombros parecía estar hecha de seda, lo que indicaba que eran las hijas de alguien de alto rango.

—Ejejeje, —una de las chicas se rio—. S-Sólo quería ver la cara de mi marido de inmediato.

La chica que dijo esto tenía el pelo en una cola corta a la derecha. Se frotó la parte de atrás de su cabeza y se rio con una brillante y genuina inocencia.

—Lo siento. Traté de detener a Al, pero ella insistió. —La otra niña levantó una mano delicadamente hacia su mejilla mientras hablaba. Tenía la cola corta en el lado izquierdo, y también tenía una expresión más sombría, en contraste con la de su hermana.

2

Sorprendida, Albertina se volvió para confrontar a su hermana. —¡¿Qué?! Pero Kris, ¡tú eres el que dijo que deberíamos seguirla en secreto!

—¿De qué estás hablando? Al, no trates de culparme por tus acciones. —Kristina fingió ignorancia, inclinando ligeramente la cabeza como si estuviera perpleja—. ¿No eras tú el que decía: “Quiero verlo, quiero verlo, quiero verlo, quiero verlo”, y lloriqueaba como una niña mimada?.

—¡¡¡Eso no es verdad!!! Bueno, esta bien, no, dije algo así, pero Kris, ¡fuiste tú quien lo sugirió por primera vez!

—Así que la verdad sale a la luz, —dijo Kris triunfante—. —En otras palabras, lo dijiste, ¿no?

—B-Bueno, sí, lo hice, pero, pero, pero…

—Vamos, Al, tienes que disculparte. Has ofendido al patriarca del Clan Lobo. Mira qué desastre de cosas has hecho. ¡Vamos, ahora, rápido! ¡¿Discúlpate o no te importa lo que le pase a la gente del Clan Garra?!

—¡¿E-Eeeeehhhhhh?! ¡L-Lo siento mucho! —Confundida, Albertina se disculpó profusamente.

—En verdad, también debo disculparme humildemente por el descuidado error de mi hermana, —Kristina siguió sin perder el ritmo.

—¿Eh? ¿Eh? ¿Eh? Espera, ¿por qué ahora todo es culpa mía?

—Oh, Al, realmente no tienes remedio, ¿verdad? —Kristina se rió.

Albertina volteó la cabeza hacia aquí y hacia allá, completamente perdida en cuanto a lo que acababa de pasar, mientras Kristina parecía mirar a su hermana con una sonrisa casi extática.

«¿Qué diablos les pasa a estos dos?» Se preguntó Yuuto, estupefacto. Felicia y Sigrún parecían estar pensando lo mismo; ambos también estaban asombrados por el silencio, con la boca abierta, lo cual era inusual para ellos dos.

En ese momento, la niña llamada Kristina levantó suavemente el dobladillo de sus prendas de vestir, dejándolas revolotear a su alrededor mientras caía grácilmente de rodillas, e inclinaba reverentemente su cabeza.

—Si puedo empezar de nuevo formalmente, me disculpo por no haberme presentado antes. Soy Kristina, hija de Botvid, patriarca del Clan Garra. Esta es mi hermana gemela mayor, Albertina. Por orden de Botvid, patriarca del Clan Garra, hemos venido aquí para tener el honor de servir como sus esposas. Espero que nos llevemos bien en los años futuros.

—…¿Qué? —Yuuto acababa de escuchar algo que no podía ignorar.

—Maldito sea ese viejo zorro, —dijo Yuuto con desprecio—. Así que esta es la clase de mierda que estaba planeando.

Yuuto se inclinó sobre el escritorio, su barbilla en sus manos. Lo primero que me vino a la mente fue su conversación con el patriarca del Clan Garra después de la Ceremonia del Cáliz de Yuuto y Linnea. Botvid le había preguntado acerca de sus perspectivas de matrimonio, luego siguió con un “Bueno, entonces, ¿qué hay de mi hija?” Incluso dijo: “Di que sí ahora y podría añadir un segundo para endulzar el trato”.

