—Me derrotaste. —Tras la batalla, Haku volvió a visitar nuestra [Cueva Ordinaria]. Chloe estaba con ella, con el mismo traje de mayordomo de siempre.

—Puede que haya perdido, pero fue una batalla con mucho de lo que aprender. Nunca hubiera pensado que las ratas grises tuvieran tanto potencial dentro de ellas. Tanto como exploradores como guerreros… —Sabía que las ratas servirían como excelentes exploradores, pero honestamente no esperaba en absoluto que vencieran al jefe por su cuenta. Por cierto, envié a las ratas supervivientes al bosque y les ordené que sobrevivieran el mayor tiempo posible. Podría terminar usándolas de nuevo alguna vez. Estoy seguro de que… crecerán en número si los dejo solos por un tiempo.

—Realmente no esperaba no poder encontrar ni uno solo de sus Núcleos Falsos. ¿Dónde terminaste escondiendo tu Núcleo del Calabozo? ¿Serías tan amable de decírmelo?

—Claro, si me pagas un extra de 50.000 PC.

—Oh Dios mío, ¿así de pequeña la cantidad? Muy bien. Por favor, dímelo. No podré dormir a este ritmo. —Whoops. Lo dije en broma, pero en realidad está planeando pagarme. Supongo que tengo que decírselo ahora. Mantendré en secreto dónde escondí a los Núcleos Falsos por ahora. Pero en realidad había escondido el verdadero Núcleo del Calabozo en un lugar tan estúpido que me preocupaba que Haku se enfadara conmigo. Temiendo lo peor, le contesté.

—…Bueno, a decir verdad, nuestro Calabozo se envuelve alrededor de la montaña. Hay una pequeña habitación a un kilómetro de aquí. Yo puse el Núcleo ahí. —Señalé en la dirección de la habitación de los duendes desde hace mucho tiempo. Mi plan inicial consistía en que Haku se diera cuenta de ello inmediatamente y se dirigiera directamente hacia él, pero al final, nunca tuve que mover nuestro Núcleo del Calabozo ni siquiera una sola vez. Y como era de esperar, Haku se quedó atónita al escuchar eso. Pero… No parecía enfadada en absoluto. Más bien, ella parecía estar sinceramente impresionada.

—…Es verdad. Ahora que le estoy prestando atención, puedo sentir el maná en esa dirección. No puedo creer que extendieras tu mazmorra no sólo al campo fuera de la entrada de la cueva, sino también a los alrededores de la montaña… No me di cuenta de eso en absoluto.

—En otras palabras, pones el Núcleo del Calabozo en una sola habitación conectada directamente al exterior… Qué movimiento más atrevido. Mi lady, yo también estoy bastante sorprendido.

—¡Sabía que las estrategias del Número 89 eran correctas! —Uh. No sé cómo llegaste a esa conclusión, Rokuko, pero definitivamente estás equivocada. Hay una gran diferencia entre usar una habitación oculta a un lado y tener toda la mazmorra en una sola habitación. Vamos.

—Haaah…. Tu laberinto también fue impresionante, lleno de trucos que nunca había visto antes. Incluso tus trampas fueron ingeniosamente innovadoras. Aunque quiero señalar una falla en la colocación de trampas basadas en el peso en su primer piso. Usé minotauros como mi principal ofensiva esta vez, pero también tengo ejércitos basados en espectros ingrávidos. Creo que hubiera sido mejor colocar esas trampas en el segundo piso y con planes para ajustarlas de acuerdo a las tropas que envié. —¿Peligros basados en el peso…? Oh, esas cubiertas rotas que hice. Esos… Eso fue sólo un accidente. Accidentalmente doblé el grosor del golem cubriéndolo unas cuantas veces debido a la falta de sueño. El hecho de que no se rompieran bajo los duendes, sino bajo los minotauros, fue básicamente una suerte. Pero no diré nada al respecto, ya que se esforzó mucho por darme un consejo. Y habría estado bien para mí aunque esas trampas nunca se hubieran activado. Ella nunca habría encontrado el camino secreto en uno de ellos.

—Y también… ¡ngh! ¿Fue ese acertijo que usaste con la [Puerta de la Sabiduría] de tu mundo?

—Síp. Honestamente, me costó mucho preparar esa puerta. No muchos de mis acertijos funcionaban con él.

—¿Conoces otros acertijos como ese…? Bueno, de cualquier manera, fue una trampa muy inteligente. ¿Puedo darte un puñetazo en la cara una sola vez?

—Jaja, no… —Todavía parecía bastante frustrada por haber sido engañada por ese acertijo. Decidí no decirle que Rokuko lo había resuelto en tres segundos.

—…Me interesan esos acertijos que no usaste.