Por supuesto, Yuuto había rechazado la oferta, lo que debería haber acabado con el tema. En ese momento, había sospechado que el patriarca del Clan Garra se había echado atrás tan fácilmente, pero nunca había esperado una táctica agresiva como esta… Fue como un rayo de esperanza.

—No estoy seguro de lo que él espera que haga con ustedes dos, considerando que nunca accedí a llevarlos en primer lugar, —dijo Yuuto—. Tendré que pedirles que vuelvan a casa.

—Awwwww! Después de que nos tomamos la molestia de venir hasta aquí, ¡eso no es aire fresco! —Albertina hinchó sus mejillas e hizo pucheros.

Este no era el tipo de actitud que debía adoptar con el patriarca de otro país, y mucho menos con el hermano mayor jurado de su propio patriarca. Pero, su inocencia completamente desenfrenada hizo que fuera fácil pensar que es una niña después de todo, ¿qué puedes hacer? y pasarlo por alto.

Su hermana, mientras tanto, dio una impresión muy diferente.

—Eso es verdad, —dijo Kristina con naturalidad—. Durante todo el viaje, Al dijo cosas como: “Aparentemente es una persona increíble. He oído que también es bastante aterrador” y “Ohhh, realmente espero que sea guapo”, e incluso, “Albertina, te quiero. ¡Ahora, conviértete en mi novia!” “¡Ohh, Señor Yuuto!” Al final estaba montando un patético espectáculo de una sola mujer que era doloroso de ver. Ojalá tuvieras en cuenta sus sentimientos.

—K-Kris, ¡desearía que consideraras lo que siento por ti diciéndole eso!

—…Snrk. Je je.

—¡Y me gustaría que no te rieras como si lo estuvieras volviendo a imaginar y riendo de mí!

—…

—¡No me mires con compasión en los ojos sin decir nada!

—Al, eres molesta. Y desagradable.

—¡Cuando dices cosas así directamente, es igual de doloroso!

Por alguna razón, Kristina estaba acorralando emocionalmente a su hermana.

Mientras Albertina se desplomaba, sollozando a medias y trazando un círculo en el suelo con su dedo índice, Kristina la miró con una mirada de éxtasis. Sus mejillas estaban enrojecidas, y ella sostenía su tembloroso cuerpo con ambos brazos, como si tratase de suprimir los temblores de placer.

—Oh, Al, realmente no tienes remedio. Pero no te preocupes, nunca abandonaría a mi dulce y desesperada hermana. Siempre estaré ahí para ayudarte cuando me necesites, ahora y para siempre. —Kristina comenzó a acariciar a Albertina en la cabeza, consolándola.

Yuuto se frotó los ojos; por un segundo estuvo seguro de que había visto un par de alas parecidas a las de un murciélago en su espalda y una cola puntiaguda saliendo de debajo de su falda. Como testigo de primera mano de su intercambio, sólo podía pensar: «Tienes mucho valor para decir eso cuando eres tú quien la atormentó». Sin embargo…

—¡Kriiis–! ¡Gr-Gracias a tí! Lo siento, soy una hermana terrible. Por favor, espero que sigas cuidando de mí.

Albertina abrazó a su hermana, ahogando sus sollozos y llorando lágrimas de gratitud. Parecía completamente ajena al hecho de que su hermana le había tendido una trampa. Esta chica era tan pura y dulce que le faltaba la capacidad de dudar de los demás. O, por decirlo de una manera menos amable, era un poco idiota.

—Hee hee hee. Al, eres tan adorable, —dijo Kristina, devolviendo el abrazo. Acariciaba tiernamente la espalda de Albertina, mientras llevaba una sonrisa dulce y pícara que le quedaba muy bien a un diablillo.

Al principio, su comportamiento había hecho que Yuuto se preguntara si odiaba a su gemela, pero parecía que no era así. Parecía que Kristina tenía un afecto genuino por Albertina, quizás incluso un poco demasiado afecto. Era un amor increíblemente retorcido y pervertido.