—Básicamente son sólo pequeños juegos de palabras. Aunque parece que están siendo traducidos a tu idioma sin mi opinión, así que… —Por ejemplo, si le dijera a Rokuko «rompete una pierna», ella lo oiría como yo diciendo «ve a romper el hueso de tu pierna» sin comprender el matiz de «buena suerte» de la frase en absoluto. A menudo no entendía bien lo que yo decía. Desafortunadamente, eso significaba que incluso los juegos de palabras legendarios se le escapaban por completo. Después de eso, un acertijo como «¿A qué hora tienes que ir al dentista?» (la respuesta es «dolor de dientes») no funcionaría con la [Puerta de la Sabiduría]. El primer acertijo con el que me quedé fue «Esta palabra se acorta si le agrega dos letras. ¿Cuál es la palabra?» La respuesta fue simplemente «corta», pero eso no funcionó en el idioma de este mundo, porque según Rokuko «más corta» y «corta» no compartían la misma relación de alguna manera.

Para llevar las cosas un paso más allá, un acertijo basado en hacer letras con palitos de fósforos tampoco funcionaría. La forma de las letras en este mundo era completamente diferente, después de todo. Sin embargo, las fotos en general todavía funcionaban, así que estaba planeando hacer algo así la próxima vez.

Aprender todo esto fue el momento en que pensé simultáneamente «La magia es increíble» y dejé de aprender el idioma de este mundo. Hay tantas cosas que están siendo auto-traducidas que no tenía forma de estudiarlas. Habría podido manejarlo si lo hubiera intentado con todas mis fuerzas, pero vamos. No iba a hacer eso, especialmente cuando me las arreglaba bien como estaba.

—¡Oh, sí! ¡Adivina qué, hermana! Mi nombre ahora mismo es Rokuko. ¡Esto viene del número 695 en el idioma de Keima! «Ro» es seis, «ku» es nueve, y «ko» es cinco. —Sip. Gracias a las cosas del auto-traductor, Rokuko no había notado la lógica detrás del nombre que le di al principio. Le dije lo que pasaba después de darme cuenta, y eso la hizo súper feliz. Pensaba que se enfadaría porque yo había convertido su número en un nombre, pero en realidad eso terminó siendo muy importante para ella. No podría haber elegido un nombre mejor, básicamente. Sí, no entiendo nada de Núcleos de Calabozos. Parecía que incluso tenían reglas especiales con respecto a sus nombres, como adjuntar «Núcleo de Calabozo Numero» antes del número en sí como una señal de respeto o algo así.

—¡Oh, Dios mío! ¡Eso es maravilloso! Aaah, qué nombre tan espléndido… Estoy bastante celosa.

—¡Uh-huh! ¡Por favor, llámame “Rokuko” de ahora en adelante, Hermana!

—Por supuesto, Rokuko. Haaah… Ese nombre es realmente maravilloso. Mi antiguo maestro me llamó Haku sólo porque mi pelo es blanco, ¿sabes? Era el peor maestro imaginable, sin una pizca de buen gusto dentro de él. —A pesar de todo lo que dije antes, hubo algunas palabras que casualmente eran las mismas tanto en japonés como en el idioma de este mundo. Por ejemplo, «Haku» también podría significar blanco en japonés.

—…Espera, ¿qué? Haku, ¿tu nombre no viene de tu número 89? —Haku parpadeó sorprendido después de escucharme decir eso.

—¿Cómo vendría Haku desde el 89? Espera… ¿Es así como funciona en el idioma de tu mundo?

—Hay muchas maneras diferentes de interpretarlo… pero sí. Haku puede significar tanto «blanco» como «89» en mi idioma. —Haku cerró los ojos brevemente y puso una mano sobre su cabeza. Parecía que esa revelación le estaba dando mucho en qué pensar. Después de un minuto o dos, volvió a abrir la boca.

—…Rokuko. ¿Podrías llamarme Haku de ahora en adelante? De esa manera, nuestros nombres vendrán de los números de otro mundo.

—¡De acuerdo, Haku! —Aún parecía un poco conflictiva, pero Haku, sin embargo, frotó la cabeza de Rokuko mientras sonreía con una sonrisa algo dolorida.

—Ah, parece que nos hemos salido del tema. Todavía hay mucho que me gustaría discutir con ustedes, pero desafortunadamente soy una persona bastante ocupada. Construí un calabozo entero para esto, del que ahora tengo que ocuparme. Y aunque me preocupa el último truco que hiciste, sería excepcionalmente grosero de mi parte meterme tanto en los secretos de otro calabozo, ¿no es así? —¿Ese último truco…? Debe estar hablando de mi arma secreta. No me importaría decírselo en este momento, pero puede que quiera divertirse tratando de averiguarlo por sí misma.

—Ahora bien, Rokuko. Ya es hora de que… cambiemos PC, ¿no?

—¡S-Sí, sí! —Haku agarro la mano de Rokuko y le dio una sonrisa amable y complacida. Nos pagó 150.000 PC en total. A pesar de hablar de lo ocupada que estaba, realmente se tomó su tiempo con el intercambio de boca a boca de PC. Me alegra que te diviertas, Haku.

*

Traducción: Endless
Edición: Endless
Corrección: Endless
Editor de Ilustraciones: Alekséi


Anterior | Index | Siguiente