13

—Parece que tenemos a algunos raros de primera clase en nuestras manos, —dijo Yuuto con un suspiro de cansancio, manteniendo su voz baja para que las gemelas no oyeran.

Felicia sonrió irónicamente y se inclinó para susurrarle al oído. —Sería tentador sospechar que ofreció a sus hijas como novias sólo para librarse de sus molestias.

—Estoy de acuerdo, —contestó Yuuto, asintiendo levemente.

—¡Llamarnos una molestia es un comentario que no podemos ignorar! —exclamó Kristina.

—¡Sí, no podemos ignorarlo! —añadió Albertina.

Kristina y Albertina levantaron repentinamente sus voces sincronizadas, y empujaron sus palmas derecha e izquierda, respectivamente, hacia Yuuto. Con sus respectivas manos opuestas en las caderas, adoptaron una postura simétrica.

En un giro de 180 grados, Kristina le gritó de repente con una rabia desbordante: —¡No me pongas en la misma categoría que alguien como Al!

—¡¿Esa es la parte por la que estás enfadado?!

—Nunca me habían insultado tanto en toda mi vida.

—¡¿E-Es tan malo para ti?! —Albertina lloró.

—Porque Al es, ella es… oh…

—¡¿Por qué acabas de escapar?! ¡Ahora realmente necesito saberlo!

—…Lo siento. No podía decirlo porque sería demasiado triste para que lo oyeras.

—¡¿Qué es esto?!

A medida que las lágrimas comenzaron a brotar en los ojos de Albertina a medida que se asustaba más y más, Kristina se apartó de ella con una mirada triste y dolorida. Naturalmente, una vez que su cara se apartó de la vista de su hermana, Yuuto pudo ver una malvada sonrisa esparcirse por ella.

—Bieeen… —Yuuto miró con expresión rígida mientras la conversación volvía a huir de él.

Hablar con estas dos chicas definitivamente pareció confundirlo. Honestamente, empezaba a tener ganas de dejarlos solos, pero no estaba en posición de hacerlo ahora.

—¿Oyeron todo lo que nos decíamos?, —preguntó. Después de todo, eran enviados del Clan Garra, por lo que Yuuto había tenido especial cuidado en hablar con Felicia en voz baja para que no le oyeran. La palabra “molestia” que los gemelos habían citado había sido discretamente susurrada directamente en su oído. Era un poco difícil creer que su audición era lo suficientemente buena como para captarlo.

—¡Heh heh heh heh, resulta que ambos somos Einherjar! —Albertina declaró esto con una mirada de triunfo, hinchando su pecho plano con orgullo.

La frase que inmediatamente vino a la mente de Yuuto fue “Darles perlas a los cerdos”, pero habiendo sido escuchada por casualidad, ejerció moderación y se la guardó para sí mismo.

—Tengo la runa Veðrfölnir, el Silenciador de los Vientos, y mi hermana Al tiene a Hræsvelgr, el Provocador de los Vientos. Señor Yuuto, por favor haz uso de mi poder en tu camino de conquista.

—Bien, por favor, úsala… espera, Kris, ¿por qué le decimos que use la tuya? —exclamó Albertina.

En cuanto a Kristina, las palabras “Una lunática con un cuchillo” le parecieron las más apropiadas a Yuuto, pero por supuesto fue lo suficientemente sabio como para mantener la boca bien cerrada. Prefería evitar hacer cualquier cosa que crease una pequeña posibilidad de ser blanco de sus ataques verbales.

Yuuto respiró larga y profundamente y recogió sus pensamientos.

Escucharlos ir y venir era como el equivalente conversacional de un acogedor campo de flores silvestres y un espeluznante paisaje infernal que se mezclaba, y ser arrastrado a ese mundo era suficiente para hacer girar su cabeza.

Recordó lo que más necesitaba decir, y comenzó desde allí. —Lo dije al principio, pero nunca acepté tomarlas como esposas.

—Hmm, ¿es porque decidiste seguir adelante con la oferta de compromiso del Clan Cuerno? Supongo que con la regla de todo su clan sobre la mesa como premio, ni siquiera nosotras dos estamos a la altura.

Yuuto frunció el ceño. —Parece que tu oído es bastante bueno.

En el mundo incivilizado de Yggdrasil, no había teléfonos, Internet ni otras herramientas tan convenientes para transmitir información. El método más rápido actualmente en uso generalizado era una tablilla de arcilla transportada por un mensajero a caballo, lo que significaba que se tardaban varios días en reunir información de otro país.

Habían pasado menos de diez días desde que Linnea le propuso matrimonio a Yuuto.

Teniendo en cuenta la distancia geográfica entre los Clanes Garra y Cuerno, y el hecho de que las dos chicas habían estado viajando de camino a la capital del Clan Lobo durante algún tiempo, esta era información que normalmente debería haber sido físicamente imposible de obtener.

Al principio pensó que podría haber sido una pregunta importante, pero la frase “gobierno de todo su clan” era demasiado específica para eso.

—Soy la hija de Botvid, después de todo. No soy nada si no agudo de oído. —Kristina se rió en silencio y le mostró a Yuuto una sonrisa significativa.

Mientras tanto, había otra hija de Botvid presente, que dejó salir una sorpresa, —¡¿Ehh?! Pero yo no lo sabía— y estaba claramente tan conmocionada como Yuuto.

Pero dejando eso a un lado…

—De todos modos, eso es un tema aparte, —dijo Yuuto—. Lo que es importante es que para este tipo de cosas, hay ciertos pasos apropiados que deben seguirse y arreglos que deben hacerse, o nos causarán problemas. Voy a redactar una carta de objeción al compromiso, así que por ahora haré que ustedes dos se vayan y esperen…

—¡Espera un momento, Hermano Mayor! —De repente, Felicia levantó la voz para interrumpirlo—. Estas dos son las hijas de nacimiento del Hermano Mayor Botvid, lo que las convierte en niños de alto estatus, como princesas. Enviarles directamente de vuelta a casa como están ahora sería, er… Sería, um…

Felicia se calló con una expresión de preocupación, mirando a los gemelos. Estaba claramente desconfiada del hecho de que su anterior susurro al oído de Yuuto había sido escuchado por casualidad.

—No me importa si lo dices en voz alta, —dijo Kristina con otra risita. —Sí, nosotros dos también estamos destinados a ser rehenes, ofrecidos al Clan Lobo como prueba física de la lealtad de nuestro clan al tuyo.

—Tch. ¡¿Qué demonios cree que son sus hijas?! —Yuuto escupió las palabras, su cara retorcida en una mueca de flagrante resentimiento.

Era cierto que en la sociedad del clan de Yggdrasil, los lazos formados por el Cáliz tenían más peso que los de carne y hueso. Pero eso era sólo un aspecto de la sociedad aquí, y los sentimientos de una persona no eran tan fáciles de dividir de acuerdo a las reglas o costumbres.

Yuuto y Botvid habían intercambiado el Juramento del Cáliz de los Hermanos y se habían convertido en hermanos juramentados, pero considerando su historia hasta ese momento, sería imposible llamar a la suya una relación construida sobre la base de una confianza real.

Botvid seguramente sintió esto, también. Y así, al ver que el Clan Lobo continuaba fortaleciéndose día a día, decidió ofrecerles a sus propias hijas como una muestra de lealtad.

Yuuto entendió la lógica detrás de ello. Era algo que se había practicado en todo el mundo, a lo largo de la historia. Aún así, casi fue vencido por el odio que bullía en su corazón.

—Je Je. Qué aterrador. ¿Así que este es el “León Enojado” del que he oído tantos rumores? —Las palabras de Kristina invocaban un aire de confianza, pero por primera vez, su sonrisa se puso tensa.

Albertina tenía los ojos llorosos y temblaba como una perrita asustada.

—Cierto, lo siento, —se disculpó secamente Yuuto—. No estoy enfadado con ustedes dos, ¿bien? Estoy un poco molesto con mi hermano que decidió usar a dos jovencitas como ustedes, sus propias hijas, como rehenes.

La imagen del hombre que más odiaba Yuuto, el hombre que había abandonado a su esposa por sus propios deseos egoístas, había brillado en su mente durante un segundo. Sabía que eso lo estaba haciendo arremeter.

—Esas son palabras sorprendentes que vienen del llamado Lobo Infame Hróðvitnir, el hombre que trajo el Vánagandr, —dijo Kristina—. Oh, eso me recuerda, su producción de papel es bastante rentable, ¿no?

—…Realmente tienes un don para reunir información, ¿no? —Yuuto habló en un tono bajo y cauteloso, entrecerrando los ojos.

Por dentro, estaba completamente asombrado.

Esta chica Kristina usó sus tontas travesuras como una máscara para ocultar su verdadero personaje, una chica astuta demasiado peligrosa para que él bajara la guardia. Yuuto tuvo que admitir que había caído en las ridículas conversaciones de antes, lo que había nublado su juicio y le había hecho subestimarla.

Cuando estaba negociando para que Botvid hiciera el Juramento del Cáliz para convertirse en su hermano menor jurado, Yuuto había difundido cierta información para usarla como palanca: que había ordenado quemar hasta los cimientos y borrar del mapa a una aldea del Clan Garra llamada Van, y masacrar a todos los residentes.

Por supuesto, en realidad Yuuto nunca se habría atrevido a hacer tal cosa, y en su lugar había hecho que los aldeanos regresaran a Iárnviðr, donde trabajaban en trabajos como la fabricación de papel. Sin embargo, el conocimiento de estos hechos fue tratado como una cuestión del más absoluto secreto nacional, que nunca fue revelado.

Había servido para disuadir a otros países, una amenaza que cualquiera que atacase al Clan Lobo sufriría por ello. Si se descubriese que Yuuto carecía de la resolución para llevar a cabo el acto en primer lugar, sería considerado un signo de debilidad y una fuente de falta de respeto.

Y esta chica lo sabía.

Para proteger a su clan, no podía permitirse el lujo de dejarlo ir. Dicho esto, tampoco quería actuar demasiado bruscamente con una niña.

Justo cuando estaba desconcertado sobre qué hacer exactamente, Kristina se encogió de hombros con un suspiro y habló. —La verdad es que lo aprendí hace sólo unos momentos. Esgrimo el Silenciador de Vientos, Veðrfölnir. Mi especialidad es borrar mi presencia e infiltrarme en lugares, o escabullirme. Así que por favor, ten por seguro que mi padre Botvid no sabe nada, todavía

—Bueno, no hay forma de que pueda enviarte a casa ahora. —Yuuto se encogió de hombros, resignada, y se rio amargamente.

Estaba un poco menos preocupado, la verdad. Si realmente hubiera tenido la intención de difundir el secreto en otra parte, no habría mostrado su mano aquí de buena gana. Pensando en ello ahora, debería haber sido extraño empezar con que un artista marcial experimentado como Sigrún había sido tan fácilmente seguido hasta su oficina.

—Cielos, realmente me tenías engañado, —dijo Yuuto—. ¿Así que este es el verdadero tú, entonces? ¿Fue todo eso de antes sólo un acto?

—Sí. Me parece que hacer el tonto anima a la gente a bajar la guardia, y dejan pasar todo tipo de cosas. Bueno, no negaré que burlarse de mi querido y dulce Al es mi pasatiempo personal.

—Heh, ya veo. —Yuuto asintió, impresionado.

Recordó una anécdota sobre un guerrero del periodo Sengoku, Takeda Shingen. Había variados relatos sobre el asunto, pero se decía que había actuado a propósito como un completo tonto en público, para engañar a los estados vecinos y bajar la guardia.

A pesar de su apariencia infantil, esta niña no debía tomarse a la ligera.

—Aún así, ¿no creías que era posible que todo esto me enfadase lo suficiente como para hacerte algo a ti, o al Clan Garra, como represalia?

—Reuniendo toda la información que he reunido hasta ahora, concluí que las posibilidades de eso eran extremadamente bajas.

—¡Oh, eres otra cosa, de acuerdo! —Yuuto se dio una palmada en la rodilla y se rió, divertido.

A Yuuto le había caído completamente bien Kristina. Por supuesto, incluso eso podía ser algo que ella había calculado después de investigar su personalidad, pero incluso ese pensamiento era agradable, también.

—Para ser sincero, me gustaría tenerte como hija subordinada, —dijo—. Pero voy a tener que dejar de aceptarte como esposa o concubina.

—Heh heh. Señor Yuuto, tu habilidad para decir esas cosas es quizás otro ejemplo de tu gran capacidad como gobernante, —se rio Kristina.

—¿Hm? —Yuuto miró a izquierda y derecha a Felicia y a Sigrún, y notó que ambos llevaban expresiones que indicaban sentimientos encontrados.

Aparentemente no entendían por qué Yuuto había estado elogiando a Kristina. Desde su punto de vista, era una niña insolente con una personalidad problemática, y un inquietante nivel de conocimiento de los asuntos del Clan Lobo. En particular, la primera mitad de esto les había dejado una impresión bastante mala.

Sin embargo, Yuuto había leído un montón de libros sobre estrategia y tácticas militares, y no había forma de que pudiese pasar por alto su enorme valor como activo.

Hasta su amado autor Sun Tzu había escrito: “Conoce a tu enemigo y conócete a ti mismo, y podrás librar cien batallas sin desastres”. Y en el mundo del siglo 21 de donde vino Yuuto, estaba la máxima: “Aquel que controla la información, controla el mundo”.

En el mundo subdesarrollado de Yggdrasil, el talento ejemplar de Kristina para reunir inteligencia era algo que Yuuto quería desesperadamente. Lo más importante es que podría usarlo para ayudarlo a buscar una manera de regresar a casa.

—Aún así, es una coincidencia afortunada, —agregó Kristina—. La verdad es que no tenía ningún interés en convertirme en tu esposa o concubina. Y… No tenía ninguna intención de dejarte ponerle la mano encima a cierta persona.

Mirando a su hermana, Kristina sonrió dulcemente. Sin duda era extraordinariamente hábil, pero no había duda de que también era extraordinariamente retorcida.

Albertina tembló, como si hubiera sentido un escalofrío momentáneo, o una mala premonición.

—En ese caso, ¿por qué viniste aquí? —Yuuto siguió adelante y le preguntó abiertamente, aunque había empezado a hacer una conjetura basada en las varias pistas diseminadas a lo largo de la discusión.

—Aunque sé que es un acto de insolencia, he venido aquí para calibrar y probar vuestro calibre como líder, Señor Yuuto.

—¡Niña arrogante! Me había contenido por tu alto estatus, pero hablar de probar al Padre va más allá de los límites de la insolencia. —Con una voz aguda y fría como el hielo, Sigrún comenzó a golpear a Kristina.

Sigrún era en el fondo una persona extremadamente seria y sincera, que en la jerga del Japón del siglo XXI podría llamarse un “tipo de club deportivo”. Se trataba de un estereotipo que se caracterizaba por la observancia de modales estrictos y la reverencia por las reglas y la jerarquía de los típicos clubes deportivos japoneses. Probablemente no podía pasar por alto la flagrante indiferencia por el decoro y el hecho de estar de pie en las palabras y acciones de Kristina. El ridículo acto anterior de las gemelas también la había irritado indudablemente.

Sobre todo, su lealtad hacia Yuuto estaba en el nivel de la fe ciega. Escuchar que todo esto había sido una prueba para que su amado Padre probara que había sido la gota que colmó el vaso.

—Oye, espera, Rún, —dijo Yuuto—. El hecho de que lo admita ahora significa que me reconoció como digno, ¿verdad?

Gesticulando suavemente con una mano para sujetar a Sigrún, Yuuto miró a Kristina mientras hablaba.

Yuuto era el tipo de persona que odiaba cuando otros se rebajaban o humillaban en relación con él. Saber que estaba siendo “probado” no le hacía sentir exactamente bien, pero habría encontrado mucho más irrazonable que alguien confiara en un chico punk como él incondicionalmente. Después de todo, se decía que tu cuerpo y tu alma dependían de quién les confiaras.

—Señor Yuuto, patriarca del Clan Lobo.

Sin dejar rastro de sus anteriores expresiones caprichosas, Kristina se dirigió a Yuuto con total seriedad, poniéndose suavemente de rodillas. Al mirar a Albertina, su hermana asumió apresuradamente la misma postura formal.

—Nosotras, las hermanas, aún no tenemos padres por el Juramento del Cáliz. Aunque reconozco a mi padre Botvid como un patriarca de considerable habilidad en su gobierno de un clan, preferiría prometer esta y única vida mía en juramento al más grande Cáliz de todo Yggdrasil.

—Aprecio tu alta opinión de mí, pero eso es demasiado elogio, —dijo Yuuto—. Ya pasamos la necesidad de halagos, ¿sabes?

—No, estos son mis verdaderos sentimientos. Reconozco su capacidad de ver a través de primeras impresiones engañosas, averiguar la verdad, y reaccionar con juicio flexible. También he visto tu aura brevemente mostrada pero inolvidable, la rara aura de un verdadero conquistador. Y luego están todos tus muchos logros hasta ahora. Bajo su liderazgo, estoy convencida de que nosotras, las hermanas, podríamos usar nuestras habilidades al máximo. ¡Por favor, que nuestros nombres se añadan a su familia! ¡Por favor, siéntanos al pie de tu mesa!

—¡Por favor! —Albertina interrumpió, y con su coro de súplicas, los gemelos inclinaron sus cabezas al unísono.

«Ahora, ¿qué debo hacer aquí?» se preguntó Yuuto.

Basado en lo que había escuchado hasta ahora, no sentía que esto era una mentira, pero eso no era más que un sentimiento. Como patriarca, no podía tomar su decisión tan fácilmente basándose sólo en eso. También estaba preocupado por las verdaderas intenciones de Botvid. Yuuto estaba seguro de que no había forma de que el viejo zorro ignorase la verdadera naturaleza de su hija. Y ambos eran Einherjar increíblemente valiosos. Probablemente hubo algún tipo de captura o motivo oculto.

—Bueno, por un centavo, por una libra, como dicen, —dijo—. Muy bien. Ahora, no puedo ir imprudentemente a ofrecer mi voto del Cáliz a niños de otro clan; mis hombres de clan nunca lo tendrían. Así que, ustedes dos me van a traer un tributo. Algún logro digno de tu alta opinión de mí. Hazlo y te dejaré jurar por mi cáliz.

—¿Homenaje, dices? —preguntó Kristina, levantando la cabeza.

—Sí. —Yuuto le sonrió.

Botvid era, al menos, un hermano de Yuuto. Incluso si estaba tramando algo, probablemente no era algo demasiado dañino para el Clan Lobo.

Y Kristina había dicho “nuestras habilidades”. Su hermana podía parecer una cabeza hueca, pero también era una Einherjar. Definitivamente tenía algo bueno.

Si iban a ponerlo a prueba, era justo que lo hicieran de vuelta.

—Haz lo mejor que puedas y trabaja duro, ¿sí?, —dijo—. El cáliz del patriarca del Clan Lobo no es barato.


Anterior | Index | Siguiente